Lo que un portavoz no debe ser

18 octubre 2012

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los portavoces de las empresas importantes y que se precien de ello deben tener mucho cuidado en lo que dicen y cómo lo dicen en público. Y más cuando su espectro es amplio y por el medio hay una crisis aguda de acusaciones que señalan a la compañía para la que trabaja como aparente culpable de la quiebra de otra, por una denuncia que los tribunales dilucidarán en su momento.

Flaco favor le ha hecho a sus intereses corporativos el portavoz de Binter, que por lo visto ejerce de casi todo en la compañía que le alimenta desde hace años, incluso desde que era propiedad de Iberia y despachaba vuelos en las puertas de embarque del aeropuerto de Los Rodeos. Pues resulta que, como si fuera un contendiente político al uso, se ha permitido calificar de “ignorante o mentiroso” al presidente del Gobierno de Canarias, incluido en el conjunto de los mortales discrepantes. Se podrá estar de acuerdo o no con él y habrá argumentos para rebatirle, pero siempre desde la moderación y el respeto que suponemos al portavoz en cuestión le gustará que tengan consigo mismo, pues no en vano Paulino Rivero ejerce el cargo político más relevante de esta Comunidad autónoma, lo mismo que el presidente del Parlamento de Canarias.

Nadie discute que Binter tiene desde su origen el liderazgo del sector en Canarias

Las cosas hay que saberlas decir. ¿Dónde está la cordura, la diplomacia y la elegancia en las formas? Esa afirmación categórica de que en el transporte aéreo en Canarias “no hay monopolio”, tiene sus matices. “Cualquiera que hable de monopolio, sobre todo si es dirigente político y se supone que conoce la realidad del transporte aéreo en Canarias, o es un ignorante o es un mentiroso”, ha dicho el portavoz en cuestión. Pensamos que es una forma innecesaria de echar leña al fuego y de poner en aprietos a la imagen de Binter Canarias, la empresa de la que vive y cuestiona su incontinencia verbal cuando las cosas no son a su gusto.

Es comprensible que en estos días de mucha tensión afloren los nervios, y que el susodicho portavoz haya alcanzado un extremo innecesario, faltando al respeto al presidente del Gobierno autónomo al llamarlo “ignorante o mentiroso”. ¡Qué necesidad! Paulino Rivero podrá estar equivocado, pero seguro que también tiene sus razones y en ellas se fundamenta, por lo que pensamos que ni una cosa ni la otra. Por mucho que la postura empresarial se afiance en unos  argumentos que estime válidos y consecuentes, ello no le exime de moderar su lenguaje de cara al público, que bastante caldeado tenemos ya el plano político. Flaco favor le está haciendo a sus accionistas el hecho de que a su portavoz bocazas se le haya calentado el pico.

Y sobre todo cuando leemos asombrados cómo ha osado convertirse en adalid y justiciero de la verdad. Preguntado por si la compañía se sentía responsable del cierre de Islas Airways al haber presentado una denuncia por una presunta malversación de fondos públicos, afirmó que “yo me sentiría responsable si conociendo que se está cometiendo un presunto delito mirara para otro lado y no lo denunciara”. Y añadió que “yo creo que esa sí es la responsabilidad, sobre todo si están utilizando mal un dinero que no es de las compañías, es a lo que usted le corresponde por su descuento de residente”. Cuidado. Sin prisas. Que hablen los tribunales, que para eso están y en ellos confiamos.

Conocemos las mañas de la “competencia” con las agencias de viajes y otros proveedores de clientes. Hubo un tiempo en que éstas se rebelaron e hicieron saber sus quejas a través de una página denuncia llamada “Binter no”. ¿Se acuerdan? Para evitar que se les siguieran sublevando, los clientes que compran a través de internet –que son la mayoría- pagan un extra de tres euros más por su propia autogestión, es decir, con lo que el billete encarece su precio final. Y así encontramos que hay más cosas, de las que seguiremos hablando en los próximos días.

Saludos a los lectores, que cada día son más. Gracias.

Foto: Tave Myliu

Anuncios

4 comentarios to “Lo que un portavoz no debe ser”

  1. Martin said

    El portavoz de Binter es el más vivo reflejo de la compañía que como ud dice le da de comer: prepotencia, menosprecio, mal trato, arrogancia y así muchísimos adjetivos con los cuales nos deleita día a día cuando nos acercamos a su territorio porque no nos queda más remedio. Ojo, hay excelentes profesionales que cumplen como tiene que ser, cosa que el resto desluce con su proceder…

  2. Juan Paez said

    Pues si al final es verdad que existe el fraude de Islas, Paulino tendra que dimitir, y es logico que Paulino defienda a “su compañia”. Y por cierto me podrias decir como se llama el portavoz de Binter?? Gracias.

  3. Antígona said

    Es lógico y normal, aunque no aceptable, lo que ocurre con determinadas personas en el mundo de la empresa, de la política, etc. Resulta que cuando se eleva a una persona a un cargo de responsabilidad, no por su competencia, habilidad profesional o capacidad para dar respuesta ante cualquier situación, dentro de sus responsabilidades, sino por sus habilidades y experiencias radiofónicas, en especial en la emisora Macuto, o por su gran utilidad –y hasta sigilo- como instrumento para urdir intrigas en pasillos y despachos, ocurre lo previsible: cuando se enfrentan a una situación acorde con su puesto, aflora la inocultable realidad, aparece ante todos su saber hacer y el alcance de su pensamiento y es que, por mucho que se quiera, no puede ser de otro modo. Ya lo advirtió Peter en su famoso Principio y desde entonces se ha escrito ríos de tinta al respecto.
    Pero la responsabilidad no recae sólo en el propio sujeto que patina y se da de bruces estrepitosamente ante una situación que le sobrepasa sino –y más aun- en quién le ha situado en el puesto de responsabilidad. Por ello, cabría preguntarse ¿Para qué se seleccionan personas del perfil comentado anteriormente en un puesto de responsabilidad? Fácil: para mantener informado precisamente a quien le pone en ese puesto. ¿Por boca de quién hablan estas personas? Fácil: expresan la voz, tono y timbre de sus amos. ¿Por qué se atreven a decir estas cosas en público? Fácil: por lo ya comentado hace años por Peter y porque se han contagiado de las mañas de sus amos… en puertas adentro, claro está. De aquellos polvos sólo pueden venir estos lodos.

  4. Seguidor del Blog said

    Totalmente de acuerdo en los comentarios. El Sr. Reina dice “yo me sentiría responsable si conociendo que se está cometiendo un presunto delito mirara para otro lado y no lo denunciara”. Sr. Reina nadie le ha comentado que han sucedido algunas anomalías en el mantenimiento no comunicadas a DGAC, así como procedimientos no muy claros llevados a cabo hasta la fecha.Por no hablar de ERES y presiones a empleados para relegar su puestos de trabajos o condicionar salarios.
    Sr. Reina lo denunciaría? Se sentiría responsable?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: