¿Apoyan todos los pilotos al SEPLA?

12 marzo 2012

Manuel Luis Ramos García (*)

Los pasajeros de Iberia padecen una vez más los efectos colaterales de una huelga convocada por el sindicato de pilotos, pues a pesar del cumplimiento de los servicios mínimos las operaciones se ralentizan por un exceso de celo en el modo de aplicar los procedimientos, causando alteraciones en los horarios de los vuelos. El índice de puntualidad  ha caído en picado, imputable según la dirección de la empresa a la forma de operar de algunos de sus pilotos. Ahora el  Sepla (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas) ha convocado múltiples jornadas de huelga en los próximos meses, mientras hasta la fecha hay cuatro pilotos despedidos y algunos expedientes abiertos por faltas laborales graves. Para entender esta situación sería necesario preguntarnos sí todos los tripulantes apoyan los métodos de sus representantes sindicales y de qué modo se deciden las medidas de presión.

Once pilotos son los cerebros de la sección sindical que decide la estrategia de esta confrontación con la dirección de la empresa, rebelándose contra la creación de Iberia Express, compañía de bajo costo que comenzará sus operaciones a finales de marzo. Estos sindicalistas gobiernan a un colectivo de excelentes profesionales, muchos de ellos contrarios a esta nueva protesta, que no se atreven a discrepar con unos representantes que marcan las rutas a seguir aplicando la razón de la fuerza y bajo el lema de “conmigo o contra mi”.

Carlos Espinosa de los Monteros, ex-presidente de Iberia, acaba de publicar un libro titulado “Cosas que me enseñó la vida gracias a la empresa”. Sus tres años pilotando la compañía los define como “muy intensos, con enfrentamientos con políticos, conflictos laborales con pilotos y aciertos comerciales en la utilización conjunta de las flotas de Iberia y Aviaco”. Este empresario independiente tuvo que afrontar una huelga convocada por el Sepla en junio de 1984, que se mantuvo durante 35 días tras graves alteraciones en la operativa de la compañía, donde se unían los servicios mínimos con un trabajo a reglamento y exceso de celo de los comandantes. Como dice textualmente el señor Espinosa en el capítulo dedicado a su paso por Iberia, fue él quien rompió la tradición en algunos aspectos de la cultura laboral que imperaba entonces, entre otras cosas “echando a la calle a ocho gamberros que eran pilotos de la compañía”.

Todo tiene un límite y las huelgas también.

La huelga acabó con un laudo dictado en el mes de julio y fue la primera derrota del Sepla, aunque los dirigentes sindicales lograron sacar adelante una de las propuestas que el árbitro tenía que dirimir relativa al ingreso de nuevos pilotos. Un grupo de 34 aspirantes accederían a la compañía, casi todos ellos unidos con vínculos familiares a comandantes y directivos de la empresa, entre los que se encontraban dos de los once cerebros aludidos anteriormente: Justo Peral y José Miguel Maristany.

Estos pilotos alevines comienzan su carrera en 1985, en medio de una situación laboral crítica, que se repetiría cíclicamente cada vez que se negociaban los convenios. Los copilotos Peral y Maristany pasarían pronto a ejercer funciones de comandante en Binter, empresa de aviación regional que era controlada por algunos tripulantes de la empresa matriz. Llegaron a las Islas Canarias (a las que aludían como las Candongas) comisionados por la dirección de Iberia, para un nuevo proyecto de aviación de tercer nivel, que tenía como base flexibilizar la operación y abaratar costos en unos vuelos que se efectuaban hasta esos momentos con el Fokker-27 y el DC-9. Aquí disfrutaban de un destino temporal a modo de excedencia especial, participando activamente en el control de operaciones como responsables de las áreas estratégicas de la compañía.

Algunos de estos mercenarios del aire residían en Madrid, aunque su destino estaba fijado en las dos capitales del archipiélago. Disponían de un lugar de descanso y esparcimiento, que usaban de manera ocasional para pernoctar en Gran Canaria y de modo habitual en encuentros corporativos, cuando sus servicios les obligaban a pasar alguna jornada en la base de operaciones. Este lugar era conocido como Villa Pendón, un chalet alquilado cerca del aeropuerto de Gando, con todos los servicios domésticos al completo y una playa cercana. Los inquilinos de la vivienda estaban bajo las órdenes de Carlos Gómez Campos, más conocido como el marqués de Tafira, quien sin ostentar ese título nobiliario actuaba como un verdadero virrey desde su cargo de director de Operaciones de Binter, apoyado por media docena de pilotos altamente retribuidos, entre los que se encontraban Peral y Maristany. Sus emolumentos superaban la media de los comandantes de Iberia de aquel entonces, pues aparte de su salario percibían una gratificación de la empresa Construcciones Aeronáuticas, fabricante de los  cuatro aviones CN-235 que componían la flota en marzo de 1989, fecha del inicio de las operaciones de Binter Canarias.

En Villa Pendón se gestó una de las mayores barbaridades de la historia de la aviación en Canarias. Los escuderos del marqués de Tafira decidieron parar las operaciones de Binter sin previo aviso, acordando una tarde no acudir al día siguiente a sus vuelos. Todo se organizó secretamente, bajo el mando del noble tafirense, dando las órdenes oportunas vía telefónica y sin avisar al resto del personal de la compañía. Azafatas, empleados de tierra, directivos y pasajeros fueron sorprendidos por esta “gamberrada”, quedando el archipiélago canario aislado por vía aérea durante una jornada. Los motivos de esta inesperada huelga de “ausencia presencial” no eran otros que el descontento de las huestes del marqués por los cambios que podrían producirse al adaptar las condiciones laborales a las requeridas en una aviación regional productiva. Poco después de este plante la dirección de Iberia sustituyó al director de Operaciones, retornando a Madrid en compañía de los inquilinos de Villa Pendón.

Parece que el tiempo no ha pasado y quienes comenzaron en Binter su licenciatura en conflictos laborales con una gamberrada de tercer nivel, pretenden obtener ahora el doctorado de altos vuelos desafiando a la dirección de Iberia ante la creación de una nueva empresa de costos bajos. La crisis en el sector aeronáutico ha llevado a la quiebra a muchas empresas y las pocas que sobreviven han adaptado su estructura a lo que el mercado obliga. Uno de los capítulos del libro del ex presidente de Iberia se titula “No tener miedo al cambio”. Carlos Espinosa de los Monteros comienza su exposición analizando las transformaciones  que son necesarias en el sector aéreo para la supervivencia de las empresas en época de crisis, aludiendo a esta cita de Charles Darwin: ”Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor a los cambios”.

Los antiguos inquilinos de Villa Pendón deben seguir esta máxima del naturalista inglés y leer serenamente su obra “El origen de las especies por medio de la selección natural”. Solo así podrían llegar a entender el principio de su corporativismo y el final que les espera.

(*)  Manuel Luis Ramos García es comandante de líneas aéreas.

Foto: Óscar Martínez

Anuncios

11 comentarios to “¿Apoyan todos los pilotos al SEPLA?”

  1. Prohibidoprohibir said

    Felicidades por el artículo. A los pilotos huelguistas los quería ver trabajando es una empresa norteamericana.

  2. Yatúsabes said

    Manolo, tienes ya mucho historial encima para que no sepamos todos de qué palo vas.
    A lo mejor engañas al común de los mortales, pero a los que llevamos mucho en este negocio… no.
    La maniobra empresarial de Iberia es calcada a la de Bínter, y mira el panorama que le ha quedado a tus compañeros.
    Intenta arreglar ese desastre de vida personal que tienes, y deja en paz a la gente honrada y sin complejos.
    Cuando esto acabe, me volveré a pasar por aquí, para volverme a partir de risa con tu enésimo ridículo.
    Un saludo, pitufillo.

  3. Manuel Luis Ramos said

    Estimado desconocido: mi intención no es engañar sino opinar. De acuerdo completamente en lo referente a las maniobras de Iberia. No queda otro remedio para sobrevivir ante la crisis. En mi desastre de vida personal tal vez puedas ayudarme a resolverlo, pera lo cual te pido que me recomiendes a algún psicólogo de tu confianza.
    Puedes pasarte por aquí cuando lo desees. El moderador de la página tiene mi autorización para publicar tus opiniones. Por último, si tu mente tiene capacidad media y tu valentía existe, te brindo mi correo privado (teidenevado@gmail.com) para poder conocerte mejor y debatir discrepancias.
    Un saludo afectuoso:Manuel L. Ramos García. “tu Pitufillo”.
    P.D: mi cariñoso apodo se escribe con P mayúscula.

  4. Javier said

    Qué pasa Manolo, no estás contento en la perrera donde vuelas ahora? Porque te aclaro, donde estás actualmente es el deterioro laboral que pitufos como tú han conseguido crear. Veo que sigues intentando engañar a la gente que no entiende el sector aeronáutico, cuando deberías saber que eres famoso en el gremio por el mal que has hecho e intentado hacer a una gran cantidad de compañeros.
    Javier, piloto transporte líneas aéreas.

