Juan Carlos Díaz Lorenzo

Es posible que Islas Airways vuelva a volar en algunas líneas interinsulares a partir del próximo mes de mayo. Es una buena noticia para las comunicaciones aéreas de Canarias, si es que finalmente sucede así. Ojalá, insistimos, pues ya hemos probado la medicina con la que la marca comercial Binter Canarias ha atendido a su clientela en régimen de monopolio de facto durante los últimos seis meses.

Nos da igual que se llame Islas Airways o que sea otra compañía con la debida fiabilidad y seriedad la que irrumpa en los cielos canarios y permita a los pasajeros elegir para sus desplazamientos. Durante este tiempo, Binter ha demostrado el poco aprecio que siente por el público en las actuales circunstancias con la aplicación de tarifas abusivas, que últimamente ha suavizado un poco en algunas franjas horarias, ante el clamor y el malestar que existe en contra suya.

Aviones de Islas Airways estacionados en el aeropuerto de Gran Canaria

No debemos olvidar algunos parámetros importantes que concurren en estos momentos. Existe una notable contracción en el transporte aéreo y la estructura de costes –combustible, seguros, leasing de aviones, tarifas aeroportuarias…– se mantiene sin grandes cambios, a excepción de los salarios de las tripulaciones, que han bajado sustancialmente. Los tiempos de los pilotos con sueldos elevados hace tiempo que se han acabado. Al menos en Canarias. De hecho, Naysa y Canair son dos “low cost” salariales. Y algo más: las navieras han dado una vuelta de tuerca al transporte marítimo bajando tarifas, de modo que en algunas líneas es una opción absolutamente factible ante la carestía del transporte aéreo.

Ojalá Islas Airways recupere la confianza de sus pasajeros –asunto muy importante– y la compañía consiga mantener su presencia y cuota de ocupación en las líneas interinsulares. Intuimos que les espera un trabajo titánico y nos alegramos por partida doble: por los usuarios y, especialmente, por la plantilla de la empresa, que ha sufrido lo indecible. Por lo que leemos, no habrá movimientos sin el visto bueno de un bufete de abogados que ha puesto orden y coordina las acciones legales oportunas.

Escuchamos también ecos del posible nacimiento de Aerocanarias, que parece ya no quiere comerse el universo con una abultada inversión de 40 millones de euros, como inicialmente se había comentado. Es típico que las primeras noticias sean las de volar a todos lados desde Canarias, como si fuéramos el centro del mundo. Ojalá fuera así. Otro gallo nos cantaría, aunque es de advertir que este negocio hay que entenderlo y tener mucho cuidado con los movimientos que se hacen, pues cualquier anomalía pasa factura y en muchos casos supone el final de la experiencia.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Este avión Airbus A-310 de matrícula portuguesa realiza en estos días servicios para la compañía española Vueling y aquí lo vemos en corta final a punto de aterrizar en el aeropuerto de Barcelona, en imagen tomada por nuestro estimado amigo y colaborador Óscar Martínez. Es bastante frecuente, por diversas causas, que una compañía alquile aviones a otra e incluso existen compañías que se dedican exclusivamente a alquilar aviones a terceros.

Este avión Airbus A-310 –serie 304 es un veterano de 24,4 años, pues realizó su primer vuelo el 9 de noviembre de 1998 y se estrenó el 1 de marzo de 1989 con la compañía TAP Portugal (CS-TEJ) y bautizado con el nombre de “Pedro Nunes”. Desde junio de 2008 vuela para White (PR-WTA, CS-TQV), alquilado en régimen de “leasing” a DAP. Está configurado en 225 asientos en clase turista y 12 en preferente y propulsado por dos motores General Electric CF6-80C2A2.

Bonito encuadre del avión A-310 de White, a punto de aterrizar en Barcelona

Foto: Óscar Martínez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace tiempo que Air Europa se ha convertido en una clara alternativa a Iberia en las líneas Canarias-Península. Hemos disfrutado de magníficos vuelos a bordo del Boeing B-737 serie -800, un modelo extraordinario y de gran rendimiento y aceptación por el público. Hemos disfrutado también de la profesionalidad y el buen hacer de sus tripulaciones técnicas y auxiliares, del servicio a bordo y del atractivo de la cabina de pasajeros.

Aunque en menos ocasiones hemos tenido también la oportunidad de volar en el avión Airbus A-330 serie -200, que es un modelo que nos cautiva mucho y que se ha convertido en la estrella de las comunicaciones aéreas entre Canarias y la Península –como en otro tiempo lo fue el avión Airbus A-340 de Iberia–, así como en las líneas trasatlánticas que cubre la compañía del Grupo Globalia a varios destinos latinoamericanos.

Airbus A-330 EC-JQG entrando por la pista 3-0 de Tenerife Norte

Contacto positivo del tren de aterrizaje con la pista del aeropuerto

El avión rinde homenaje a la ciudad de Estepona-Costa del Sol

El avión, en su carrera de frenada por la pista del aeropuerto de Los Rodeos

Además, hoy ha sido un día en el que dos de estos aviones, con un intervalo de apenas diez minutos, han atendido a primera hora de la mañana la línea Madrid-Tenerife Norte-Madrid, con una oferta de casi seiscientos asientos. Pensamos que no deben irle mal las cosas a Air Europa cuando dispone de dos aviones de este modelo para atender la demanda existente, a pensar de la contracción que ha experimentado el mercado dada la crisis en la que nos encontramos.

El segundo Airbus A-330 de la mañana, apenas diez minutos después

Se repite la operación y se cumplen los procedimientos con total precisión

En la maniobra de frenada también se refrescan los motores

Momento de la concidencia gráfica de los dos aviones en Tenerife Norte

Bien temprano, nuestro estimado amigo y colaborador Tave Myliu esperaba la llegada de ambos aviones en el punto fijado. Buen trabajo el de este entusiasta de los aviones, como pueden apreciar nuestros amables lectores. El primero en entrar fue el avión matrícula EC-JQG “Estepona-Costa del Sol” –comandante, Bartolomé Berga y copiloto Alfonso Guil– y el siguiente matrícula EC-KOM –comandante, Jesús García y copiloto Alejandro Villate–, con capacidades para 275 pasajeros en clase turista y 24 en clase business. Son aviones que Air Europa estrenó de fábrica, el primero hace 7,1 años y el segundo hace 4,9 años.

Bonito encuadre del avión EC-JQG alcanzando el punto de espera antes del despegue

Este modelo de avión se ha revelado un gran éxito de Airbus

Visto a crujía, preparado para iniciar la carrera de despegue

La torre ha autorizado el despegue, comienza la carrera para rotación

El avión se encuentra en plena maniobra de rotación

El milagro de la aviación se ha consumado, una vez más

En régimen de ascenso al nivel asignado en el plan de vuelo

Fotos: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el 90º aniversario de la compañía finlandesa Finnair –que se cumplirá el próximo primero de noviembre–, el consejo de administración ha nombrado consejero delegado a Pekka Vauramo, en sustitución de Mika Vehvuläinen, dimitido en el pasado mes de enero después de tres años al frente de la aerolínea, informó la compañía en un comunicado.

Pekka Vauramo (1958) dirige desde 2010 la filial en Hong Kong de la compañía Cargotec, dedicada a la fabricación de equipos de carga para mercancías. El nuevo consejero delegado asumirá su responsabilidad el próximo 1 de junio y como los finlandeses son así de transparentes, también se ha hecho público cual será su sueldo: 51.500 euros brutos mensuales más incentivos del 30 % de su salario base en funciones de objetivos a corto y medio plazo.

Pekka Vauramo, nuevo consejero delegado de la aerolínea Finnair

Finnair es una gran compañía y está considerada la más segura del mundo

Todo parece indicar que el nuevo consejero delegado es el candidato idóneo. Klaus Heinemann, presidente del consejo de administración de Finnair, ha dicho que Pekka Vauramo “tiene una larga experiencia internacional en logística y comercio en los mercados globales. Su sólida experiencia en los mercados asiáticos, combinada con su capacidad de liderazgo, son un complemento perfecto para Finnair”.

La aerolínea finlandesa está inmersa en un ambicioso programa de ahorro destinado a recortar sus costes operativos y mejorar su rentabilidad, concentrando su negocio en la expansión de sus rutas asiáticas, utilizando para ello el aeropuerto de Vantaa-Helsinki. El programa incluye una reducción de la plantilla, recortes salariales y el traspaso de un tercio de sus vuelos europeos a la aerolínea Flybe. Todo lo cual ha permitido a Finnair lograr en 2012 su primer beneficio después de cuatro años consecutivos de pérdidas acumuladas.

Fotos: Finnair

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El modelo Airbus A-321, el mayor de la familia A-320, está presente en la flota de Iberia desde julio de 1999, cuando se incorporó el avión serie -211 matrícula EC-HAE, luego rematriculado EC-HUI y bautizado con el extenso nombre de “Comunidad Autónoma de La Rioja”. A nuestro entender, “La Rioja” es suficiente y de hecho ya existió un avión Boeing B-727 con dicho nombre, matrícula EC-CFB, que llegó a la compañía –la gran Iberia de entonces– en enero de 1974.

En la foto de Tave Myliu vemos a uno de los aviones A-321 de Iberia en corta final en el aeropuerto de Gran Canaria. Número de serie 2.472 y matrícula EC-JGS, realizó su primer vuelo el 13 de abril de 2005 y ese mismo día fue entregado en régimen de leasing a Iberia bautizado con el nombre de “Guadalupe”. Es decir, dentro de poco más de un mes cumplirá ocho años de servicio en la compañía. Tiene una configuración de 186 asientos y está propulsado por dos motores CFMI CFM56-5B3P.

Airbus A-321 de Iberia “Guadalupe”, a punto de aterrizar en Gran Canaria

Foto:  Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Samoa Air es una pequeña compañía del país de su mismo nombre en el Pacífico Sur y la primera en el mundo, que sepamos, que cobra a sus pasajeros según lo que pesen. Es decir, no se paga tarifa por el asiento, sino que primero hay que pasar por la báscula y en función del peso corporal el pasajero pagará más o menos.

Dice Samoa Air que esa es la manera más justa de volar. En el momento de comprar el billete, los pasajeros tienen que declarar su peso y la tarifa resultante será la suma del peso y la duración del vuelo. Para evitar triquiñuelas, con independencia del peso declarado, al llegar al mostrador de facturación hay que subirse a la báscula, como si de una maleta de tratara.

En Samoa Air se vuela al peso. Curiosa iniciativa comercial, única en el mundo

Las tarifas son las siguientes: un dólar por kilo en los trayectos cortos y hasta 4,6 dólares por kilo en los trayectos más largos. El equipaje va incluido en el precio a pagar por el peso corporal. La medida entró en vigor en enero pasado y según el director de la compañía, “los vuelos son más seguros”. Parece que la idea gusta, sobre todo a las familias, pues los más beneficiados son los niños, que pesan poco.

Samoa Air remonta sus orígenes a 1987 y su primera etapa se cerró en septiembre de 2003. Desde mediados de 2012 opera de nuevo con aviones Britten Norman Islander (BN2A) y Cessna 172. Las comodidades a bordo son las mínimas en aviones de este tipo. La compañía tiene su base en Pago Pago y vuela a la Samoa americana, Tonga, Niue, Tokelau, Wallis y Futuna y las islas Cook.

Foto: Samoa Air

¿Aerocanarias?

2 abril 2013

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hemos leído la exclusiva que publica preferente.com que, con todo el respeto que nos pueda merecer una iniciativa privada en el transporte aéreo, la vemos inviable. ¿Por qué? Por lo ambicioso de sus pretensiones: capital canario, una inversión de 40 millones de euros y una flota compuesta por aviones Embraer ERJ-170, Airbus A-320 y Airbus A-330, con la finalidad de crear un “hub” en Canarias para el corto, medio y largo radio.

Lo curioso del caso es que “la presentación de la aerolínea está programada para dentro de pocas fechas, aún a la espera de obtener el AOC y los permisos europeos”. La iniciativa pretende llenar el hueco de la desaparecida Spanair e Islas Airways. Con los aviones ERJ-170 pretenden volar entre islas e incluso a la Península en líneas que no sean de alta densidad; con la flota A-320, a destinos medios y con la flota A-330, cruce del Atlántico y mercado nórdico.

preferente.com publica una imagen de la librea de los aviones

No se trata de una “low cost”, agrega la información. Sinceramente, no lo creemos. Cada cierto tiempo aparecen noticias de este corte que luego se disuelven en el éter. Tal y como están las cosas, ¿una inversión de 40 millones de euros?, ¿capital canario?, ¿volar entre islas con aviones reactores?, ¿y las obligaciones de servicio público? … Hace tiempo que nos hemos vuelto aquinianos para estas cuestiones. Y si nos equivocamos, no tendremos inconveniente en reconocerlo.

Algunas iniciativas para el transporte aéreo interinsular, con una inversión factible, están latentes pero no consiguen remontar el vuelo. Hay monopolio de facto de la marca comercial Binter para rato. Porque, ya sabemos, Naysa y Canair son dos compañías “low cost” salariales al servicio de la primera. Mientras tanto, un vuelo La Palma-Gran Canaria-La Palma está disponible a la módica cantidad de algo más de 120 euros para el próximo fin de semana. Es decir, más caro que viajar a Madrid.

Foto: preferente.com   

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace unos días hizo escala en el aeropuerto internacional de Barcelona este avión Boeing B-747 serie -400 carguero de la compañía japonesa NCA, al que el “spotter” Rubén Cabrera Jiménez captó mientras rodaba. Vino vacío de Amsterdam Schippol y siguió viaje a Doha (Qatar). Como conocen nuestros lectores, además de emblemático avión de pasajeros, el legendario “Jumbo” también tiene gran demanda como transporte de carga.

Número de serie 36.132 y número de línea 1.394, realizó su primer vuelo el 15 de octubre de 2007. Tiene, por tanto, 5,5 años de vida aeronáutica. El día 29 del citado mes se estrenó con la compañía Nippon Cargo Airlines (NCA), bautizado con el nombre de “NCA Apollo” y matrícula JA05KZ. Tiene una librea muy llamativa en blaco y azul y pertenece a la versión denominada -4KZF y está propulsado por cuatro motores General Electric CF6-80C2B1F.

Boeing B-747 carguero de NCA rodando por las pistas del aeropuerto de Barcelona

Detalle de la sección delantera del “Jumbo” carguero de NCA

Fotos: Rubén Cabrera Jiménez