Lo que puede un avión

26 febrero 2013

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ha sido un acontecimiento, sin duda, la presencia del gigante Airbus A-380 de la compañía Emirates el pasado fin de semana en el aeropuerto de Barcelona, en un vuelo procedente de Dubai. Volverá dentro de unos días para recoger a más de medio millar de participantes del Mobile World Congress, que se celebra en la Ciudad Condal. Es posible que en el futuro la presencia de este avión se haga más frecuente, pero por el momento sólo tres botones de muestra.

La expectación que despertó la llegada del avión fue enorme, hasta el punto de que la plataforma que AENA ha habilitado para el uso y disfrute de los “spotters” se volvió insuficiente, como podemos apreciar en la foto de Jordi Mónico. Llegaron de todos sitios del país e incluso del extranjero, pues tal es el poder de convocatoria que tiene el mastodonte de Airbus, como en su día lo fue el “Jumbo” o el Concorde.

No cabe un alfiler y tampoco importaba el frío. La ocasión lo merecía

Es realmente llamativo el alcance que está teniendo el fenómeno “spotter” en los últimos tiempos. Se trata de entusiastas del mundo aeronáutico, la mayoría de ellos provistos de cámaras fotográficas y teleobjetivos de notable envergadura, que fotografían todo aquello relacionado con el mundo de la aviación. Luego suben el fruto de su trabajo a páginas web especializadas, o las suyas propias y sus fotos circulan por las redes sociales a más velocidad que los propios aviones.

Hemos visto –y algunas las hemos publicado en nuestra sección– fotos realmente espectaculares hechas por estos aficionados a los que su vocación les ha llevado a los aeropuertos más importantes de Europa y entre ellos se han fraguado amistades muy entrañables. En algunos casos, incluso, su quehacer convertido en trabajo artístico –la fotografía lo es por antonomasia– ha merecido la atención de revistas especializadas, lo que pone de manifiesto el alcance de esta afición.

Foto: Jordi Mónico

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En la tarde de ayer tuvimos ocasión de saludar a dos amigos que comparten la vocación por la fotografía de los aviones. Son “spotters”, aficionados que han encontrado en este quehacer una forma de amistad y de entretenimiento. Ellos son Toño Ayala (derecha) y Miguel Ángel Águeda (izquierda) –en el centro, quien suscribe- y desde su punto de observación cercano al bar “Argelio”, próximo a la cabecera 3-0 del aeropuerto Tenerife Norte “Los Rodeos”, están pendientes de todo avión que entra o sale.

La meteorología no acompañaba ayer tarde, mas no por eso dejan de vigilar los movimientos de aviones, siendo como son conocedores de las programaciones de las compañías, horas de aterrizaje, seguimiento de las comunicaciones… A veces saltan sorpresas inesperadas, de aviones que no están previstos. En definitiva se trata de  afición interesante, curiosa, diferente, que hace amigos y que nos brinda imágenes muchas veces espectaculares, diferentes, únicas… un ejemplo de buen y bien hacer.

Toño Ayala (izquierda), Miguel Ángel Águeda (derecha) y quien suscribe en el centro