Juan Carlos Díaz Lorenzo

En un nuevo episodio del descrédito cada día mayor que el Gobierno de Venezuela mantiene con las aerolíneas internacionales que operan en el país, nos llega la noticia de que Alitalia ha decidido suspender la línea Roma-Caracas hasta nuevo aviso. La causa, 250 millones de dólares pendientes de liquidación. Mucho dinero para mantener un servicio que afecta a los pasajeros, pero cuya viabilidad económica está en entredicho y supone un agujero considerable en las cuentas de la aerolínea italiana.

Los nuevos accionistas de Alitalia, la compañía árabe Etihad, no están por la labor de mantener una línea de tan incierto futuro. Sin embargo, pretende aumentar su presencia en Latinoamérica y gestiona tres posibles nuevas líneas desde la capital italiana a Méjico, Santiago de Chile y Bogotá. Desde que el nuevo accionista –que tiene el 49% del capital social– tomó las riendas, Alitalia vuela desde Roma a Seúl, Shanghai y Abu Dhabi y en los próximos meses abrirá otros destinos.

Alitalia deja de volar a Venezuela. El país queda algo más aislado

Foto: Tsung Tsen Tsan

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No hay peor ciego que el que no quiere ver y el que insiste en mantener su ceguera. Y parece que esa “enfermedad” afecta de lleno al ministro de Turismo de Venezuela, Andrés Izarra, que ha dicho, según leemos en la prensa venezolana, que la aerolínea Alitalia regresará a partir del 18 de agosto a Venezuela después de que hubiera “utilizado su vuelo para atender la demanda del Mundial”. ¿Qué pasa?, ¿quiere eso decir que las demás aerolíneas que han reducido oferta con Venezuela también se debe al Mundial, terminado hace ya unas semanas?.

Por las noticias que llegan, el peso de la colonia italiana en Venezuela es muy elevado y al Gobierno bolivariano no le ha quedado otro remedio que abrir negociaciones con la dirección de la aerolínea italiana para calmar el malestar existente con la pérdida de la conexión directa entre Italia y Venezuela. Cabe suponer que se han acordado los términos de liquidación de la deuda pendiente, que en su día motivó la decisión de retirada. No se puede volar a fondo perdido, como parece que pretende el Gobierno de Maduro.   

Alitalia, ahora bajo control de Etihad, retorna a la línea Roma-Caracas

La ceguera, sin embargo, no le impide reconocer al ministro Izarra que existe una deuda millonaria con 24 aerolíneas que operan en el país, a las que según la IATA debe la friolera de 4.100 millones de dólares. Dice que existen “mesas de trabajo” para resolver los retrasos en la liquidación de divisas. Entonces, ¿cómo es la cosa? ¿No tiene Alitalia flota suficiente para cubrir un vuelo diario Roma-Caracas?  ¿Cuál es el juego de la clase gobernante? Todo se arreglará, si es que llega a suceder, cuando el Gobierno cumpla con su palabra y pague lo que debe.

En mayo pasado, Alitalia interrumpió la línea Roma-Caracas, en principio hasta octubre próximo, habida cuenta de los reiterados incumplimientos del Gobierno bolivariano a través de Cadivi. Hace tiempo que la conectividad aérea del país sigue resintiéndose y todo parece indicar que va a más, pese a las amenazas de los dirigentes nacionales. Air Canadá también se retiró y las restantes compañías han recortado su oferta en un 55 %, como medida de presión ante una situación a la que el Gobierno venezolano no ha respuesta fiable.

Foto:  Daniele D’Orazi (planespotters.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los intentos que en el pasado, octubre de 2013 sin ir más lejos, se hicieron para tratar de mantener en vuelo a Alitalia se han demostrado insuficientes. Y eso que entonces se aprobó una ampliación de capital por importe de 300 millones de euros para tratar de salvarla de la quiebra. Pero no ha sido suficiente hasta que se ha concretado el acuerdo con Etihad Airways, al que nos referíamos en nuestra anterior información. Claro que, ahora, viene la segunda parte de la historia.

Por lo que se ha informado y según los términos del acuerdo con la compañía de Emiratos Árabes Unidos, que ha comprado el 49 % de las acciones, las entidades bancarias estarían dispuestas a eliminar una parte de la deuda y convertir la parte restante, en torno a un tercio, en accionariado de la nueva empresa creada para tal fin. El dinero que viene del Golfo Pérsico supone la “última oportunidad” para evitar la quiebra, pues uno de los accionistas fuertes, Air France-KLM, ha dicho hasta aquí hemos llegado.

La llegada de los árabes anuncia cambios drásticos. Habrá dolor en Alitalia

Foto: Kentaro Lemoto

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Finalmente, Alitalia y Etihad Airways han hecho público hoy el acuerdo principal sobre los términos y condiciones por los que la compañía Alitalia regirá sus destinos a partir de ahora, después de la sociedad propietaria de la aerolínea de Emiratos Árabes Unidos haya desembarcado en el capital social de la italiana con el 49 % del paquete de acciones, lo que se traduce en una inyección económica de unos 500 millones de euros. Como en el boxeo, el acuerdo ha llegado “in extremis” para el perdedor, pues se dice que en agosto próximo se quedaría sin liquidez.

Todavía quedan flecos por resolver antes de que la operación concluya y consiga el visto bueno de las autoridades competentes. En todo caso, es sabido que se irán a la calle entre 2.600 y 3.000 trabajadores y se procederá a liquidar la deuda de la compañía italiana, que ronda los 560 millones de euros. La dirección de Alitalia era reticente a aceptar las duras condiciones de los árabes, pero al final ha entrado por el aro –con la anuencia del Gobierno italiano–, pues se trata de la última oportunidad frente a la quiebra.

La llegada de capital árabe salva de la quiebra a Alitalia, aunque impone condiciones

Foto: Kork Vermeulen

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía Alitalia ha interrumpido la línea Roma-Caracas, en principio hasta el próximo 25 de octubre, informa la prensa no gubernamental de Venezuela, habida cuenta de los reiterados incumplimientos del Gobierno bolivariano a través de Cadivi. La conectividad aérea del país sigue resintiéndose y todo parece indicar que va a más, pese a las amenazas de los dirigentes nacionales. Lufthansa ha interrumpido la venta de billetes, lo que parece antesala del cierre de la línea Frankfurt-Caracas y corren insistentes rumores de que Iberia y Air France podrían anunciar medidas similares en breve.

La compañía española mueve alrededor del 24 % de la cuota de mercado de Venezuela y le siguen Alitalia y Air France con un 20 % cada una. Las aerolíneas tratan de protegerse en lo posible de la sangría económica que propicia la actitud del gobierno venezolano y han reducido drásticamente su oferta de vuelos y asientos para viajar hacia y desde Venezuela. Mientras tanto la deuda sigue creciendo y en estos momentos se estima en cuatro millardos de dólares. Y no hay, por ahora, atisbos de encontrar soluciones factibles.

Alitalia ha suspendidos hasta octubre los vuelos a Venezuela

Foto: Daniele D’Orazi (planespotters.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Vueling, la aerolínea salvadora de las cuentas del holding IAG al que también pertenecen Iberia e Iberia Express, prevé crecer este año un 30 % en su oferta de asientos y abrirá 72 nuevas rutas, que sumarán 280 e incrementará su flota en otros veinte aviones, hasta alcanzar 90 unidades. El objetivo de la compañía “low cost” salarial consiste en captar el mercado italiano, con base en el aeropuerto de Roma, a la vista de la situación en la que se encuentra Alitalia, de la que ahora se confirma que la compañía árabe Etihad comprará el 40 % del capital.

Según leemos en la edición digital del periódico económico Expansión, Vueling pretende ser una alternativa viable a Alitalia y tendrá diez aviones en base en Roma y con ellos operará 36 rutas, 17 de ellas a otros países. Por allí también está Ryanair, otra compañía “low cost” que hace estragos por donde pasa y ya ha anunciado que plantará cara a la compañía española (o británica, según se mire). Los planes de Vueling implican, además, la contratación de otros 600 trabajadores en los diferentes niveles, con lo que la cifra total de empleados al final de este ejercicio será de tres mil personas. 

Vueling crecerá este año en Italia a costa de las horas bajas de Alitalia

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia, antes que Air Europa, será junto a Alitalia una de las primeras compañías europeas en cobrar la deuda que el Gobierno de Venezuela mantiene con las aerolíneas que operan en el país, y cuya cuantía asciende, en total, a unos 3.500 millones de dólares. Hasta octubre pasado, la deuda reconocida por Cadivi con Iberia ascendía a 164 millones de dólares, y una cantidad similar se le adeuda a Air Europa. Dicha cantidad, según leemos en la prensa venezolana, será pagada a plazos.

Será preferible cobrar lo que el Gobierno venezolano esté dispuesto a pagar, pues ya son conocidos los alardes de algunos de sus dirigentes más radicales. La cantidad a cobrar tiene una tasa de 6,30 bolívares por dólar, mientras que la tasa más reciente aplicada por Cadivi la sitúa en 11,80 bolívares por dólar. Dicho de otra manera, de ser así, ello supondría una pérdida considerable para las aerolíneas afectadas por la millonaria deuda que tiene Venezuela. 

Iberia figura entre las afectadas por el descalabro económico y político de Venezuela

Foto: Louis

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía húngara Málev pasa a engrosar la lista de las aerolíneas que van a la quiebra. La noticia de su inminente caída coincide con el colapso de Spanair, pues ese mismo día (viernes 27 de enero) ya se sabía que en breve dejaría de volar. Como causas de su cese, la propia Málev reconoce su insolvencia financiera.

A comienzos de este año, el 9 de enero, la Comisión Europea declaró ilegales las ayudas concedidas por el Gobierno de Hungría a su compañía de bandera, que se verá obligada a devolver nada menos que casi 203 millones de euros recibidos entre 2007 y 2010 en concepto de préstamos, inyecciones de capital y beneficios por prórroga de sus obligaciones fiscales, leemos en un despacho de la Agencia Efe.

Boeing B-737 de Málev, en corta final en Heathrow (Inglaterra)

Boeing B-767 ER de Málev en el aeropuerto de Budapest

La compañía estatal finaliza sus operaciones después de 66 años de existencia. En 1992 fue parcialmente privatizada, con la venta del 35 % de su capital a la compañía Alitalia y otro cinco por ciento a la sociedad de inversiones Simest, si bien en 1999 el Estado húngaro recompró dicho porcentaje.

Hasta 2003, Málev volaba con aviones de fabricación soviética –con un doloroso saldo de accidentes y víctimas- y a partir de entonces renovó su flota con una veintena de aviones occidentales, entre ellos Boeing B-737 y B-767 en diferentes versiones, Fokker F-70, CRJ-2000 y Bombardier Dash 8 Q-400, con los que volaba a 58 destinos de 35 países.

Fotos: Adrian PingstoneKristóf Csemniczky

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No alcanzó el avión McDonnell Douglas MD-11, sustituto del entrañable Douglas DC-10, las expectativas que se habían puesto en él. Apenas suman doscientas las unidades fabricadas en cinco versiones y eso que es un modelo bastante mejorado respecto de su predecesor, del que se diferencia por su fuselaje algo más largo y las puntas de ala en forma de “winglets”, entre otras características.

De todos modos, apasiona verlo y así lo entiende nuestro estimado “spotter” Rubén Cabrera Jiménez, que ha captado esta bonita imagen del avión de Lufthansa Cargo (D-ALCR) estacionado en el aeropuerto de Amsterdam-Schiphol.

Número de serie 48581 LN:565 y propulsado por tres turbinas General Electric CF6-80C21F, el 5 de mayo de 1994 fue entregado a la compañía Alitalia (I-DUPC), para la que operó en versión de pasaje. En abril de 2004 fue reconvertido en carguero (MD-11 F) y desde diciembre del citado año vuela para la citada compañía alemana.

MD-11F de Lufthansa Cargo (D-ALCR) en el aeropuerto de Barcelona

Foto: Rubén Cabrera Jiménez