  5. Manuel Luis Ramos said

    Hola Javier: gracias por los comentarios. Son agresivos pero irrelevantes. Solo puedo contestarte con una frase del Quijote, pues explicarte más cosas sería muy extenso y casi seguro que no lo entenderías. “LADRAN, LUEGO CABALGAMOS”
    Mi correo privado está a tu disposición. Identifícate y contacta conmigo. “teidenevado@gmail.com”
    Manuel L. Ramos-Piloto Aviador-Saludos.

  6. Ekade said

    Con “personaldeconfianza” (firma de sus vídeos en youtube) como usted se ha degradado el mercado laboral. Su “gestión” para la patronal le precede y sí que le autocalifica, de forma que no se extrañe de desagradar al resto de trabajadores. Agradezca que se le hagan comentarios de frente, porque los que no se los hacen piensan lo mismo a sus espaldas.
    Por otro lado, hay que aprender a escribir Opinión, de forma que cuando se descalifica, se debe recordar añadiendo “según mi opinión” y no como usted lo hace, con escasa fundamentación pero mucha crueldad.

  7. Manuel Luis Ramos said

    Sr. Ekade: agradezco sus enseñanzas gramaticales y seguiré sus consejos. Discrepo de su visión en cuanto a la gestión y le invito a debatir el asunto como usted apunta “de frente”, brindándole mi dirección privada de correo: “teidenevado@gmail.com”.
    Para estos menesteres sólo es necesario que tenga usted una capacidad cerebral de tipo mediano y una mínima valentía, que le permita entender mis opiniones y le capacite para salir del anonimato. Si no fuese de ese modo, usted no me vale. Saludos: Manuel L. Ramos.
    P-D: como veo que debe ser usted visitante habitual de mi página de YOUTUBE, le aclaro que el nombre correcto es “cargodeconfianza”.

  8. Ekade said

    En cuanto a la gestión empresarial, si que tengo que aclararle, que lejos de su entendimiento una gran mayoría seguimos apostando por lo que entendemos por “sentimiento de pertenencia” asociado al buen ambiente laboral, sazonado con el compañerismo más auténtico. Pero claro, no sé por qué gasto esfuerzos con usted, que siempre se le ha puesto a comer aparte. Resumiendo: si alguna vez quisiera montar una compañía aérea no se me ocurriría contar con elementos que no saben diferenciar el bien y el mal, que igual maltratan a su mujer que a sus compañeros: nunca contaría con usted. Sencillamente por su individualismo, que atenta contra todos los que le rodean.
    Aún está a tiempo de aprender a ser compañero. No pierda el tiempo leyendo su horóscopo; tiene humanos cerca.

    • Manuel Luis Ramos said

      Sr. Ekade: Sus comentarios destilan algo de rencor. Ignoro los motivos. Le repito que si tiene usted algo de capacidad cerebral y un poco de valor, salga del anonimato y contacte conmigo en el correo privado que le brindo nuevamente:
      “teidenevado@gmail.com”.
      Disculpo sus alusiones, pues tal vez solo me conozca por lo que cuenten de mí algunos que no me quieren bien. Si desea saber quien soy y como soy en persona, tenga la valentía de ponerse en contacto conmigo. Saludos: Manuel Luis Ramos García.

  9. Alejandro said

    Una pregunta al que ha redactado el artículo: ¿no te da vergüenza ser el autor de un artículo que en vez de informar con rigor se dedíca a desprestigiar a profesionales de nivel, cosa que tú demuestras no ser?

    Conozco el caso de cerca y te aseguro que no es como tú lo cuentas. Lamentablemente, en este país tenemos lo que nos merecemos: políticos, dirigentes y compañías de 3ra. Este tipo de acciones y conceptos destruyen la CALIDAD de empresas que tanto esfuerzo nos ha costado construir. Una pena…

    ¿Por que no nos metemos, por ejemplo, con la gestión de Aena o las subenciones del Ave?

    Un saludo.

    • Hola Alejandro: percibo que tus fuentes de información son mediocres. Te brindo mi correo privado “teidenevado@gmail.com” para aclararte cosas que veo ignoras. Entre lo que tu sabes y yo “desconozco”, tal vez podríamos llegar a arreglar la cerrazón de los representantes de los pilotos de Iberia, esos sindicalistas que no han pasado del siglo XX, y que todavía no se han adaptado a los tiempos modernos de esta aviación competitiva y afectada por la crisis que todo invade. Saludos. Manuel L.Ramos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: