Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las autoridades aeronáuticas de Venezuela y las compañías aéreas extranjeras que operan en el país están revisando por separado las tarifas de los billetes, aunque será el Instituto de Aeronáutica Civil (INAC), quien decidirá si las aprueba o no y en función de ello otorgará los permisos para que puedan viajar a los aeropuertos de rango internacional, leemos en la edición digital de El Universal.

Los precios de los billetes para salir del país están desorbitados. Ayer, a Portugal con TAP se cotizaba a 50.000 bolívares y a Canadá, con la compañía Air Canadá, a 37.000 bolívares. Air Europa, United y Delta han desbloqueado sus páginas web y ya se puede comprar a través de ella. Avior Airlines, que vuela desde Barcelona a Miami, Panamá, Aruba y Corazao, ofrece billetes desde 23.000 bolívares.

Avior opera cuatro líneas internacionales con base en Barcelona

Foto: Ward Callens

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Air Nostrum, compañía franquiciada de Iberia, ha despedido a un comandante piloto que voló el pasado fin de semana y dio positivo en un control de alcoholemia a su llegada al aeropuerto de Madrid, informa Europa Press, citando a lo manifestado por el portavoz de la citada aerolínea. El avión ATR-72 procedía de Melilla y cuando aterrizó la estaba esperando la Guardia Civil, para someterle a él y al segundo piloto a dicha prueba, en la que el primero dio positivo. La noticia ha corrido como la pólvora. 

Parece ser que “ante la sospecha” de que el comandante piloto había ingerido alcohol, la compañía requirió la presencia de la Benemérita. Por lo visto alguien advirtió del hecho a la salida del avión de Melilla. El caso es que se trata de un episodio aislado y a su llegada e informada la veracidad de la prueba, la dirección de Operaciones lo apartó de la programación y quedó suspendido de actividad. Luego llegó el despido. Air Nostrum dice que se personará en la causa contra el afectado. 

El avión que atiende el vuelo IB-8789 es un ATR-72, como el que vemos en la foto

Foto: Peter Bakema

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Dice Iberia Express, la compañía “low cost” salarial del holding británico IAG, que en el próximo verano incrementará en un 12 % la oferta de plazas en la línea Madrid-La Palma-Madrid y a partir de febrero pasará de dos a tres vuelos semanales. Cuando entre en vigor la programación de verano, el 30 de marzo, serán cuatro frecuencias de abril a junio, cinco en julio y siete en agosto. Mejora el panorama, aunque cuando llegue otoño volverá a las andadas, en el bien entendido de que prima la rentabilidad, como es lógico en una empresa privada. Pero, ¿qué hace para fomentar la ocupación de sus aviones?

Parece ser que la compañía también modificará sus horarios con la intención de conectar con la red nacional y europea de Iberia. Estos cambios se han conseguido después de una reunión entre el nuevo consejero del Cabildo Insular de La Palma, Raúl Camacho y los responsables de la mencionada “low cost”. Dice el joven político palmero –en quien tenemos una gran confianza y confiamos en que pueda afrontar el desafío que tiene, con unas cifras en regresión–, que los directivos de la aerolínea han entendido el planteamiento.

Los aviones de Iberia Express son los más estrechos e incómodos

Ojalá sea así. Al final, como se ha demostrado en reiteradas ocasiones, Iberia Express hará lo que le venga en gana, pues la otrora compañía de bandera no cree en Canarias. Poco le importa la eficacia y efectividad de la línea con La Palma –en realidad, no tiene interés a pesar de la buena tajada que ha sacado de estas islas durante muchos años–, en la que, para tener éxito de verdad, tiene que empezar por bajar los precios de los billetes para los potenciales pasajeros, peninsulares y europeos, a los que viajar a la isla les cuesta una fortuna. Entonces, ¿de qué estamos hablando?

Foto: Alberto Pérez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La aerolínea venezolana Santa Bárbara Airlines (SBA) ha hecho público hoy un comunicado en el que informa de la suspensión temporal de la línea Caracas-Tenerife Norte, que será efectiva a partir del próximo primero de febrero. La compañía ha informado que atenderá a los pasajeros que se vean afectados de acuerdo a las regulaciones aeronáuticas, realizará los reintegros del costo total de los pasajes en la moneda del país de emisión y protegerá a aquellos otros que se encuentran de viaje con otra aerolínea.

Todo parece indicar que la situación por la que atraviesa Venezuela ha provocado esta decisión, que tiene un impacto considerable en el tráfico que la aerolínea mantiene con Canarias, toda vez que es la única aerolínea que vuela directo entre ambos destinos. Otra compañía, Air Canadá, suspendió hace unos días la venta de billetes con origen en el país. En su habitual parafernalia, fuentes gubernativas afirman que “estamos comprometidos a solventar cualquier dificultad, en pro del pueblo”. Lo cierto es que volar desde Venezuela al exterior se ha convertido en un serio problema.

El transporte aéreo con origen en Venezuela atraviesa serias dificultades

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Se están produciendo dudas sobre la desaparición efectiva de la exigencia del certificado de residencia para los pasajeros del transporte aéreo y marítimo de Canarias, después de que el Ministerio de Fomento informara el pasado viernes que se suprime la obligatoriedad de tenerlo en vigor para viajar. Le sustituye el pasaporte o DNI en vigor. Sucede, al parecer, que no todas las compañías tienen implantado el sistema informático que permite hacer las comprobaciones telemáticas necesarias.

Razón por la cual se ha establecido un periodo transitorio hasta el primero de noviembre próximo, para que todas las compañías aéreas y navieras que operan en la red interinsular, y desde otros destinos hacia el archipiélago, adopten el sistema informático de acreditación de la residencia, conocido por las siglas SARA. Hasta entonces será necesario llevar consigo el papel impreso que lo acredita, para su presentación en el momento de la facturación y embarque y con ello evitar sorpresas y disgustos innecesarios. 

La mayoría de las compañías aéreas y marítimas tienen implantado el sistema SARA

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El aeropuerto Tenerife Norte-Los Rodeos recibió una nueva visita de un avión de la Fuerza Aérea de Francia (Armée de l’ Air). En esta oportunidad se trata de un modelo Airbus A-310 serie -304, matrícula F-RADC, en configuración VIP y en servicio militar desde enero de 2001, al que vemos en el momento de aterrizar, en una foto de Tave Myliu. Como veremos a continuación, se trata de un veterano que ha pasado por unas cuantas manos. 

Número de serie 418, realizó su primer vuelo el 22 de julio de 1986. Tiene, por tanto, 27,5 años de vida aeronáutica. Se estrenó en enero de 1988 con la compañía Wardair Canadá (C-FSWD) y en enero de 1990 pasó a Canadian Airlines. En julio de 1991 regresó a Europa y ha volado para GIE-Charly Bail (F-GHUC), Sudan Airways (F-OGQN, marzo de 1992) y Cyprus Turkish Airlines (TC-TMT, mayo de 1996). 

El avión Airbus A-310 francés, en el momento de tomar tierra en Tenerife Norte

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La prensa canaria destaca hoy en primera página la noticia de que ya no será necesario mostrar copia impresa del certificado de residencia, para obtener el 50 % de bonificación al transporte aéreo y marítimo para los residentes de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla. Así lo decidió ayer el Consejo de Ministros a propuesta del Ministerio de Fomento, mediante real decreto ley. Sólo será necesario acreditar la residencia mostrando el pasaporte o DNI en vigor.

La puesta a punto definitiva del Sistema Telemático de Acreditación de Residencia (SARA) permitirá la comprobación y todas las compañías aéreas y marítimas, así como las agencias de viajes, tendrán la obligación de estar conectadas al mencionado sistema. La exigencia del certificado de residencia ha sido muy criticado y considerado “una vuelta atrás” y parte de denuncias de uso indebido a la condición de residente. 

