José Antonio Carrillo Romero, la satisfacción del deber cumplido

25 febrero 2014

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por espacio de 18 largos años, José Antonio Carrillo Romero desempeñó el cargo de director de Operaciones de Binter Canarias. Es un cargo complicado, en el que se estrenó en febrero de 1995 y permaneció hasta septiembre de 2013. No es frecuente que un comandante piloto dure tanto tiempo en esta responsabilidad, aunque no es un caso excepcional. Hay que lidiar mucho con propios y ajenos, el entorno es complejo y soporta una gran responsabilidad, sobre todo cuando se trata de un colectivo amplio y el número de operaciones diarias es considerable. Recientemente ha finalizado su relación profesional de tantos años con Binter y desde esta sección queremos rendirle sencillo homenaje en reconocimiento a su buen y bien quehacer profesional y personal.

José Antonio Carrillo Romero (Melilla, 1955) tenía cinco años de edad cuando su familia emigró a Venezuela. Realizó sus estudios en el Instituto “Tirso de Molina”, en Caracas y los de su vocación convertida en profesión en el Instituto Aeronáutico Cóndor, donde en 1976 obtuvo el título de piloto comercial. Sus primeros vuelos los hizo en las avionetas Piper PA-34 “Séneca” y Piper PA-28 “Cherokee”. Después ingresó en la compañía venezolana Aeropostal, primero como copiloto en los aviones DH6 Twin Otter y DC-9, de los que después sería comandante. Sólo en el bimotor de Douglas contabilizó 6.408 horas como copiloto y 1.303 horas como comandante. Fue, además, comandante del avión McDonnell MD-80 de la mencionada aerolínea, fundada en julio de 1929.

El comandante José Antonio Carrillo Romero ha sido director de Operaciones de Binter Canarias durante 18 años

En septiembre de 1990 se incorporó a Binter Canarias e hizo el curso de copiloto de ATR, en el que sumó 935 horas. Después vendría el curso de comandante del mismo modelo de avión, en el que agregó otras 4.414 horas. En total, en el historial profesional aeronáutico de José Antonio Carrillo Romero figuran 12.678 horas de vuelo. Además del desempeño durante tantos años de la dirección de Operaciones, también fue responsable de entrenamiento de tripulaciones (mayo 2012-septiembre 2013) y responsable de seguridad en vuelo (mayo 2011-enero 2013).

Ernesto Grueso, Miguelo Torrens, José Antonio Carrillo, Luis Aranaz y Víctor Siverio

Fernando Martín Hernández, José Antonio Carrillo Romero, Luis Aranaz Rodríguez, Juan Diego Suárez Servando y Alfonso García Bach

Juan Melo Lozano, José Antonio Carrillo Romero, Alfredo Iglesias López, Javier “Uli” Álvarez y Fernando Hernández Abad

Tuvimos ocasión de conocernos en octubre de 1997, fecha de nuestra incorporación a la compañía aérea entonces filial del Grupo Iberia. La jefatura de prensa pasó a ser dirección de Comunicación justo un año después y pasamos a formar parte del comité de dirección –del que también desempeñamos el cargo de secretario–, situación que mantuvimos hasta que un día Iberia decidió la venta de Binter a un grupo de empresarios canarios. Con la política regional metida por medio, se frustró la operación para que fuera Air Nostrum el nuevo propietario, pues poco antes se había hecho cargo de Binter Mediterráneo.

Desde el principio, José Antonio Carrillo y quien suscribe mantuvimos una notable empatía, que se convirtió en amistad en el transcurso de los años. En la época en la coincidimos en Binter Canarias, nos tocó una etapa complicada, con problemas de todo tipo y también con grandes satisfacciones. Desde Tolouse llegaron cuatro nuevos aviones ATR-72 y uno más de segunda mano comprado en EE.UU., de cuyo viaje de entrega formamos parte. Las pruebas y el viaje del Efecto 2000, ¿se acuerdan?, el primer viaje a La Gomera y un sinfín de recuerdos, alguno de ellos tristes, como el accidente del CN-235 de Binter Mediterráneo, ocurrido el 29 de agosto de 2001 en Málaga –en el que perdieron la vida tres pasajeros y el comandante, Mariano Hernández Ruano, buen amigo–  y el fallecimiento, tiempo después, del comandante Gonzalo Arellano García, caballero entre caballeros.

Tuvimos la satisfacción de disfrutar del conocimiento y el aprecio de Luis Gregorio García Ruiz, director general, que llegó con el encargo de enderezar el rumbo de la compañía y lo consiguió; del presidente no ejecutivo José Luis Delgado Jalón, que le tocó maniobrar en una situación compleja; de quien le sustituyó y entonces era poderoso hombre fuerte de Iberia, Ángel Mullor Parrondo; de Luis Díaz Güell, director de Comunicación, con quien siempre mantuvimos un entente cordial. Y del equipo que entonces formaba el comité de dirección de Binter Canarias: Alfredo Iglesias López, Rafael López Fernández, Víctor Siverio Siverio y Juan Melo Lozano. Nobleza obliga extender el reconocimiento al grupo de leales y magníficos profesionales, amigos y colaboradores con los que compartimos vivencias, inquietudes, dificultades y satisfacciones. No les vamos a nombrar. Ellos saben quiénes son.

Fotos: Presentación del libro “Las Alas del Atlántico”, 2002, de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Una respuesta to “José Antonio Carrillo Romero, la satisfacción del deber cumplido”

  1. topi said

    Usted está seguro de a ver cumplido honestamente con su deber con sus compañeros de trabajo, por mi parte creo que no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: