De Ryanair, Binter y las tarifas abusivas

25 febrero 2013

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ha vuelto Ryanair a primera línea informativa ante el fracaso en sus gestiones para que el Gobierno central elimine las subvenciones en los vuelos interinsulares y acabe con la Obligación de Servicio Público (OSP). Parece que los irlandeses no conocen bien la realidad de estas islas y lo que el descuento de residente canario supone para la movilidad de la población, con una bonificación del 50 % y han lanzado un bote de humo echando mano de unos datos económicos, como el coste de algo más de 180 millones de euros que cuesta a los bolsillos de los contribuyentes españoles.

En lo que sí estamos de acuerdo es en lo referido a las “tarifas altas” de Binter Canarias, que son, en realidad, tarifas abusivas. Como lo son las tarifas de Ryanair entre Madrid y Tenerife, por ejemplo, pues poco se diferencian de las de Iberia y Air Europa. Desaparecida la supuesta competencia en los vuelos interinsulares –que no era tal, desde luego, sino más bien algo testimonial– ahora en Binter campan a sus anchas y hacen lo que les da la gana, considerando un dato muy importante como es que los salarios de las tripulaciones de Naysa y Canair son sensiblemente más bajos que los que tenían en tiempos los gozosos tripulantes de la casi extinta Binter Canarias, a la que le queda un solo avión.

Binter tiene la dudosa cualidad de alejar cada día más a los canarios

No deja ser anecdótico que Ryanair quiera operar en el mercado interinsular “sin ningún apoyo gubernamental, siempre y cuando la OSP fuera eliminada”. La Obligación de Servicio Público es un arma de doble filo, pero tiene una cualidad: exige un número determinado de líneas, vuelos y fija unos topes tarifarios. Ciertamente, parece un traje  hecho a la medida de las necesidades de la marca comercial Binter aunque poco importe el operador, llámese Naysa y Canair. Por cierto, suenan rumores de un nuevo ajuste salarial a los muchachos de Naysa, que son más caros que los más baratos de Canair.

Nada de extraño, entonces, que en algunas líneas el público prefiera el transporte marítimo. Naviera Armas, eterno contendiente de Fred. Olsen Express y de Binter Canarias –no olvidemos que en su día Antonio Armas Fernández quiso liderar la compra de la compañía filial de Iberia– ha dado una nueva vuelta a la tuerca y alarga en el tiempo su agresiva política tarifaria de menos de diez euros por trayecto. Con ello obliga no sólo a Fred. Olsen a bajar sus tarifas –claro que la calidad del servicio a bordo no tiene comparación–, sino que le resta cada vez más y más pasajeros al monopolio de Binter, sobre todo entre las dos capitales canarias. Y es que esta compañía que tanto pregona la “virtud” de que está en manos de capital canario, tiene la dudosa cualidad de alejar cada día más a los canarios.

Foto: Tave Myliu

Anuncios

Una respuesta to “De Ryanair, Binter y las tarifas abusivas”

  1. Fran said

    Por supuesto! Además Ryanair terminaría marchándose porque es inútil meter 738 aquí con todo lo que ello implica. La única diferencia entre Ryanair y las demás, es que sí pueden colocar algún vuelo realmente barato, en cambio las demás o no pueden, o no quieren. Aquí sigue pasando lo mismo (en aviación me refiero, ya vemos que en navieras no ocurre igual, afortunadamente por ahora) y es que bajan y bajan los gastos de la propia compañía pero no bajan los precios de los billetes, ni siquiera los subvencionados. Es una práctica empresarial que, como siempre, termina perjudicando al resignado usuario y/o cliente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: