Juan Carlos Díaz Lorenzo

A partir del próximo 14 de octubre, la marca comercial Binter volará una vez a la semana a Dakar (Senegal) desde Gran Canaria. Lo hará en un avión CRJ-200 de 50 plazas alquilado a Air Nostrum, con una duración estimada del vuelo de dos horas y diez minutos. Como es sabido, Senegal es uno de los países africanos más atractivos y desde hace mucho tiempo existe presencia comercial canaria en la zona, con interesantes resultados.

La distancia desde Gran Canaria a Senegal es de unos 1.800 kilómetros, casi tanta como desde Canarias a Madrid. El vuelo será cada lunes, con salida a las 10,30 h y regreso el mismo día a las 15,30 h. La marca comercial Binter vuela a otros ocho destinos internacionales: Marraquech, Casablanca, Agadir y El Aaiún (Marruecos), Banjul (Gambia), Praia (Cabo Verde) y Lisboa y Madeira (Portugal).

Binter Canarias amplía sus destinos internacionales con el apoyo de Air Nostrum

Foto: Alejandro Hernández León (ariliners.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En febrero de 1967, Iberia constituyó una ponencia formada por tres consejeros de la compañía y otros tantos de AVIACO, para examinar con detenimiento si convenía remozar o renovar la totalidad o parte de la flota Convair 440. La ponencia se denominó la “comisión de los generales”, debido a que todos ellos eran generales del Ejército del Aire.

Su primera decisión fue desestimar la sustitución del motor del Convair por nuevos motores turbohélices, por considerar que ello paliaría, pero no resolvería, los problemas técnicos que habían aflorado en el verano anterior. Al final se impuso el criterio de renovar progresivamente la flota Convair 440 por aviones turbohélices nuevos, decidiéndose un número entre seis y diez aeronaves, frente a los 21 existentes.

Iberia solicitó ofertas a los fabricantes de aviones turbohélices disponibles para su entrega a corto plazo y recibió dos propuestas concretas: Fokker F-27, de Fokker y HS.748, de Hawker Siddeley. Desde el punto de vista técnico, los dos modelos eran equiparables, por lo que los fabricantes afinaron sus ofertas económicas con la finalidad de lograr el contrato

La balanza, finalmente, se inclinó a favor del fabricante holandés, como consecuencia de los informes técnicos y de las apetencias de los pilotos, así como del óptimo rendimiento de este modelo que operaba la compañía Spantax, que había recibido su primer avión en noviembre de 1966, bautizado con el nombre de Islas Canarias, siendo dedicado a vuelos chárter interinsulares y a la vecina costa africana.

El 15 de marzo, Iberia firmó un contrato con Fokker para la fabricación de ocho aviones de la serie -400, de 44 plazas cada uno, dotados de portón lateral para su posterior conversión en cargueros. El precio unitario era de 74 millones de pesetas, fijándose los plazos de entrega entre septiembre de 1967 y mayo de 1968.

La base de operaciones y mantenimiento se estableció en el aeropuerto de Gran Canaria. En poco tiempo la operación interinsular alcanzó unas altas cotas de puntualidad y regularidad y los turbohélices F-27 se convirtieron durante años en los aviones más entrañables de las Islas. Con ellos, Iberia inauguró los nuevos aeropuertos de Fuerteventura, en septiembre de 1969; La Palma, en abril de 1970 y El Hierro, en diciembre de 1972.

Iberia había previsto, asimismo, la incorporación del Fokker F-27 a la línea Málaga-Melilla, aunque desistió después de realizar varios vuelos de prueba, renovando el contrato que mantenía con la compañía Spantax, que operaba con aviones canadienses Twin Otter y Dash-7.

El avión F.27 EC-BOD, en las horas siguientes a su accidente en La Palma

De la flota Fokker F-27 de Iberia, sólo uno de ellos sufrió un accidente de importancia, aunque sin víctimas y ocurrió en el aeropuerto de Buenavista, en La Palma, en la víspera del día de Reyes de 1970. En el momento de tomar tierra, un fuerte viento racheado impidió el aterrizaje con normalidad y el avión –matrícula EC-BOD, “Río Guadina”– cayó por el talud de la cabecera norte de la pista. Aquella situación provocó la rápida apertura del nuevo aeropuerto de Mazo, entonces todavía en construcción y sin la carretera de acceso por Santa Cruz de La Palma. La foto de Tomás Ayut que acompaña nos hace revivir aquel suceso que sigue vigente en la memoria colectiva de la isla.

La profesionalidad de los pilotos del legendario Fokker F-27 –tanto en la etapa de Iberia, como después en Transeuropa y en AVIACO– se puso de manifiesto en numerosas ocasiones, especialmente en aeropuertos difíciles como El Hierro, que entonces sólo tenía una pista de 1.050 metros; Buenavista, en La Palma, considerado un auténtico portaaviones anclado en tierra y Los Estancos, en Fuerteventura.

Foto: Tomás Ayut / Archivo Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En los últimos años estamos acostumbrados a ver cada vez que llega el verano a estos aviones Air Tractor AT-802AF, convertidos en eficaces medios en la lucha contraincendios. En la foto de nuestro estimado amigo y colaborador Tave Myliu vemos al aparato matrícula EC-IXG, propiedad de Trabajos Aéreos Martínez Ridao, con base de operaciones en el aeropuerto de La Gomera.

El avión monomotor está diseñado para trabajos agrícolas, aunque también ha sido adaptado para la lucha contra los incendios forestales. Es producto del fabricante norteamericano Air Tractor y y el prototipo realizó su primer vuelo en octubre de 1990. Existen cinco versiones y el que vemos en la imagen es un “Fire Boss”, equipado con flotadores. Otro modelo, denominado AT-802U, está blindado y puede montar armamento.

Air Tractor AT-802AF “Fire Boss”, equipado con flotadores

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El tour operador mayorista Good Fly informa de que ha programado nuevos vuelos directos para enlazar Tenerife, Berlín, Roma y Londres a partir del próximo mes de octubre. Pretende con ello cubrir huecos en los que no existen vuelos directos u otros que dejarán de estarlo en breve, evitando escalas intermedias y facilitando una mejor conectividad. 

Good Fly, sociedad fundada en 2010 y con sede en Burgos, ha aparecido en el espacio aéreo nacional ofertando vuelos en varias rutas nacionales, entre ellos Badajoz-Tenerife Norte, operados por aviones MD de la compañía Bulgarian Air Charter. Anteriormente ha operado con un avión Saab 340 de Sky Taxi (2011) y un avión Fokker F-50 de Minoar Air. 

El tour operador Good Fly basa su operatividad en Bulgarian Air Chárter

Foto: Maximilian Hartmann (planespotters.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hemos leído en estos días los planes que tiene el consorcio IAG, liderado por Bristish Airways, para potenciar la compañía Vueling con 120 nuevos aviones, de ellos 62 en firme y 58 opcionales, después de que se hiciera con el control de la misma tras una opa lanzada en julio pasado. En ningún momento se nombra a Iberia, lo que siembra una mayor incertidumbre y hace pensar que a la compañía española en manos de sus actuales gestores todavía le queda una larga travesía del desierto. 

Sigue Iberia envuelta en negros nubarrones que dificultan su futuro

Tampoco se nombró a Iberia el pasado mes de abril como destinataria de alguno de los 18 aviones Boeing B-787 y 18 aviones Airbus A-350, que estarán destinados exclusivamente a la compañía británica. Dicen las cabezas pensantes del holding IAG que no habrá novedades de flota en Iberia mientras el plan de reestructuración no alcance sus objetivos y para ello tendrá que reducir sus costes y situarse en una posición de crecimiento rentable. 

En julio pasado, según los datos publicados, Vueling aumentó el número de pasajeros transportados en un 17,8% con respecto a igual periodo del año anterior. Iberia, sin embargo, perdió el 19,3% de pasajeros transportados por kilómetro, debido, en parte, a la reducción de rutas. Vueling ha logrado posicionarse mejor en aquellos mercados de crecimiento en los que la competencia se muestra débil y reduce capacidad. 

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como conocen nuestros lectores, el avión McDonnell Douglas MD-11, sustituto del entrañable Douglas DC-10, no alcanzó las expectativas que se habían puesto en él. Apenas suman doscientas las unidades fabricadas en cinco versiones y eso que es un modelo bastante mejorado respecto de su predecesor, del que entre otras cosas se diferencia por su fuselaje algo más largo y las puntas de ala en forma de “winglets”.

De todos modos, apasiona verlo y así lo entiende nuestro estimado amigo y “spotter” Tave Myliu, que ha captado esta bonita imagen del avión MD-11CF de Martinair Cargo (PH-MCP), una filial de Martinair Holland, estacionado en el aeropuerto de Tenerife-Sur. Número de serie 48.616 LN:577, está propulsado por tres motores General Electric y está en vuelo desde el 22 de diciembre de 1994, fecha en la que fue entregado a su compañía operadora. 

La librea de Martinair Cargo resalta notablemente la estampa del avión

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El consorcio IAG, propietario de British Airways, Iberia y Vueling, ha firmado un contrato con Airbus para la fabricación de 220 nuevos aviones de la familia A-320, de los cuales 120 estarán destinados a Vueling, controlada desde hace poco por el citado consorcio.  Se había especulado con la adquisición máxima de 60 unidades, pero no el doble, por lo que la sorpresa dentro y fuera de la compañía ha sido notable.

Por lo que se ha informado, el acuerdo comprende 62 aviones en firme que serán entregados entre 2015 y 2020 y otras 58 opciones. No ha trascendido el importe de la operación, pero a precio de catálogo cada Airbus A-320ceo está a 81,8 millones de dólares y cada Airbus A-320neo, a 92 millones de dólares, aunque se sabe que IAG ha conseguido un sustancioso descuento dado el cliente de que se trata y el monto total de la operación.

¿El salto de Vueling es a costa de Iberia? Esa es la pregunta que acompaña a la noticia

El resto del contrato, con un centenar de aviones opcionales, estará a disposición de las compañías que integran el grupo. En su mayoría cubrirán las necesidades de British Airways. De Iberia se dice poco, a la espera de que los resultados mejoren, aunque esta operación a favor de Vueling hace cundir todavía un mayor desánimo sobre el futuro de la maltratada compañía española. IAG también ha cerrado otros contratos para comprar aviones de largo radio Boeing B-787 y Airbus A-350, sin que hasta el momento se nombre de Iberia como posible destinatario de algunos de ellos.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicio Aéreo (Conviasa) está llamada a asumir el protagonismo de la línea aérea bandera de Venezuela, como en el pasado lo fue Venezolana de Aviación (Viasa), que sucumbió inmersa en una grave crisis financiera cuando su gestión y propiedad era de la española Iberia. El levantamiento de la prohibición de volar a Europa da alas a la nueva compañía, que pretende proyectar la imagen de Venezuela en el exterior y convertirse en la aerolínea de referencia.

En su habitual lenguaje, el presidente de Venezuela ha dicho en estos días que “Viasa fue la línea aérea de Venezuela. De un día para otro la derecha neoliberal decidió sorprender al país, la vendió y la privatizó a Iberia (…) Vendieron Viasa a precios de gallina flaca. Iberia la compró para quebrarla, la quebró y entonces Iberia se agarró las rutas internacionales de Viasa. Botaron a los trabajadores y no les pagaron prestaciones sociales”.

Durante su existencia, Viasa fue un referente de Venezuela en el exterior

Viasa fue liquidada en 1997, después de haber sido privatizada por el Gobierno de Carlos Andrés Pérez, en 1989, como parte de las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI). Por esta razón quedaron muchos trabajadores en la calle y el país sin la destacada posición que entonces tenía en el mapa aeronáutico mundial. Años después, en tiempos del difunto presidente Hugo Chavez, surgió Conviasa para tratar de reubicar a Venezuela en una posición más destacada.

“Conviasa debe ser una línea poderosa nacional e internacionalmente. Tenemos que cumplir el plan que nos dejó el comandante Chávez de convertirla en la línea aérea bandera de Venezuela, de nuevo”, dijo Nicolás Maduro, quien encargó al ministro para el Transporte Acuático y Aéreo, Hebert García Plaza, que siga trabajando para que la compañía estatal Conviasa opere progresivamente con mejores resultados. En breve se abrirá una nueva línea Maiquetía-Panamá-Managua y otra desde Manaus, para atraer a los turistas del norte de Brasil, que optan por la isla de Margarita como destino de vacaciones.

Foto: Archivo Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una mayoría de las compañías aéreas regionales de medio mundo han elegido el avión turbohélice ATR-72 como el modelo más eficiente para sus servicios. En Europa es líder absoluto y hace tiempo que ha ganado la batalla a otros competidores. En España sucede lo mismo. A Binter Canarias llegó cuando la compañía era propiedad de Iberia y propició su crecimiento y Air Nostrum se ha decantado finalmente, después de haber volado también con los aviones Fokker F-50 y Dash-8 serie-300.

En la foto de nuestro estimado amigo y colaborador Óscar Martínez, vemos al avión ATR.72 serie -600 matrícula EC-LRU a punto de aterrizar en el aeropuerto de Barcelona. Precisamente, Air Nostrum es la primera compañía española que opera el nuevo modelo de ATR, convertido en la apuesta de futuro del fabricante franco-italiano. Número de serie 1.032, realizó su primer vuelo el 21 de junio de 2012 y está propulsado por dos motores P & W 127M.

El avión ATR-72 serie -600 EC-LRU, a punto de aterrizar en Barcelona

Foto: Óscar Martínez

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Dado lo inusual de la presencia de un avión de su clase en los aeropuertos canarios, la estancia del bimotor Antonov AN-18 serie 100EM del Ministerio de Emergencias de Rusia en Tenerife Norte levantó una notable expectación, alentada por el poder de convocatoria de las redes sociales. Nuestro estimado amigo y colaborador Tave Myliu lo captó también en la maniobra de despegue, como apreciamos en las fotos que acompañan.

El avión, matrícula RF-32815 y número de serie 42-02, es el primero de dos unidades del citado Ministerio de Emergencias de Rusia. Bautizado con el nombre de “Alexander Pokryshkin” (1913-1985), rinde homenaje al legendario aviador de la Segunda Guerra Mundial, laureado tres veces con el título de héroe de la Unión Soviética, que consiguió 64 victorias en combate. Este modelo, en concreto, tiene un alcance de 4.400 kilómetros y un peso máximo al despegue de 43,7 toneladas y capacidad para 75 pasajeros. 

El moderno bimotor de ala alta es una apuesta de la aeronáutica rusa del siglo XXI

Detalle del morro. El avión es un Antonov AN-148 serie 100EM

El avión, en la fase de rotación, despegando por la pista 12 de Tenerife Norte

Es un avión bonito y de los que más posibilidades tiene en el mercado

Fotos: Tave Myliu