Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las grandes aerolíneas tratan de rentabilizar las categorías superiores, cuyas tarifas son prohibitivas para la mayoría de los pasajeros. American Airlines ha anunciado que introducirá a finales de 2016 la denominada clase económica premium en su flota internacional de fuselaje ancho. Estará a caballo entre la clase ejecutiva y la clase turista.

El tipo de asiento permitirá más espacio para las piernas, más amplitud, entretenimiento personal a elegir, audífonos de reducción de ruido, prioridad en el registro y embarque, concesión de equipaje registrado, estuches personales, servicio de comida mejorado,  licores, cervezas y vinos. Para este segmento existe una clientela que se lo puede permitir, sin los precios desorbitados de la clase ejecutiva.

El primer avión de American equipado con la clase económica premium será el Boeing 787 serie -900, que entrará en servicio a finales de 2016. Esta categoría también será instalada en el Airbus A350, cuando llegue en 2017. Otros modelos de aviones será toda la flota Boeing 777-300ERs, 777-200ERs, 787-8s y Airbus A330s durante los próximos tres años.

Las categorías superiores no están al alcance de la mayoría de los pasajeros

Foto: American Airlines

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como ya habíamos publicado en esta misma sección hace unos días, la aerolínea norteamericana American Airlines ha cumplido su anuncio de recorte de vuelos con Venezuela, ante el reiterado impago de las autoridades bolivarianas y ayer fue el último día del vuelo Caracas-Nueva York. Desde el 29 de junio, además, ha dejado de volar en las líneas que enlazaban Caracas-Dallas y Caracas-San Juan de Puerto Rico.

American sólo mantiene operativa la línea Caracas-Miami, lo que significa que de 48 vuelos semanales entre Venezuela y EE.UU, ha quedado en diez. En el caso del vuelo a Miami, de gran demanda y aceptación entre el público venezolano, de cuatro vuelos diarios pasa a una, con un refuerzo los sábados. En las últimas semanas, Venezuela ha perdido las conexiones aéreas con Toronto (Canadá), San José (Costa Rica) y Milán (Italia), informa el periódico venezolano “El Nacional”.

El drástico recorte de American merma la conexión de Venezuela con EE.UU.

Foto: Kustov

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El drástico recorte en la oferta de vuelos de la compañía American Airlines entre EE.UU. y Venezuela parece el anticipo del abandono definitivo del mercado venezolano, sostienen fuentes del sector. La elevada deuda que el Gobierno bolivariano mantiene con la aerolínea norteamericana, estimado entre 750 y 800 millones de dólares y el escaso interés de las autoridades venezolanas por zanjar la cuestión, hacen prever tal desenlace. Por lo que se ha informado, el acuerdo alcanzado con algunas compañías consiste en el pago semestral durante varios años.

El Ministerio de Transporte Acuático y Aéreo no da muestras de querer pagar y pretende quitas variables que suponen millones de dólares a su favor y en contra de lo facturado por las aerolíneas. Entre tanto, algunos dirigentes destacados, como el propio presidente de la República, se permiten el lujo de amenazar a las compañías con la frase de que “quien se va, no vuelve” y no cobrarán lo que se les debe. Pero el engorde de la deuda y la inviabilidad de su cobro no dejan otra salida. Puede que asistamos, en corto plazo de tiempo, a la prohibición de EE.UU. para que las compañías venezolanas vuelen a su territorio.

American tiene la preferencia del público de Venezuela en sus viajes a EE.UU.

Foto: Mario Roberto Durán Ortiz

Juan Carlos Díaz Lorenzo

American Airlines ha hecho público un comunicado en el que a partir del próximo primero de julio suprimirá las líneas que enlazan Nueva York, Texas y San Juan de Puerto Rico con Venezuela. Es decir, de 48 vuelos semanales programados quedará sólo en diez vuelos, que son los que corresponden a la línea Miami-Caracas. El recorte supone el 79 % de las frecuencias de la aerolínea norteamericana, la más dañada por la deuda que mantiene el Gobierno de Venezuela, estimada según fuentes del sector en unos 800 millones de dólares.

