Juan Carlos Díaz Lorenzo

IAG ha firmado un contrato para la fabricación de 19 aviones con el consorcio europeo Airbus, de los cuales cuatro serán del modelo A-330, dos de la serie -200 para Iberia y otros tantos de la serie -300 para Aer Lingus, informe el fabricante. A precio de catálogo, estamos hablando de 2.730 millones de euros, aunque el descuento para un cliente como IAG “es sustancial”, según reconocen fuentes del consorcio. 

El resto serán 15 aviones Airbus A A-320neo, dotados de un motor más eficiente, cuyo reparto se hará en función de las necesidades de cada una de las aerolíneas que integran el holding IAG. Iberia está sustituyendo progresivamente los aviones Airbus A-340 por el nuevo bimotor A-330, que tiene un alcance de 11.500 kilómetros. Las fechas de entrega serán entre 2017 y 2018.

Iberia ampliará su flota de aviones Airbus A-330

Foto: Iberia

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un pedido en firme de 234 aviones de nueva generación de la familia Airbus A-320 por parte de la compañía indonesia Lion Air, uno de los mayores contratos de la aviación comercial, ha merecido honores de altos vuelos, pues el acto de la firma del contrato se celebró en el Palacio del Eliseo en presencia del presidente de la República de Francia, François Hollande. Y no es para menos. El contrato no sólo garantiza carga de trabajo para varios años, sino que potencia la figura del modelo como avión eficiente y competitivo.

Por lo que se ha publicado, se trata de 109 aviones Airbus A-320neo, 65 aviones A-321neo y 60 aviones Airbus A-320neo, por un valor, a precio de catálogo, de 18.400 millones de euros. La compañía contratante, una “low cost” de Indonesia con uno de los índices de crecimiento más notables, vuela a más de setenta destinos del sudeste asiático.  El calendario de entregas comienza a finales de 2015. El contrato pone de manifiesto, además, el vigor de la economía de la región, pues a comienzos de 2012 Lion Air encargó 230 aviones Boeing B-737neo por valor de 16.300 millones de euros.

El contrato de Lion Air con Airbus es uno de los mayores de la historia

Foto: Airbus industrie

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Norwegian, compañía “low cost” de Noruega, ha sorprendido a propios y extraños con la noticia de que compra 222 aviones a los fabricantes Boeing y Airbus, más otros ciento cincuenta opcionales, en la que es la mayor operación en la historia de la aviación comercial europea. La noticia, facilitada por la propia compañía, ha sido distribuida por las principales agencias informativas y ha tenido un considerable impacto mediático.

El macro contrato consiste en 100 unidades del avión Boeing B-737 Max 8 y 22 Boeing B-737 serie -800, que es el modelo que opera en la actualidad, así como 100 Airbus A-320neo. El importe total asciende a 16.600 millones de euros (127.000 millones de coronas noruegas), de los que 8.763 millones de euros corresponde al contrato con Boeing.

Además, Norwegian –cuyo nombre oficial es Norwegian Air Shuttle ASA- ha firmado una opción para otros 100 aparatos Boeing B-737 Max 8 –del que será el primer operador europeo- y otros 50 aparatos Airbus A320neo, que estarán configurados en clase única para 180 plazas. Las primeras entregas están previstas para 2016.

Boeing B-737 -800 de Norwegian, a punto de aterrizar en Barcelona

La estrategia de Norwegian consiste en asegurarse la renovación de su flota por un buen número de años, como destacó el director de la compañía, Bjorn Kjos, quien se refirió al día histórico que vive su empresa con la firma del citado contrato. De ahí la decisión de elegir dos fabricantes, aunque muestra su preferencia por Boeing, cuya experiencia con la flota que opera en la actualidad ha sido favorable.

Por lo que se ha informado, Norwegian –fundada el 22 de enero de 1993 como aerolínea regional- tiene encargados, incluyendo la citada operación, 277 nuevos aviones, entre ellos 50 unidades del modelo Boeing B-737 serie -800. Casi a finales de 2011 contaba con 59 aviones que vuelan a 110 destinos de Europa, África del Norte y Oriente Medio, sumando un total de 297 rutas.

En 2010 transportó 13 millones de pasajeros y dispone de una plantilla de 2.500 trabajadores. Es la segunda compañía de Escandinavia, después de SAS. A la firma del histórico contrato, las acciones en la Bolsa de Oslo habían subido algo más de un ocho por ciento. Tiene su base de operaciones en el aeropuerto de Oslo-Gardermoen y otras bases secundarias en otros aeropuertos noruegos, Dinamarca, Suecia y Polonia.

Foto: Óscar Martínez