La UE avala que las aerolíneas pueden cobrar por maleta facturada

19 septiembre 2014

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dado la razón a Vueling para que cobre un recargo por las maletas facturadas adicional al precio del billete. Viene a cuento el asunto cuando en 2010 una ciudadana gallega presentó una denuncia contra la aerolínea en la que argumentaba que le había cobrado una cláusula abusiva al aplicarle un suplemento por equipaje facturado en un vuelo entre A Coruña y Ámsterdam, informa Europapress. El Instituto Galego de Consumo le dio la razón e impuso una multa de 3.000 euros a la aerolínea, que fue recurrida.

Entendía el Instituto Galego de Consumo que la legislación española reconoce el derecho de los pasajeros a facturar una maleta sin sobrecoste sobre el precio base del billete de avión. Vueling argumentó a su favor que la legislación de la UE establece un principio de libre fijación de precios, según el cual las compañías pueden fijar un precio base de los billetes que no incluya la facturación del equipaje e incrementar posteriormente dicho precio si el cliente desea facturar.

Las aerolíneas, entre ellas Vueling, han encontrado un filón para exprimir al pasajero

El tribunal gallego preguntó al europeo sobre si la normativa española se ajustaba al derecho comunitario. El Gobierno español alegó que el tribunal remitente había interpretado de forma incorrecta la legislación nacional, lo que a su juicio no obliga a las compañías aéreas a transportar gratuitamente el equipaje facturado. De modo que dictamina que “el precio que debe pagarse por el transporte del equipaje facturado de los pasajeros aéreos puede constituir un suplemento opcional”, pues dicho servicio “no puede considerarse obligatorio o indispensable para el transporte de dichos pasajeros”.

Dice la sentencia que “no cabe excluir que determinados pasajeros aéreos prefieran viajar sin equipaje facturado, a condición de que eso reduzca el precio de su título de transporte”. Sin embargo,  el equipaje de mano sí es un “elemento indispensable” y por tanto “no puede ser objeto de un suplemento de precio”. De ahí que el fallo concluye que una norma nacional que prohíba a las aerolíneas aplicar un recargo por el equipaje facturado vulneraría la normativa europea porque no permite “fijar libremente un precio por el transporte de los pasajeros”.

En los últimos años, las aerolíneas de supuesto “bajo coste” –en la mayoría sólo lo es a efectos de tripulantes baratos-, vienen aplicando una política tarifaria sencillamente abusiva. Se ha impuesto la moda de exprimir el bolsillo del pasajero con la anuencia de las autoridades competentes y además de cobrar por la primera maleta, también cobran por la elección de asiento, pues a bordo el “pitch” es reducido, lo que contribuye a la incomodidad del vuelo y el catering es caro y de mala calidad. En la mayoría de los casos, a los maltratados pasajeros no les queda otra opción, pues no suele existir alternativa.   

Foto: Tave Myliu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: