Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hemos visto imágenes sorprendentes de aeródromos situados en sitios remotos que nos llamado mucho la atención y, entre ellos, éste situado en Kegata, West Papua, es uno de ellos. Aprovechando un lomo de terreno entre gigantescas montañas, la mano del hombre ha hecho posible que aviones pequeños –como la Pilatus Porter monomotor PK-BVM que vemos en la foto– hagan posible la comunicación y el transporte aéreo.

La pista de vuelo mide 340 metros de largo y el aeródromo está situado a 4.600 pies de altitud, en la posición 04º 02’ 71” S y 135º 33’ 52” E. A mitad del recorrido el terreno hace una inflexión, de modo que la segunda mitad es algo más llana y facilita la frenada o el despegue del avión, según sea el caso. Hay que ser pilotos expertos, desde luego, para operar en este tipo de instalaciones aeroportuarias.

La avioneta Pilatus Porter, situada en la cabecera de la pista

Foto: Airplane (facebook)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un accidente ocurrido este mediodía durante una exhibición aérea en el aeródromo de Cuatro Vientos, en Madrid, se ha saldado con el fallecimiento del comandante del Ejército del Aire Ladislao Tejedor y la destrucción del aparato que pilotaba, un reactor HA-200 “Saeta”, propiedad de la Fundación Infante de Orleáns. Cada primer domingo de mes, la FIO organiza una demostración aérea de aviones históricos, que es un referente a nivel europeo.

El avión, por causas que se desconocen, perdió el control y se estrelló contra el hangar de los helicópteros del Cuerpo Nacional de Policía, seccionando parte del ala en un golpe contra un poste. Otras ocho personas han resultado heridas de diversa consideración. El avión se dirigía a la pista de aterrizaje tras finalizar su demostración cuando se produjo el accidente mortal, que envolvió al avión en una bola de fuego.

El avión HA-200 “Saeta”, en el medio, en una exhibición con otros aviones de la FIO

La reacción del SAMUR y de otros medios destacados en el aeródromo ha sido inmediata. También acudieron bomberos del Ayuntamiento de Madrid para sofocar el incendio.  Tras su rescate el piloto fue sedado y evacuado a la unidad de quemados del hospital de Getafe, donde falleció alrededor de las cuatro de la tarde, informa la edición digital de El País.

Ladislao Tejedor, de 35 años de edad, era un piloto de brillante carrera y mucha experiencia en aviones reactores. Ingresó en la Escuela de Reactores de Talavera de la Reina y era un destacado colaborador desde hacía años de la Fundación Infante de Orleáns. Entre otros aviones había volado el F-18 y había participado en misiones en Libia. Se ha informado de que era ayudante del ministro de Defensa, Pedro Morenés. Descanse en paz el infortunado piloto y nuestras sinceras condolencias a su familia y a la FIO en estas horas amargas y tristes.

Foto: Alberto González Díaz