La medida agiliza los trámites para la adquisición de billetes y embarques

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ahora sí es cierto –lo hemos comprobado– que Islas Airways tiene otra vez la autorización para volar (AOC), pero se ha encontrado con un nuevo escollo que pone más difícil su reaparición. Según hemos leído en el diario digital preferente.com, el Ministerio de Fomento, a través de la Dirección General de Aviación Civil, exige a la compañía un plan de viabilidad a tres años, cuando anteriormente sólo se le había pedido un año.

Islas Airways está en administración concursal bajo el control del bufete Dictum Abogados. La situación de la aerolínea, que tiene una deuda reconocida que oscila entre 40 y 60 millones de euros, fue denunciada en su día por Binter Canarias por presuntas irregularidades en el cobro de subvenciones estatales y cesó en sus operaciones en noviembre de 2012. Los sucesivos anuncios de vuelta al espacio aéreo regional se han desvanecido reiteradamente.  

Caso de que vuelva a volar, el escenario actual parece poco favorable para Islas

Foto: Juan Ángel García León

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En su segunda etapa, la compañía venezolana Santa Bárbara Airlines (SBA) sustituyó los aviones Douglas DC-10 por aviones Boeing B-767 serie -300 modificados alquilados a la compañía islandesa Air Atlanta. Con ellos cubre los servicios trasatlánticos, caso de la línea semanal Caracas-Tenerife Norte, que es una de las de mayor demanda, dados los estrechos vínculos existentes entre Canarias y Venezuela y viceversa. En la foto de Tave Myliu vemos un magnifico encuadre del morro del avión matrícula TF-LLB, a punto de despegar de la pista 30 del aeropuerto Tenerife Norte. 

Este avión, que tiene 22,5 años de vida aeronáutica, se estrenó el 21 de agosto de 1991 con la compañía española Spanair (EC-548 y EC-FHA). En mayo de 2002 tuvo un breve paréntesis con WFBN (N-250AP) y veinte días después pasó a manos de Air Canadá (C-GHPA). Entre junio de 2006 y junio de 2009 voló para Virgin Nigeria, operado por LAT y Smart Lynx (YL-LCZ). A partir de entonces está al servicio de Santa Bárbara Airlines y desde octubre de 2012 es propiedad de la mencionada compañía islandesa (TF-LLB), especializada en alquilar aviones a terceros. Número de serie 25.000 LN 386, tiene capacidad para 244 pasajeros en clase turista y 18 en clase business y está propulsado por dos motores Pratt & Whitney PW4060. 

Magnífico encuadre del avión B-767 de SBA, a punto de despegar de Tenerife Norte

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Volvemos a ocuparnos de Venezuela en esta sección, porque las noticias que nos llegan relacionadas con el sector aéreo evidencian momentos de dificultades, como consecuencia de la situación crítica que está generando la actuación de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi). Leemos en la edición digital de El Nacional que la compañía privada Venezolana de Aviación ha tenido que suspender los vuelos “por falta de divisas para el pago del seguro” de las aeronaves  y, por lo que ha manifestado su presidente, William Posada, se tardan ocho meses en obtener dólares preferenciales.

En principio, el cese de operaciones de Venezolana de Aviación se prolongará hasta el próximo 23 de marzo. Aunque parece que Cadivi tiene los días contados, hasta el momento no ha dado respuesta ni avalado la petición de la mencionada aerolínea. De modo que la póliza, por importe de 3,4 millones de dólares y que incluye a nueve aviones, no cubre las operaciones y ha obligado a la suspensión de las operaciones, con el lío monumental y extracoste de gastos que ello implica, pues la empresa calcula que tiene a unos 40.000 pasajeros afectados. 

Venezolana de Aviación tiene una flota compuesta por aviones B-737 y MD-80

Foto: José M. García (planepictures.net)