Juan Carlos Díaz Lorenzo

El sindicato elitista Sepla se queda solo ante el peligro. Los otros sindicatos con representación mayoritaria en Iberia –los de tripulantes de cabina de pasajeros CTA y  SITCPLA, así como UGT y CC.OO.- plantan cara a sus compañeros pilotos y les dicen que con ellos no cuenten esta vez. La sombra de Iberia Express comienza a extenderse e irá a más y comienza a preocupar. Y, como dice el dicho popular, más vale pájaro en mano, que cien volando.

Los representantes de los sindicatos citados han expresado algunas perlas que tienen su interés: “Se acabó la neutralidad”, “es hora de decir basta”, “no tenemos por qué pagar las consecuencias de la incapacidad o falta de voluntad para llegar a un acuerdo”, “los pilotos ahora pilotan los aviones, pero no la compañía”, “han alumbrado una teoría de la conspiración”…

Los tiempos han cambiado y estamos en un nuevo ciclo económico

Los TCP´s acusan a los pilotos de que no les tienen respeto y de que no tienen voluntad para llegar a acuerdos con la empresa. Y lo que es más preocupante, la postura del Sepla-Iberia pone en peligro la estabilidad de los puestos de trabajo de todos los trabajadores de la compañía y están dando buenos argumentos a la dirección para que imite a Air Europa o a Binter Canarias, en otro tiempo filial del Grupo Iberia, con un ERE a la vuelta de la esquina.

Los TCP’s han hecho un cálculo sencillo: el calendario de huelgas propuesto por Sepla pueden suponer unas pérdidas de 90 millones de euros para Iberia y ya les parece mucho dinero, después de los 36 millones de euros perdidos por las últimas doce jornadas de huelga. Ello, además, del daño a los pasajeros y a la imagen de la compañía, y la de ellos mismos, por lo que piden a Sepla-Iberia que “restablezca la cordura” y asuman los señores pilotos que la negociación de su convenio lo afronte en el mercado de una empresa privada, a la que pertenecen.

Foto: Luciano de la Rosa

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nueva vuelta de tuerca del Sepla a Iberia, compañía de la que reciben sus jugosos sueldos en una época de grave crisis en el país. El sindicato en cuestión convocó ayer treinta nuevas jornadas todos los lunes y viernes entre el 9 de abril y el 20 de julio, ante la falta de acuerdo tras el fracaso en la intermediación del ex ministro Manuel Pimentel.

Dicen desde el sindicato de pilotos que las movilizaciones son consecuencia del “boicot ejercido por Iberia en el proceso de negociación que ha impedido alcanzar un acuerdo a pesar de las importantes concesiones ofrecidas por Sepla” y que en “un intento de avanzar en la mediación, Sepla propuso que los pilotos de Iberia fueran los que volaran en la Express, con las condiciones determinadas para esta filial, lo que la empresa rechazó. Resalta que “la puesta en marcha de Iberia Express vulnera los pactos del convenio colectivo” y que “la compañía tiene previsto traspasar 40 aviones de la matriz a la nueva filial, lo que significará la eliminación de 8.000 puestos de trabajo”.

Por su parte, la dirección de Iberia manifestó ayer que convocará esta misma semana al Sepla para proseguir con las negociaciones “y así intentar evitar una huelga que es a todas luces injustificada”. Está claro que pese a la presión del sindicato, Iberia no va a ceder a sus pretensiones. La filial de bajo coste Iberia Express es una realidad desde el pasado domingo e irá a más.

El daño económico de las treinta jornadas de huelga del Sepla tiene fácil cuantificación, a razón de tres millones de euros por cada día, euro arriba, euro abajo. Más el daño a los pasajeros y a la imagen de la compañía, algo que parece importarles poco. Como también parece importarles poco el daño a su deteriorada imagen como colectivo profesional, cuando el paro se extiende como una plaga incluso entre sus propios compañeros y volar en España, cerca de casa, está cada día más complicado.

Iberia Express es una realidad e irá a más. No tiene vuelta atrás

Foto: curimedia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De los “spotters” disfrutamos todos los días viendo su interesante quehacer y, en ocasiones y con mucho gusto, también aprendemos. Y eso es lo que nos sucede en esta ocasión con esta foto de Rubén Cabrera Jiménez, un tinerfeño de corazón avencidado en Barcelona que, al igual que otros estimados amigos, ama a la aviación de una manera muy especial.

Porque no es sólo tomar fotos de aviones en los despegues y en los aterrizajes, captarles determinados momentos de sus maniobras, sino también apreciar y aplicar el sentido estético que representa el entorno aeroportuario con sus elementos específicos, y que forman parte indisoluble de su actividad. Juzguen ustedes mismos. Un día de éstos comentaré a los estimados lectores otras cualidades fotográficas de Rubén y de sus colegas, que viven una hermandad digna de admiración. Como sus fotos.

Detalle de una foto que gusta. El entorno aeroportuario es importante

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La primavera se antoja revuelta en Iberia. La dirección de la compañía y la sección sindical del Sepla no han alcanzado acuerdo posible, y eso pese a la medicación del ex ministro Manuel Pimentel, aceptado de buen grado por las partes. Sus esfuerzos no han encontrado el resultado que se esperaba y todo apunta a que no ha habido acuerdo porque no es posible.

El quid de la cuestión se llama Iberia Express y los recelos y miedos que su creación suscita entre el personal de la compañía, sobre todo entre los pilotos, que sienten amenazada sus posición de dominio. Iberia Express existe, es una realidad y vuela desde ayer, domingo. E irá a más y a más, porque ese es el objetivo fijado por quienes asumen su responsabilidad.

Los nuevos tiempos así lo demandan y contra la realidad social y económica que se vive en este país, parece claro que otras posiciones divergentes, por muy legítimas que sean, tienen los días contados. Que se lo pregunten, si no, a sus colegas de Binter Canarias, la antigua filial de Iberia, que fue utilizada muchas veces como escudo de sus pretensiones y estrategias sindicales.

No hay acuerdo entre Iberia y sus pilotos. Habrá jaleo

A pesar de las garantías dadas por la dirección de Iberia, los pilotos protagonizaron paros en los meses de diciembre, enero y febrero, que han supuesto unas pérdidas de unos 36 millones de euros, según fuentes de la compañía, a la módica cantidad de tres millones de euros diarios. Un desgaste económico de esa naturaleza, más el daño a la imagen de la compañía y las continuas molestias a los sufridos pasajeros –que pagan sus billetes por adelantado- tiene límites.

Y sin menospreciar las razones legítimas que puedan aducir los pilotos y los otros colectivos profesionales de Iberia en defensa de sus posiciones e intereses, no deja de ser menos cierto que es recomendable sopesar cuanto acontece alrededor y tratar de encontrar posiciones de consenso, en las que sin menoscabar sus derechos, sean consecuentes con la realidad que nos rodea. Realidad cada día más complicada y más dura para este sufrido país, aunque confiados en un nuevo amanecer con una realidad sin duda distinta de la que conocemos ahora.

Foto: Luciano de la Rosa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Tiene el avión Boeing B-737 un especial encanto para nosotros. Hemos disfrutado mucho volando en él, caso de Air Europa entre Canarias y la Península y en otros destinos internacionales. Lo vemos con frecuencia operando en los aeropuertos canarios para diversas compañías europeas. Y ese mismo disfrute lo comparte nuestro estimado amigo Óscar Martínez, “spotter” de Barcelona, al captar esta imagen del avión EI-ELZ de Mistral Air, serie -4Q8 del célebre bimotor de Boeing.

Número de serie 26.308 LN 2665, realizó su primer vuelo el 18 de octubre de 1994 y el día 31 del citado mes se estrenó con la compañía Asiana Airlines (HL-7235). En octubre de 2003 fue devuelto a ILFC y el 25 de noviembre de ese mismo año comenzó su segunda etapa volando para Aegean Airlines (SX-BGV). En octubre de 2009 cesó en sus operaciones y, de nuevo en manos de su propietario, la citada ILFC, desde el 6 de mayo de 2010 vuela para su actual compañía, pintado con su llamativa librea.

Boeing B-737 serie-400 de Mistral Air pintado "Posteitaliane"

Foto: Óscar Martínez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia Express, la nueva filial “low cost” de Iberia, despegará el próximo domingo y lo hará con cuatro destinos nacionales –Alicante, Sevilla, Málaga y Mallorca-, sumará otros cinco en mayo –Lanzarote, Ibiza, Menorca, Granada y Vigo- y a partir de junio y julio lo hará a La Palma, Fuerteventura, Santiago de Compostela, Nápoles, Mikonos, Riga y Dublín.

En su primer año de actividad, Iberia Express prevé transportar 2,5 millones de pasajeros. Comienza sus operaciones con cuatro aviones Airbus A-320 –procedentes de la matriz Iberia-, que serán 14 unidades a finales de año, 16 en 2013, 28 en 2014 y 40 en 2015. El primer vuelo será en la línea Madrid-Alicante.

Dicen sus directivos que Iberia Express “es un proyecto ilusionante” y que su objetivo “es ganar dinero desde el primer día”. Iberia cifra en 100 millones de euros el ahorro derivado del lanzamiento de Iberia Express en 2015. De esta cifra, el 45% procederá de la diferencia del beneficio operativo proveniente de las tripulaciones, un 25 % de los servicios de “handling”, otro 25 % de ahorros en costes generales y un 5 % por incremento de activos. La capitalización de Iberia Express asciende a 20 millones de euros, invertidos por la compañía matriz.

Esta es la librea de la nueva compañía Iberia Express

Iberia Express tiene 41 pilotos contratados, procedentes en su mayoría de Spanair, Vueling, Air Europa y Air Nostrum, y 80 tripulantes de cabinas de pasajeros (TCP’s) que han trabajado en varias compañías españolas, entre ellas las desaparecidas Spanair y Air Comet. Los salarios medios se sitúan en 6.000 euros netos para los comandantes volando 18 días al mes; 2.800 euros netos para los copilotos, 1.370 euros netos para los sobrecargos y 1.250 euros netos para los TCP’s.

Iberia Express ofrecerá cuatro tarifas “express”: una sin incluir la maleta, otra estándar con maleta y selección de asiento, una flexible que permite cambios y otra business con todo incluido. Los billetes están sólo disponibles en las agencias de viajes y en la web a partir de la próxima semana, pues todavía Iberia Express no dispone de los códigos IATA y de la OACI. La librea de la nueva compañía no puede ser más espartana: fuselaje blanco y el logo de Iberia IB Express pintado en la mitad delantera del avión.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia incrementará su oferta a partir del próximo domingo con un vuelo más en las líneas Madrid-Tenerife-Madrid y Madrid-Gran Canaria-Madrid, informa la compañía. Con ello aumentará a 44 y 42 vuelos semanales, con unos incrementos de plazas del 9 % y 7 % respectivamente.

A partir de abril, Iberia también realizará cuatro vuelos semanales en la línea Madrid-La Palma (martes, jueves, viernes y domingos), que serán cinco en mayo (lunes), con lo que recupera la programación de otra época. Lanzarote y Fuerteventura mantienen su vuelo diario con Madrid

A partir de julio, Iberia establecerá vuelos directos en la línea Gran Canaria-Nouakchott (Mauritania) y mantiene las frecuencias semanales en la línea Gran Canaria-Dakar (Senegal). Para el mes de agosto, el número de vuelos semanales en las líneas Madrid-Tenerife y Madrid-Gran Canaria será de 45 y 49.

Dice Iberia que mantiene las mismas tarifas que antes de la desaparición de Spanair, cuestión que no comparten las agencias de viajes y los pasajeros frecuentes, al menos en lo que se refiere a tarifas promocionales o económicas, que se han esfumado de la oferta.

Iberia incrementará su presencia en las líneas Canarias-Madrid

Foto: Luciano de la Rosa (avationcorner.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al amparo, suponemos, del incremento del precio del combustible y de otros posibles factores desconocidos para el gran público, Binter Canarias ha suprimido las tarifas promocionales que rondaban los 13 euros por trayecto y ahora la más barata está en 21,59 euros, correspondiente a la denominada tarifa “super-mini”.

Para un trayecto Tenerife-La Palma-Tenerife, por ejemplo, el precio incluido las tasas aeroportuarias (+ 3,55 euros) se eleva a 43,75 euros, más otros tres euros de cargo por emisión en la gestión del billete por internet (y eso que es el cliente el que lo hace todo, a través de la página web), el precio final es de 46,57 euros. Es decir, frente a la antigua tarifa promocional, el billete se ha encarecido en unos 14 euros, tasas incluidas.

En estos días, por lo que nos informan desde las agencias de viajes, los agentes comerciales de Binter Canarias las están visitando y enviando correos en los que les informan de que se acabaron las tarifas promocionales y de que hay “subir precios”.

Volar entre islas es un poco más caro

Foto: Luciano de la Rosa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Canarias Airlines, Canair, la tercera compañía operadora de la marca Binter Canarias, ha incorporado recientemente su tercer avión, ATR-72 serie -500 matrícula EC-IYC, procedente de la matriz de la empresa. Canair inició sus operaciones con los aviones EC-IZO y EC-JEH y es previsible que en poco tiempo disponga de otro avión más.

La compañía vuela con el código de Binter operado por Naysa –todos los vuelos empiezan por 8- y el personal, en su totalidad procede de Binter Canarias, lo contrario de Naysa, que tiene una procedencia más variopinta, entre ellos de Islas Airways, dos de cuyos pilotos venezolanos desempeñan funciones directivas.

El avión matrícula EC-IYC, número de serie 709, realizó su primer vuelo el 17 de mayo de 2004 y un mes después se incorporó a la flota de Binter Canarias. Desde el 6 de marzo de 2012 vuela para Canair.

Los tres aviones de Canair, en el aeropuerto Tenerife Norte

Foto: Manuel Luis Ramos García

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El precio del combustible se ha convertido en el talón de Aquiles de las compañías de transporte, sea cual sea su naturaleza. En los últimos tiempos el keroseno de aviación se ha encarecido un 35 % y el fuel-oil para los barcos ha subido un 25 %. En el caso de Vueling, según los datos que leemos en la prensa especializada, la escalada del combustible amenaza los costes unitarios y en 2011 destinó 70 millones de euros más en este concepto.

Visto así, las ganancias están lejos de lo que se esperaba. La compañía en la que tratan de tú a los pasajeros y se vuela igual o más incómodo y estrecho entre asientos, prevé elevar su coeficiente de ocupación en un 18 % gracias al pastel que dejó Spanair tras su quiebra. Aún así, los números no le acompañan como quisieran. El precio del combustible preocupa y mucho, por lo que por ahora se impone la contención.

El precio del combustible es fuente de preocupación en el sector

Foto: Óscar Martínez