Juan Carlos Díaz Lorenzo

El primer avión Airbus A-350 de Finnair (OH-LWA) ha aterrizado hoy en el aeropuerto de Barcelona. Lo ha hecho dos días después de su vuelo de entrega, tras la ceremonia celebrada en la sede de Airbus. El vuelo, con origen y destino Helsinki, ha sido motivo de especial interés por los spotters, entre ellos Oscar Martínez, que nos hace llegar la foto que acompaña. El siguiente aeropuerto español en recibir al nuevo avión será Málaga, donde la presencia del turismo finlandés es importante.

La aerolínea nacional finlandesa es el primer cliente europeo del nuevo avión de Airbus, del que ha pedido 19 unidades y la tercera que lo recibe a nivel mundial. El primero ha sido para Qatar Airways, en diciembre pasado, seguido de Vietnam Airlines. Hasta el próximo 21 de noviembre estará volando en líneas europeas y a partir de esa fecha lo hará en la línea Helsinki-Shanghai. A medida que se vayan incorporando los nuevos aviones, irán tomando el relevo a la flota Airbus A-340 y A-330 en el largo radio.

A350 BCN

El primer Airbus A350 de Finnair, en Barcelona

Foto: Oscar Martínez

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto y el aeropuerto de Barcelona son las dos grandes puertas de Cataluña, cuyo ranking está entre los primeros del Mediterráneo y entre los más significativos de Europa. Hace años que el puerto se ha convertido en una importante estación de cruceros de turismo, segmento en el que ha consolidado una posición envidiable y lo mismo sucede con el aeropuerto, que es punto de conexión muy destacado en una amplia red de destinos nacionales, europeos e internacionales, especialmente con Asia, donde ha crecido considerablemente en los últimos años y entre sus protagonistas tiene el gigante Airbus A-380 de Emirates.

Hace tiempo que Rubén Cabrera Jiménez nos tiene acostumbrados a un buen trabajo en su quehacer como “spotter”, condición en la que tiene una acreditada posición. En esta oportunidad, como en otras muchas, lo vuelve a demostrar con este encuadre en el que vemos al mayor crucero de turismo del mundo, “Allure of the Seas”, a su salida del puerto de Barcelona (a la derecha vemos al ferry “Martin i Soler” y, en primer plano, un avión Airbus A-320 (matrícula EC-LAA) de Vueling, la aerolínea española del holding IAG que crece y crece y todo parece indicar que se ha convertido en una excelente inversión.

El mayor crucero del mundo, “Allure of the Seas” y un avión A-320 de Vueling

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El comandante del avión Boeing B-767 de UTair, Nikolay Limarev, ha dicho en unas declaraciones al periódico “The Siberian Times”, en relación a la maniobra de la que fue protagonista el pasado sábado en el aeropuerto de Barcelona, que “a medida que nos estábamos preparando para aterrizar, alrededor de 10,15 segundos antes de alcanzar el extremo de la pista de aterrizaje, nos dimos cuenta que el avión argentino Airbus A340 se movía a 60 grados por donde nosotros nos acercábamos”.

“El tiempo era bueno, así que después de que el avión argentino llegó a la pista de aterrizaje y se puso sobre ella, nos fuimos a una segunda vuelta, sin esperar a la orden del controlador de tránsito aéreo. Nos tomó unos 15 minutos para completar la segunda ronda. Volvimos al aeropuerto otra vez y aterrizamos sin problemas. Cuando estábamos en rodaje el controlador del aeropuerto se disculpó por la radio de la situación”.

El comandante Limarev advirtió que el incidente de Barcelona podría haber sido grave si el tiempo no hubiera estado como lo estaba en ese día y resaltó que el controlador se mantuvo en silencio en el momento clave. En Rusia, la prensa elogia la actitud de los pilotos, a los que ensalza como héroes. UTair alaba al comandante de la aeronave por “su compostura y excelencia profesional”, después de que resolviera la situación de “manera apropiada”.

El copiloto Kirill Kuzim ha hecho unas declaraciones relevadoras: “Antes de acercarnos a la pista de aterrizaje escuchamos la orden del controlador aéreo diciéndole a los argentinos que cruzaran la pista después de que nosotros aterrizáramos. Los argentinos repitieron el comentario, lo que significa que lo oyeron y lo aceptaron. Pero entonces, de repente y sin ninguna razón clara, los argentinos entran en pista justo cuando nuestra altitud iba por debajo de los 100 metros”. 

“El controlador de tráfico aéreo claramente se confundió. Se quedó en silencio, así que no pudimos hacer otra cosa que realizar una segunda vuelta. Hemos trabajado esta situación muchas veces durante los entrenamientos”, dijo Kirill Kuzim. La veracidad de sus declaraciones tiene fácil comprobación. Confiamos en que AENA así lo haga y dirima responsabilidades donde las haya. El video del “spotter” Miguel Ángel Ramírez Ruiz, subido a youtube, ha tenido más de un millón de visitas desde el pasado sábado y se ha convertido en un testigo clave, objetivo de los medios de comunicación.

Video: Miguel Ángel Ramírez Ruiz [aerobarcelona]

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La difusión en las redes sociales de un video tomado por un “spotter” en el aeropuerto de Barcelona, en el que se aprecia claramente cómo un avión Airbus A-340 de Aerolíneas Argentinas (matrícula LV-FPV) cruza la pista mientras se dirigiría por la calle de rodaje al punto de espera de la pista 25R, en el momento en el que un avión Boeing B-767 de la compañía UTair (matrícula VQ-BSX) se aproxima en corta final para aterrizar en la pista 02, ha hecho saltar las alarmas pese a que AENA y Aerolíneas Argentinas se han apresurado a desmentir que se hubiera podido producir una colisión entre ambos.

Lo cierto es que el piloto del avión de UTair, con pasajeros rusos, tomó la decisión de abortar el aterrizaje, en lo que parece una actitud responsable y preventiva, dando la vuelta para volver a tomar tierra después con toda normalidad. AENA y los controladores afirman que desde el punto en el que se tomó el video se produce un efecto óptico, pero la duda ya está en el aire –nunca mejor dicho–, que es a donde volvió el piloto de UTair, siguiendo los protocolos establecidos para estos casos. Por lo que se ha informado, ni la torre de control ni los propios pilotos reportaron incidencia alguna, por lo que técnicamente se descarta que haya habido incidente. 

Dice AENA que ha abierto una investigación para determinar si realmente hubo peligro de choque entre las dos aeronaves. Habrá que esperar a los resultados. En todo caso, sería interesante conocer algunos detalles, teniendo a la vista la pantalla de radar de la torre de control, el rumbo seguido y la velocidad de uno y otro, así como los registros de ambos. Se dice que la distancia entre ambos en el momento en el que el piloto ruso volvió al aire oscilaba entre dos kilómetros y dos kilómetros y medio. El avión argentino, que carreteaba hacia el punto de despegue para volar a su país, siguió el camino que la torre le había asignado. Fuentes técnicas han afirmado que si el avión ruso hubiera aterrizado, tendría margen para hacerlo con seguridad, pero ante la previsible duda el piloto tomó la decisión ya conocida.

En la prensa argentina se destaca este incidente sin consecuencias y se  advierte que el copiloto debió estar más pendiente de lo que acontecía a su alrededor, dado que ese era su ángulo visual. Los implicados insisten en el ángulo engañoso desde el que está tomado el video, que ha trascendido a nivel mundial. En el momento en el que el avión ruso se fue al aire, al “spotter” que está tomado las imágenes, Miguel Ángel Ramírez Ruiz, se le oye exclamar “!oh, Dios!”. Sería interesante conocer la opinión de los pilotos del avión ruso y así tendríamos más elementos de juicio. Las imágenes han hecho recordar en Canarias a la colisión de dos aviones “Jumbo” en 1977, en la que ha sido la mayor tragedia de la aviación civil en tiempos de paz.

Video: Miguel Ángel Ramírez Ruiz [aerobarcelona]

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace unos días operó en el aeropuerto internacional de Barcelona el segundo avión Boeing B-737 Next Gen, correspondiente a la versión -900 ER, de la compañía israelí El-Al. Allí estaba Rubén Cabrera Jiménez, que captó con su cámara y su buen y bien quehacer el momento en el que el mencionado avión, matrícula 4X-EHB, estaba a punto de aterrizar. Este modelo es la renovada apuesta del fabricante norteamericano Boeing en su exitoso B-737, al que se le augura larga vida. No en vano se han fabricado unas 7.500 unidades desde sus comienzos en 1968 y tiene algo más de tres mil pedidos.

Número de serie 41.553 y LN 4697, el avión que vemos en la imagen realizó su primer vuelo el 9 de noviembre de 2013, con la matrícula de prueba N5573P. Este modelo es la versión más reciente de la familia Boeing B-737 y, entre otras novedades, tiene dos puertas adicionales y una configuración máxima de 215 asientos en clase única. El alcance ronda los cinco mil kilómetros. Posee, asimismo, capacidad extra de combustible y otros detalles que mejoran la gama. Su primer cliente es la compañía Lion Air, en servicio desde el 27 de abril de 2007, que ha firmado 30 unidades en firme y otras tantas opcionales. 

El segundo avión Boeing B-737 serie -900 ER de El Al, matrícula 4X-EHB

Foto: Rubén Cabrera Jiménez (Rubén lebl)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una mayoría de las compañías aéreas regionales de medio mundo han elegido el avión turbohélice ATR-72 como el modelo más eficiente para sus servicios. En Europa es líder absoluto y hace tiempo que ha ganado la batalla a otros competidores. En España sucede lo mismo. A Binter Canarias llegó cuando la compañía era propiedad de Iberia y propició su crecimiento y Air Nostrum se ha decantado finalmente, después de haber volado también con los aviones Fokker F-50 y Dash-8 serie-300.

En la foto de nuestro estimado amigo y colaborador Óscar Martínez, vemos al avión ATR.72 serie -600 matrícula EC-LRU a punto de aterrizar en el aeropuerto de Barcelona. Precisamente, Air Nostrum es la primera compañía española que opera el nuevo modelo de ATR, convertido en la apuesta de futuro del fabricante franco-italiano. Número de serie 1.032, realizó su primer vuelo el 21 de junio de 2012 y está propulsado por dos motores P & W 127M.

El avión ATR-72 serie -600 EC-LRU, a punto de aterrizar en Barcelona

Foto: Óscar Martínez

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El aeropuerto de Barcelona recibió el 5 de junio la primera escala del novedoso avión Boeing B-787 Dreamliner. Tal hito histórico correspondió a la compañía Norwegian con su avión matrícula EI-LNA, que llegó procedente de Oslo. La ocasión propició una concentración de “spotters”, entre ellos nuestro estimado amigo Rubén Cabrera Jiménez, autor de las fotos que acompañan. Norwegian ha programado este avión para cada lunes y viernes durante los meses de julio y agosto.

Este modelo de avión es la gran apuesta del fabricante norteamericano Boeing para los próximos años en el segmento de tamaño medio. El primer prototipo realizó su primer vuelo el 19 de diciembre de 2009 y, pese a algunos problemas detectados en los últimos meses, todo parece indicar que será un avión de éxito y larga vida. En función del modelo y la configuración puede transportar entre 217 y 323 pasajeros.  

Es un modelo de nueva generación en el que, entre otros aspectos, destaca la reducción de un 20 % de combustible en relación al Boeing B-767, así como las menores emisiones de los motores Rolls Royce y GE, que le permiten volar a Mach 0,85. El uso de nuevos materiales también es notorio, pues en relación al avión Airbus A-330 serie -200 pesa entre 13.600 y 18.150 kg menos. El aspecto exterior también presenta cambios en relación a modelos anteriores del mismo fabricante. 

El avión Boeing B-787 de Norwegian, en fase corta final al aeropuerto de Barcelona

En su aspecto externo es innovador respecto de modelos anteriores de Boeing

Detalle del ala y motor derecho del avión B-787 “Dreamliner” de Norwegian

Fotos: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La borrasca que estos días ha descargado abundante agua sobre Cataluña, Levante y Baleares ha dejado imágenes como ésta del “spotter” Rubén Cabrera Jiménez, en la que vemos a un avión Boeing B-747 carguero en plena carrera de despegue por una de las pistas del aeropuerto de Barcelona. El avión, en su avance, deja una estela de agua tras el recorrido de su tren de aterrizaje y las toberas de los motores propulsores.

Este “Jumbo” de la compañía norteamericana Atlas Air –fundada en 1992– pertenece a la versión -47UF, variante de la serie -400. Realizó su primer vuelo el 10 de julio de 1998 y 19 días después se estrenó con la citada Atlas Air (N491MC). En enero de 2003 y por espacio de ocho años voló para Global Supply Systems (G-GSSB) y desde diciembre de 2011 lo hace de nuevo para Atlas Air (N475MC).

El “Jumbo” de Atlas Air levanta una estela mientras gana velocidad

El avión rueda por las pistas hasta alcanzar el punto de despegue

Visto de morro, imponente, como corresponde a un avión de su envergadura

Fotos: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía chárter española Pullmantur Air –se trata, en realidad, de una filial del grupo norteamericano Royal Caribbean International– opera una flota de cuatro aviones Boeing B-747 “Jumbo” de la serie -400, aunque a lo largo de su historia suma once aviones de este gigante incluyendo las series -200 y -300. Nuestro estimado amigo y colaborador Rubén Cabrera Jiménez captó al que vemos en la imagen, matrícula EC-LNA, en el aeropuerto de Barcelona, en una jornada poco apacible desde el punto de vista meteorológico.

Número de serie 26.346 LN 897, se trata, en realidad, de una versión -446, que realizó su primer vuelo el 4 de enero de 1992. El 18 de febrero del citado año se estrenó con la compañía Japan Airlines (matrícula JA-8087). Inactivo desde marzo de 2011 y propiedad de Aersale (matrícula N346AS), desde el 1 de julio siguiente vuela para Pullmantur Air alquilado a ésta. Tiene capacidad para 499 pasajeros en clase única y está propulsado por cuatro motores General Electric CF6-80C2B1F.

Boeing B-747 de Pullmantur EC-LNA con “ñ” de España en la cola

Es uno de los cuatro aviones de la serie -400 de que dispone esta compañía

En su estacionamiento del aeropuerto de Barcelona mientras realizaba operaciones

Visto de modo, preparado para emprender un nuevo vuelo

Fotos: Rubén Cabrera Jiménez

ERJ 170 JA222J de J-Air

17 marzo 2013

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La firma brasileña Embraer gana adeptos a nivel mundial con sus modelos de aviones bimotores y capacidad para un centenar de asientos.  La compañía japonesa J-Air -filial de Japan Airlines- tiene operativos doce unidades del modelo ERJ-170, de un total de quince previstos. Uno de ellos, matrícula JA-222J lo vemos en la imagen de nuestro estimado amigo y colaborador Óscar Martínez, captado en el aeropuerto internacional de Barcelona. Un ave rara en el aeropuerto catalán. Es un avión nuevo, con 2,7 años de vida aeronáutica.

El modelo ERJ-170 es el más pequeño de la serie de reactores de pasaje del citado fabricante, cuyo primer vuelo lo realizó el 19 de febrero de 2002 y su primer cliente fue la compañía polaca LOT. Está muy extendido en EE.UU., lo misma que la versión alargada denominada ERJ-175, además de su utilización como avión corporativo y de representación en las Fuerzas Armadas de Colombia. Su precio de catálogo es de 30 millones de dólares.

Bonito encuadre de este avión ERJ-170 de J-Air

Un ave rara en el aeropuerto de Barcelona. El avión es de una filial de JAL

Fotos: Óscar Martínez