Aeropuerto Central de Ciudad Real, final del primer acto

30 octubre 2011

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Se acabó el sueño. Al menos por ahora. El aeropuerto internacional de Ciudad Real cerró ayer sus puertas a la aviación comercial. El último vuelo  lo realizó la compañía Vueling, en la línea de Barcelona y Palma de Mallorca. Permanecerá abierto para vuelos de carácter privado hasta que el juzgado de lo Mercantil de Ciudad Real, que tiene en sus manos el concurso de acreedores, autorice el cierre de la instalación por un año, a petición de los administradores concursales.

Por lo que hemos leído en los medios digitales, Vueling estuvo operando por espacio de once meses, mientras duró el contrato publicitario firmado con el gobierno de la Castilla-La Mancha, por importe de 2,36 millones de euros. Fórmula que se emplea con frecuencia con diversas compañías extranjeras, nacionales y regionales, caso de Canarias, por ejemplo, a través de instituciones regionales o insulares para favorecer vuelos deficitarios o para que sus aviones duerman en islas menores, por ejemplo.

El aeropuerto, debido a la iniciativa privada, abrió sus puertas en diciembre de 2008 y su rendimiento más bien ha sido escaso. En su primer mes pasaron por sus instalaciones 1.116 pasajeros; en 2009, 53.557 pasajeros; en 2010, 33.520 pasajeros y en el primer semestre de 2011, 11.844 pasajeros.

Panorámica del aeropuerto de Ciudad Real. Un fantasma en la meseta

Por decisión judicial se ordenó suspender en su cometido al último consejo de administración del Aeropuerto Central de Ciudad de Real, cuyos trabajadores están inmersos en un expediente de regulación de empleo, a la vista de las circunstancias.

Proyectado como un gran nudo de comunicaciones y servicios, tiene una pista de vuelo de 4.000 metros de longitud y una terminal para cinco millones de pasajeros anuales. La zona de carga está calculada para mover 90.000 toneladas anuales. Dispone, asimismo, de una zona de servicio para mantenimiento de grandes aviones y estacionamiento para paradas larga duración.

Diversas circunstancias, cuya enumeración sería prolijo de detallar aquí, han lastrado el éxito del proyecto en el que se han invertido 1.100 millones de euros y todos coinciden en apuntar que se trata de “una muerte anunciada”. Ryanair y Air Nostrum se retiraron hace algún tiempo. Vueling aguantó porque había un contrato por el medio.

El aeropuerto que pudo ser una alternativa a Madrid-Barajas en determinados destinos, no alcanzó el nivel deseable y tiene que cerrar. Mantenerlo abierto mientras la sociedad propietaria está inmersa en un concurso de acreedores es muy complicado, por no decir imposible. Las críticas llueven desde todas partes. Habrá que esperar. Una infraestructura de esa naturaleza no puede (no debe) quedar condenada al abandono.

Foto: Africa Twin 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: