Juan Carlos Díaz Lorenzo

Rubén Cabrera Jiménez, maestro de “spotters” captó hoy en el aeropuerto de Barcelona la llegada de este avión Antonov AN-12BP. No es frecuente en los últimos años la presencia de este tipo de aparatos de origen soviético en los aeropuertos españoles, debido a las limitaciones de ruido y la retirada de muchos de ellos, de ahí la novedad de su escala. Matrícula UR-CKM y número de serie 02348207, es propiedad de Cavok Airlines.  

Entrado en años y ruidoso, el avión Antonov AN-12 es el exponente de un modelo de éxito de la industria aeronáutica de la extinta URSS. Se trata de un transporte cuatrimotor con una capacidad de carga de 18 toneladas que en sus orígenes se diseñó para operaciones militares con la finalidad de desplazar cargas pesadas y paracaidistas –de ahí el morro acristalado para montar una ametralladora– y también se fabricó como avión comercial de carga y pasajeros.

El avión Antonov AN-12BP, en corta final en el aeropuerto de Barcelona

Este modelo está en servicio desde 1959, casi dos años después de su primer vuelo, en diciembre de 1957. Hasta 1973, en que se cerró la cadena de producción, se fabricaron un total de 1.248 unidades. Es un avión presurizado y preparado para operar en pistas de tierra, nieve o hielo y está dotado de una compuerta en la parte trasera, de ahí su especial protagonismo en los países del Tercer Mundo.

El avión es un desarrollo posterior del Antonov AN-10, con el que tiene un gran parecido. Durante años fue la columna vertebral de transporte de la Fuerza Aérea de la URSS hasta que entró en servicio el avión Ilyushin Il-76. Ello no supuso su retirada, sino su reutilización en otras misiones, caso del transporte y lanzamiento de las fuerzas aerotransportadas. Razón por la cual el historial del avión es importante y su presencia está constatada en diversas misiones, entre ellas el envío de fuerzas a Cuba cuando la crisis de los misiles en 1962.

Está propulsado por cuatro motores Ivchenko AI-20 de cuatro palas cada uno, con una potencia unitaria de 4.000 caballos, alojados en las góndolas del ala, que está convenientemente reforzada para resistir el peso de cada motor. El avión se ha demostrado muy fiable, capaz de operar en condiciones extremas tanto de frío como de calor, sin que se vea mermado su rendimiento, de ahí su éxito después de algo más de medio siglo de existencia. Además de su producción en tres fábricas de la antigua URSS (Irkutsk, Voronezh y Tashkent) también existe una versión china denominada Shaanxi Y-8.

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al cierre del ejercicio fiscal en marzo pasado, Ryanair ha hecho público unos beneficios de 867 millones de euros, lo que representa nada menos que un 66 % de incremento en relación al año fiscal anterior. Todo parece indicar que la tónica seguirá en ascenso, pues las reservas crecen a un ritmo del cuatro por ciento, de modo que la previsión es que en marzo de 2016 el crecimiento será del diez por ciento.

La mejoría en los números de la aerolínea “low cost” irlandesa tiene su origen en el aumento de pasajeros, que han crecido bastante más de las previsiones iniciales, pues de un 4% se ha situado en un 11%. De modo que, según se ha publicado, de mantener esta línea ascendente las ganancias al cierre del próximo ejercicio fiscal, en marzo de 2016, rondarán entre 940 y 970 millones de euros.

Ryanair dispara sus beneficios. El aumento de pasajeros es la clave

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Esta información está disponible en el siguiente enlace:

http://www.juancarlosdiazlorenzo.com/instrumental-del-avion-ilyushin-il-18/

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Canaryfly nos ha dado una buena noticia. Dice que ha rebajado el precio de sus billetes hasta un 16 %y ha incrementado el número de plazas disponibles en las tarifas más económicas. El transporte aéreo es una necesidad vital en Canarias, de ahí que noticias como ésta sean bien recibidas. La aerolínea ha incorporado recientemente un avión ATR-72 procedente de Naysa, que antes lo fue de Binter y parece ser que antes de verano tendrá otro del mismo modelo y procedencia. Son aviones entrados en años, pero bien mantenidos por el servicio técnico de Binter, lo cual es una garantía.

La política tarifaria es de gran importancia. Suponemos que de una parte influye la caída del precio del combustible y, de otra, pretende mejorar los coeficientes de ocupación. Para residentes, un billete Tenerife Norte-La Palma tiene un precio mínimo de 20,13 euros por trayecto, a lo que hay que sumarle tasas aeroportuarias y la gestión online, con lo que el billete ronda los 25 euros como precio final. Lanzarote-Gran Canaria, 24,90 euros; Tenerife-Gran Canaria, 19,90 euros; Tenerife-Lanzarote vía Gran Canaria, 33,50 euros; La Palma-Gran Canaria vía Tenerife Norte, 31,24 euros.

Canaryfly tiene un ATR-72 procedente de Naysa, ex Binter Canarias

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo