Los pilotos de Iberia tratan de salvar sus empleos

13 diciembre 2012

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por primera vez en la historia publicada, los pilotos de Iberia están viendo en serio peligro sus puestos de trabajo y, al contrario de lo que había sucedido hasta ahora, han decidido adelantarse a los acontecimientos con una propuesta, posiblemente insuficiente, de una rebaja salarial del 10 % y un aumento medio, en igual porcentaje, de la productividad. Nada que ver con acciones del pasado del elitista sindicato Sepla, cuya pérdida de fuelle es notoria.

Los pilotos le han visto esta vez las orejas al lobo, que no tiene, precisamente, piel de cordero. La intención es que la compañía aparque el Plan de Transformación que les afecta de lleno. Y, miren por dónde, en la prensa nacional leemos expresiones tales como su disponibilidad a “hacer los esfuerzos necesarios”. Sigan haciendo números señores pilotos porque, hasta donde sabemos, la propuesta salarial del diez por ciento es insuficiente. Es decir, menos sueldo (de por sí ya bueno, y en eso nada tenemos que objetar) y más productividad.

Salvar el empleo y mejorar la productividad, eslabones necesarios

Como ya hemos publicado, y es de dominio público, la dirección de Iberia pretende ejecutar el mayor despido colectivo de la historia de España. Nada menos que 4.500 empleos de un plumazo, en aras de la viabilidad de la empresa, según dicen, lo que supone el 21,4 % de la plantilla y de ellos, 537 pilotos (38 %).  La reorganización de Iberia, aunque necesaria, es preocupante en los términos que pretende llevarse a efecto. Quizás se les vaya la mano a sus directivos con sueldos millonarios y su vida resuelta, que obedecen los dictados de IAG, un holding en el que manda British Airways.

Los pilotos, insistimos, le han visto las orejas al lobo y más de medio millar de ellos tienen un pie en la calle. Quizás no con tan jugosas indemnizaciones como cabría esperar, es posible, pero en la calle. Y como se vuela en Iberia no se vuela en otra compañía. Pasa lo mismo con Binter Canarias, en otro tiempo moneda de cambio de los señores del Sepla, cuya matriz ha sido literalmente desmantelada y ahora la marca comercial es atendida por dos “low cost” salariales llamadas Naysa y Canair, porque el precio de los billetes –desaparecidas las tarifas más económicas- están más caros que nunca. Y es que los usuarios estamos pagando el desmantelamiento de la primera. Así de claro.

Un último apunte, por ahora, de cómo está cambiando la mentalidad del elitista sindicato de pilotos reinante en Iberia. Hablan de la reorganización de las horas de vuelo, del coste de la hora bloque, de incidir especialmente en el corto y medio radio, de hacer escalas más cortas, de menor tiempo de descanso… ¡qué cosas! Quien lo hubiera dicho hace un tiempo atrás. Ni en sueños. Ha tenido que aparecer el lobo blandiendo la guadaña del despido colectivo descomunal para que cambien algunas mentalidades, ideas y posturas. Todavía nos cuesta creerlo.

Foto: Tave Myliu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: