Juan Carlos Díaz Lorenzo

La foto del “spotter” Alberto Fernández Díaz de este avión Airbus A-300 de la compañía Tunisair, captado en el aeropuerto Madrid-Barajas, nos trae gratos recuerdos de la época en la que este extraordinario avión formó parte de la flota de la gran Iberia, la de otro tiempo, cuando la compañía era la imagen más representativa de la aviación comercial española. Durante varios años fue el avión emblemático de la línea Canarias-Madrid.

El avión que vemos en la imagen tiene 22,7 años de vida aeronáutica. Número de serie 563, se trata de un modelo -605R y realizó su primer vuelo el 11 de julio de 1990. El 25 de septiembre siguiente se estrenó con la compañía Emirates (A6-EKE). Desde el 17 de febrero de 2000 vuela para Tunisair (TS-IPB) con el nombre de “Tunis” (“Túnez”). Está configurado en 235 asientos en clase turista y 28 asientos en clase business y propulsado por dos motores GE CF6-80C2A5.

Airbus A-300 de Tunisair rodando por las pistas del aeropuerto de Madrid-Barajas

Foto: Alberto González Díaz

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia ha hecho público hoy un comunicado con la noticia de la renuncia “de mutuo acuerdo” del consejero delegado de la compañía y miembro del consejo de administración de International Airlines Group (IAG), Rafael Sánchez-Lozano. La renuncia, cosa sorprendente, tiene “efecto inmediato” y será sustituido por Luis Gallego, quien en la actualidad desempeña el cargo de consejero delegado de la filial de bajo coste salarial Iberia Express.

Todo parece indicar que la crisis de Iberia ha pasado factura al consejero delegado. En 2012 las pérdidas operativas se cifran en 351 millones de euros. Hace unos días, y después de cuatro meses de desgaste continuado, se alcanzó un acuerdo con los sindicatos para llevar a cabo el plan de reestructuración de la compañía.

Como es habitual en estos casos, la parafernalia del comunicado oficial dedica elogios al directivo saliente: IAG agradece a Rafael Sánchez-Lozano “su importante trabajo y compromiso con Iberia”, en un periodo muy difícil –en eso tiene razón– después de poner en marcha “el primer paso importante hacia la recuperación de la rentabilidad” de la compañía.

A Rafael Sánchez-Lozano le tocó una etapa muy complicada en Iberia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al cumplir su primer año de actividad, Iberia Express, la compañía de bajo coste salarial del Grupo Iberia, se sitúa entre las aerolíneas más puntuales de Europa. En doce meses, a partir de marzo de 2012, ha realizado unos 23.000 vuelos con una puntualidad media del 94 %. Ha transportado 2,8 millones de pasajeros y se ha situado como la cuarta compañía que opera en el aeropuerto Madrid-Barajas.

Dice Iberia Express que está satisfecha de los resultados obtenidos en su primer año de actividad “en un contexto económico tan complejo”. Cierto, pero habría que añadir algunas pinceladas más: mercado asegurado, cesión de líneas de la madre Iberia, plantilla barata y ausencia de conflictos (el que se mueve no sale en la foto). Así las cosas son de otro color, el de Iberia Express en este caso.

Iberia Express parte con ventaja. Tiene un mercado asegurado

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Finnair prevé volar a Hanoi, capital de Vietnam, en el próximo verano y ya tiene fecha en su programación para el primer vuelo, que será el 14 de junio. La compañía finlandesa afianza así su presencia en el mercado oriental y será la única aerolínea europea que volará sin escalas al citado país asiático. La línea tendrá una frecuencia de tres veces por semana desde el aeropuerto de Vantaa-Helsinki y, en principio, será temporal, hasta el 27 de octubre.

Con esta nueva línea, Finnair sumará doce destinos en Asia (Pekín, Shanghai, Hong Kong, Tokio, Osaka, Nagoya, Delhi, Seúl, Bangkok y Singapur) y la apertura del destino vietnamita representa un claro posicionamiento ante las expectativas que se prevén para el citado país asiático, del que la consultora PWC ha vaticinado el crecimiento más rápido del mundo hasta 2025. Otro aliciente de la nueva línea será la ciudad de Hanoi como destino turístico.

Finnair expande su presencia en el atractivo mercado asiático

Foto: Finnair

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al selecto mundo de los aviones corporativos pertenece este bonito jet privado Bombardier BD-700 1A11 Global 5000, al que nuestro estimado amigo y colaborador Óscar Martínez captó recientemente en el aeropuerto de Barcelona. Como todos los de su clase, tiene capacidad trasatlántica y nada tiene que envidiarle a otros aviones comerciales de su mismo o parecido rango.

Número de serie 9.140 y matrícula N50DS, entró en servicio en 2004. Figura como propiedad de First Southeast Aviation Corp., sociedad con sede en Tampa (Florida, EE.UU). Puede alojar a ocho pasajeros y está propulsado por dos motores BMW Rolls Royce BR700. Existen poco más de 400 aviones de este modelo fabricados por Bombardier Aerospace. El precio de catálogo es de unos 40 millones de dólares.

Es un avión bonito y líder destacado en los jets de su categoría

Foto: Óscar Martínez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Dice el presidente de la República de Francia, y no le falta razón, que “Airbus es un orgullo nacional y europeo”. La declaración viene a cuento con motivo de la reciente firma del macro contrato de 230 aviones de la familia Airbus A-320neo para la compañía indonesia Lion Air, del que ya nos hicimos eco en esta misma sección. Un contrato que, según se ha informado, permitirá crear cinco mil nuevos puestos de trabajo en Francia en la próxima década.

No le van mal las cosas al consorcio europeo EADS, en el que también participa España. Airbus ha recibido 9.400 pedidos de la familia A-320, de los que ya ha entregado 5.400 aviones a algo más de 380 compañías y operadoras de todo el mundo. Hace poco, Airbus anunció un contrato con las compañías Lufthansa y Turkish para 82 aviones A-320 y A-321 por importe de algo más de siete mil millones de euros.

La familia A-320 se ha convertido en un duro competidor del Boeing B-737

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Intuíamos, por la experiencia que tenemos en los asuntos de aviación comercial, que la propuesta del Gobierno de Canarias para que la las líneas aéreas entre Canarias y la Península fueran declaradas Obligaciones de Servicio Público (OSP), no podía prosperar. Y hoy, el consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel, así lo ha confirmado, puesto que no se dan las condiciones propicias para ello, ya que existen cuatro compañías aéreas y la Comisión Europea, que nos mira con lupa, no admitiría tal pretensión.

Domingo Berriel, a quien tenemos por un político serio y consecuente en sus actuaciones, y que en los últimos tiempos ha profundizado mucho en el conocimiento de la gestión del transporte aéreo, entiende que “hay que ser realistas” y en los momentos actuales la mejora en el servicio depende de las compañías aéreas, a las que sí es factible que el Gobierno de Canarias plantee a través del Ministerio de Fomento la conveniencia de fijar unos umbrales mínimos tanto en frecuencias como en tarifas. Sin olvidar que, primero y último, guste o no, prima la rentabilidad en las líneas.

Iberia Express tiene tres vuelos semanales La Palma-Madrid, que pueden ser dos

Ese es un tema en el que, conociendo la forma de actuar de la ministra Ana Pastor, podemos esperar buenas noticias, que redundarán sin duda en beneficio de los usuarios. Lo que no alcanzamos a entender muy bien es la posición del diputado regional José Miguel Ruano cuando se refiere a que Iberia opera como monopolio en la terminal T-4. Iberia opera allí como lo hacen otras compañías aéreas de la alianza Oneworld, porque así lo decidió AENA en el proceso de reorganización del aeropuerto de Barajas. Del mismo modo que Air Europa –y la desaparecida Spanair, de la que nunca los canarios valoraremos lo suficiente lo que esta compañía representaba para la conectividad del archipiélago– opera en la T-2, a nuestro modo de pensar más cómoda para los pasajeros de Canarias que la macroterminal T-4.

Sus señorías harían bien en saber, al margen de las condiciones normativas y las  limitaciones jurídicas de la Comisión Europea –como bien apuntó la diputada Mayte Pulido– que la Obligación de Servicio Público puede acarrear la consecuencia de que no se presente compañía alguna al concurso. Y eso es lo que podría suceder en el caso de la línea La Palma-Madrid, en la que, y en eso tienen razón, el número de frecuencias que en la actualidad tiene Iberia es insuficiente para los intereses de la isla. Bien es verdad que, posiblemente, los números de la compañía sean otros –coeficiente de ocupación, abanico tarifario, ingresos medios, costes operativos…– y no están los tiempos para pedir esfuerzos a fondo perdido.

Otra cosa es que, si desde La Palma se hubieran hecho mejor las cosas de lo que las hacen algunos políticos, podrían existir ahora fórmulas bien negociadas y seguras para evitar la fase de los lamentos y del pataleo, de lo que pudo haber sido y no es. Porque una cosa es retratarse públicamente como hace el diputado José Luis Perestelo –a quien, por cierto, hacía mucho tiempo que no veíamos hablar en defensa de su isla– y otra bien distinta conjugar a satisfacción los intereses generales de La Palma en materia de transporte aéreo y los de Iberia, en este caso. Claro que, para ello, es preciso poner al frente a personas capacitadas, con las ideas claras y una decidida voluntad de esfuerzo, trabajo y afán de superación.  Y de amor por su tierra, con todo lo que ello implica. Y las hay, que conste.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ryanair mantiene su apuesta por el fabricante norteamericano Boeing y su familia B-737neo y ha hecho pública la noticia de un contrato para 175 nuevos aviones, llamados a sustituir a 75 unidades de la flota actual, compuesta por 305 unidades. En EE.UU. están contentos con la buena nueva y han debido olvidarse de las ofensas que en su día hizo Michael O’Leary cuando los llamó “banda de idiotas”, tras el fracaso de las negociaciones para comprar doscientos nuevos aviones.

Por lo que se comenta en los medios aeronáuticos especializados, la financiación ha sido un tema clave del nuevo contrato y de otros anteriores y se supone que las condiciones conseguidas por la compañía irlandesa han sido excelentes para sus intereses, a base de importantes descuentos en los precios de catálogo. De acuerdo con los términos del contrato, Ryanair tendrá en 2018 algo más de cuatrocientos aviones de la familia B-737 y habrá generado algo más de tres mil nuevos empleos.

El éxito indiscutible del modelo -800, cuya eficiencia y fiabilidad está fuera de duda, ha permitido la gran expansión de Ryanair, que prevé transportar cien millones de pasajeros a partir de marzo de 2019. Los nuevos aviones ofrecerán servicio wi-fi a bordo, que habrá que pagar aparte, como es de suponer. Ryanair mira hacia adelante después de que se haya frustrado su interés por comprar Aer Lingus, operación bloqueada por la CE.

El avión Boeing B-737-800 ha favorecido el crecimiento de Ryanair

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un pedido en firme de 234 aviones de nueva generación de la familia Airbus A-320 por parte de la compañía indonesia Lion Air, uno de los mayores contratos de la aviación comercial, ha merecido honores de altos vuelos, pues el acto de la firma del contrato se celebró en el Palacio del Eliseo en presencia del presidente de la República de Francia, François Hollande. Y no es para menos. El contrato no sólo garantiza carga de trabajo para varios años, sino que potencia la figura del modelo como avión eficiente y competitivo.

Por lo que se ha publicado, se trata de 109 aviones Airbus A-320neo, 65 aviones A-321neo y 60 aviones Airbus A-320neo, por un valor, a precio de catálogo, de 18.400 millones de euros. La compañía contratante, una “low cost” de Indonesia con uno de los índices de crecimiento más notables, vuela a más de setenta destinos del sudeste asiático.  El calendario de entregas comienza a finales de 2015. El contrato pone de manifiesto, además, el vigor de la economía de la región, pues a comienzos de 2012 Lion Air encargó 230 aviones Boeing B-737neo por valor de 16.300 millones de euros.

El contrato de Lion Air con Airbus es uno de los mayores de la historia

Foto: Airbus industrie

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia ha estrenado hoy su flamante avión Airbus A-330 en una línea trasatlántica y lo ha sido en la línea Madrid-Boston, la misma que estrenó hace cuarenta años el trimotor Douglas DC-10. La compañía tiene dos aviones del citado modelo en su programación y después de volar en líneas europeas, ha llegado el momento de cruzar el charco. Además de Boston volará también a Chicago, Nueva York y Miami, mientras que la línea a Los Ángeles seguirá atendida por el modelo A-340.

Como ya hemos publicado en esta misma sección, los nuevos aviones Airbus A-330 de Iberia tienen una configuración de 242 plazas en clase turista y 36 plazas en clase business, dotada de nuevas butacas que se convierten en camas planas de casi dos metros de longitud. Una versión de nueva generación del Douglas Sleep Transport de los años treinta. Durante el vuelo los pasajeros tienen acceso a internet, conectividad GSM y recepción de mensajes a través de dispositivos personales.

Iberia ha estrenado hoy su primer A-330 en una ruta trasatlántica

Foto: Iberia