Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace algo más de un año que los miembros del club Aurinkolaivue [Escuadrilla del Sol], formado por ex pilotos finlandeses residentes en la Costa del Sol, vieron finalizados los trabajos de restauración y pintado exterior de un avión Convair CV 440 Metropolitan perteneciente al Museo Aeronáutico de Málaga. A ellos corresponde la iniciativa financiada con ayudas y donativos, mientras que el personal especializado del Museo asumió la delicada tarea de ponerlo en condiciones.

El empeño estaba plenamente justificado y la presentación oficial se hizo coincidir con el 50º aniversario de dicho vuelo, pues el primer avión que aterrizó en la recién estrenada pista asfaltada, el 20 de octubre de 1959, fue un Convair CV 440 de la compañía finlandesa Kar-Air, matrícula OH-VKN, en el que viajaron 48 pasajeros, dando comienzo así al carácter internacional del aeropuerto de Málaga y al flujo turístico aéreo con destino a la Costa del Sol[1].

El avión restaurado se encuentra en el Museo del aeropuerto de Málaga

El vuelo había cubierto la ruta Helsinki-Málaga con escalas en Gotemburgo, Basilea y Barcelona, dando inicio así a la denominada “Ruta del Sol”, en un recorrido de unos tres mil kilómetros[2]. El avión realizó el vuelo al mando del capitán Olli Mäkinen y el copiloto Antti Waris y junto a los pasajeros del vuelo fueron recibidos a pie de escalerilla por las autoridades locales y el director del aeropuerto.

El avión es un Convair CV-440 Metropolitan

Vista interior de la cabina de pasaje, después de la restauración

En el transcurso del último año prosiguieron los trabajos de restauración en la cabina de la aeronave para su transformación en un curioso museo de turismo de hace medio siglo. Ello nos permite conocer los asientos, los equipajes de la época y las instrucciones que se daban a los pasajeros. La cabina de mando tiene su instrumental completo y el manual de mantenimiento del avión fue obsequiado por Raimo Makkonen, director del Museo de Aviación de Finlandia.

El histórico avión, impecable, visto de frente

El 20 de octubre de 2010, el embajador de la República de Finlandia en España, Markku Keinänen, participó en el acto organizado al efecto, al que asistieron representantes de la familia Karhumäki, propietarios de Kar Air y unos 150 invitados, así como directivos del Museo y el aeropuerto de Málaga. Los principales impulsores del proyecto de restauración del citado avión son Matti Lampela y Pertti Sleeve, quien hizo entrega al embajador de un estandarte del club Aurinkolaivue.

Matti Lampela, ex piloto de líneas aéreas, descubrió el viejo avión en el Museo del aeropuerto de Málaga –obra en la que puso mucho empeño el ingeniero e historiador aeronáutico Luis Utrilla Navarro- y desde entonces surgió la idea de restaurar el avión, que ahora es una realidad.

La efeméride se celebró como es debido. Pilotos, azafatas y pasajeros vistieron a la usanza de la época y recrearon la llegada bajando por la escalerilla del avión en la antigua terminal del aeropuerto. A pie de escala les esperaban dos personajes históricos del turismo en la Costa del Sol, Rafael de la Fuente y Antonio García del Valle, los cuales, en 1959 eran unos jóvenes agentes de Viajes Málaga. Recibían a los turistas y la mayoría se alojaban en Torremolinos, haciendo el viaje desde el aeropuerto hasta el hotel en tres grandes coches americanos. De modo, pues, que las primeras “suecas” que llegaron a la Costa del Sol, eran, en realidad, finlandesas, como bien dice Alfonso Vázquez, en su crónica publicada en el periódico La Opinión de Málaga[3].

Kar Air tiene su origen en los hermanos Niilo y Valto Karhumäki, pioneros de la aviación en Finlandia. Nacidos en Multia, pasaron su juventud en Keljo, cerca de Jyväskila, donde a finales de 1924 iniciaron la fabricación de cuatro aeroplanos denominados Karhu 1, Karhu 2, Karhu 3 y Tiira.

Su interés por la aviación les llevó a extender sus negocios a otros niveles –formación de pilotos, mantenimiento de aeronaves, trabajos aéreos…- durante la década de los años treinta, razón por la cual fundaron una compañía denominada Veljekset Karhumäki Oy, con la que prestaron asistencia a las Fuerzas Aéreas de Finlandia. Dicha circunstancia determinó la construcción de una fábrica de aviones en Kuorevesi, que alcanzó un notable protagonismo durante la II Guerra Mundial.

DC-3 de Kar-Air en el Museo de la Aviación de Finlandia

Karhumäki Airways nació como compañía de aviación en 1950, haciendo vuelos domésticos y a partir de 1951 comenzó con los vuelos chárter. En 1957 la compañía pasó a denominarse Kar-Air. Sus primeros aviones fueron cuatro Douglas DC-3[4] y dos Convair CV-440 Metropolitan[5], que volaron en líneas nacionales,  Estocolmo y chárter al sur de Europa. En 1961, la filial sueca Ab Kar-Air compró un avión Douglas DC-6B[6], también utilizado con la misma finalidad.

En el transcurso de 1963, los dos aviones Convair CV 440 Metropolitan sufrieron daños de importancia en sendos aterrizajes bruscos, y aunque fueron reparados, tales incidencias pusieron en serios aprietos financieros a la compañía. El servicio doméstico que atendía Kar-Air fue atendido por Aero O/Y y, al mismo tiempo, las negociaciones de los hermanos Karhumäki con Finnair estuvieron condicionadas a que renunciaran al tráfico nacional para dedicarse exclusivamente al chárter.

Por esa razón, Kar-Air operó entre 1964 y 1972 dos aviones DC-6B[7] procedentes de Finnair y otro en propiedad[8], con el que, incluso, llegó a realizar algunos viajes de vuelta al mundo. En 1972, Kar-Air ingresó en la era de la aviación a reacción y compró un avión Douglas DC-8-51[9], que también realizó vuelos por cuenta de Finnair hasta 1980, cuando venció el acuerdo entre ambas compañías.

El citado avión causó baja en 1985 debido a las nuevas normativas de ruido y el elevado consumo de combustible. Esta situación obligó entonces a Kar-Air a alquilar a Finnair un avión Douglas DC-8-62[10], que sería utilizado en vuelos chárter hasta 1987.

Lodestar 18 de Kar-Air, en el Museo de Aviación de Finlandia

En la década de los setenta, Kar-Air operó otros aviones de hélice, como un Lockheed 18 Lodestar[11], dedicado a prospecciones mineras y un Douglas DC-3[12] y entre 1979 y 1997 tuvo un avión De Havilland DHC-6 Twin Otter[13]. Entre 1972 y 1973 atendió una línea de carga entre Oulu y Kuusamo con un avión DHC-6[14] adaptado y comprado en EE.UU. Sin embargo, este aparato resultó destruido en febrero de 1973, después de un aterrizaje forzoso en las proximidades de Pudasjärvi, sin que hubiera víctimas. La línea carguera continuó atendida por un Douglas DC-3[15] y posteriormente pasaría al control de Finnair.

En 1980 se produjeron algunos cambios en la estructura de la empresa y a partir de entonces, el nombre comercial sería conocido como Karair. En 1986, Finnair compró dos aviones Airbus A300 B4[16] que le serían arrendados y utilizados en vuelos chárter al sur de Europa hasta 1992, en que retornaron al control de su propietaria.

Posteriormente, Karair volvió a operar en las rutas domésticas de Finlandia con seis aviones ATR-72[17] y a partir de 1992 Finnair incrementó sus porcentajes accionariales en el capital de Karair, dando como resultado, en septiembre de 1996, la absorción de de ésta por la primera. Fue la mejor solución, sino la única posible, en medio de la fuerte recesión económica que afectó al país.

Todos los aviones que entonces tenía Karair fueron repintados con la imagen corporativa de Finnair y el avión DHC-6 Twin Otter fue vendido a Malmilento Oy, para dedicarlo al reconocimiento de minerales.  Sin embargo, en 2002, una sentencia de los tribunales de Justicia declaró ilegal la acción de Finnair, lo que obligó a compensaciones económicas a los propietarios de la extinta Karair.

Fotos: Manuel Fernández (Málaga, www.airplanes-pictures.net), Ilkka Portti (Helsinki, www.airliners.net) e Yrjö Mäkelä (Helsinki, www.airliners.net)


[1] Hasta entonces, con la pista de aterrizaje en terreno compactado, la compañía inglesa BKS Air Transport había efectuado vuelos al aeropuerto de Málaga en un bimotor, que sumaron 850 pasajeros en un año.

[2] Kar-Air volaba desde 1956 a Palma de Mallorca y había efectuado algunos vuelos a Gibraltar, a la espera de que el aeródromo malagueño dispusiera de la pista de vuelo adecuada para la operativa de sus aviones Convair CV 440 Metropolitan. 

[3] “El primer vuelo chárter de la Costa revive medio siglo después”. La Opinión de Málaga, 21 de octubre de 2010.

[4] Matrículas OH-AVK, OH-VKB, OH-VKC y OH-VKD. El primero de ellos está preservado en el aeropuerto de Munich, aunque pintado con los colores de la compañía Swissair, con la que nunca llegó a volar.

[5] Matrículas OH-VKM y OH-VKN.

[6] Matrícula SE-BDX.

[7] Matrículas OH-KDA y OH-KDB. En 1968, el primero de ellos fue modificado con cola abatible para su utilización como carguero y fue utilizado por Finnair Cargo, con tal cometido, hasta 1980.

[8] Matrícula OH-KDC, ex SE-BDX.

[9] Matrícula OH-KDM.

[10] Matrícula OH-LFZ.

[11] Matrícula OH-VKU Kultakuokka. Ex F-ARTF, ex N9965F, ex N9955F. Conservado en el Museo de la Aviación de Finlandia, situado en el aeropuerto de Vantaa.

[12] Matrícula OH-VKB. Se trata de uno de los DC-3 más antiguos que existen y también está conservado en el Museo de la Aviación de Finlandia.

[13] Matrícula OH-KOG.

[14] Matrícula OH-KOA.

[15] Matrícula OH-VKB.

[16] Matrículas OH-LAA y OH-LAB

[17] Matrículas OH-KRA, OH-KRB, OH-KRC, OH-KRD, OH-KRE y OH-KRF.