De los 91 vuelos semanales que operan varias compañías entre EE.UU. y Venezuela, la oferta de American Airlines representa el 52,75 % y tiene la preferencia de los pasajeros venezolanos, con un 45 % del total. Le siguen Santa Bárbara Airlines (23,07 %), Delta y United Airlines (7,69 %), Avior (6.59 %) y LAN (2.21 %). Con el recorte anunciado, la programación semanal entre ambos países se reduce a 55 vuelos, de los que los diez de American Airlines representan el 18,18 % de la oferta, según fuentes del sector citadas por el periódico El Nacional.

Sólo a American Airlines, la deuda de Venezuela es de 800 millones de dólares

Foto: Kustov

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La noticia del día, sin duda, la brinda la fusión de American Airlines y US Airways, que han dado un paso adelante hacia la creación de la que será la mayor compañía aérea del mundo. Los términos se miden en acciones y cada cual seguirá volando con su marca corporativa hasta que se produzca la fusión total, en la que prevalecerá la marca American Airlines.

El asunto tiene su miga, de modo que American Airlines, que está en suspensión de pagos desde hace 14 meses, será controlada por US Airways con el 25 % del capital resultante, pues el 75 % restante correspondiente a American Airlines está en manos de sus acreedores. La suma de ambas supone el 24 % de los vuelos domésticos de EE.UU. y se prevé una capitalización bursátil de 11.000 millones de dólares.

Boeing B-777 de American Airlines en Río de Janeiro

La suma de ambas supone algo así como una flota de 950 aviones, 94.000 trabajadores, 6.500 vuelos diarios, nueve aeropuertos centrales y casi 39.000 millones de dólares de facturación. La nueva American Airlines se integrará en la alianza Oneworld, en la que también están Iberia y British Airways, entre otras, leemos en la prensa económica internacional.

En los últimos tiempos se han producido cambios importantes en la aviación comercial norteamericana. Existen cuatro grandes protagonistas: Delta-Northwest, United-Continental, Southwest-AirTran y, ahora, American Airlines-US Airways. La dinámica del mercado es así: concentración de empresas y de intereses comunes. Todo un abanico de posibilidades por delante, dentro y fuera de las fronteras de EE.UU.

Foto: Mario Roberto Duran Ortiz

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una de las operaciones de ingeniería financiera más destacadas de los últimos días la protagoniza una sociedad norteamericana llamada Republic Airways Holdings, que ha firmado un acuerdo con el fabricante aeronáutico brasileño Embraer para comprarle 47 aviones del modelo E175, más otros 47 opcionales, que serán alquilados a la compañía American Eagle, filial regional de American Airlines. A precio de catálogo estamos hablando de unos cuatro mil millones de dólares, dólar arriba, dólar abajo.

Todo está pendiente de que lo apruebe el Tribunal de Arbitraje, pues American Airlines y su filial regional se han acogido voluntariamente a la ley estadounidense de bancarrotas, o lo que es lo mismo, en suspensión de pagos. De ser así, el primero de los aviones E175, en dos clases y con capacidad para 76 pasajeros, será entregado a mediados de este año. Republic Airways es la primera compañía norteamericana que ha hecho una apuesta de largo alcance por el modelo brasileño.

Así será la librea de American Eagle en el avión Embraer E175

Foto: Embraer

Juan Carlos Díaz Lorenzo

American Airlines, American Eagle y su matriz AMR se declararon ayer en suspensión de pagos ante un tribunal de Nueva York con carácter voluntario para acogerse a la ley que regula los procesos de quiebra, permitiendo con ello reestructurar su elevada deuda y posicionarse en mejores condiciones ante los constantes desafíos del sector. Ello permite que ambas compañías sigan operando con normalidad.

El aumento de los costes laborales y el precio del combustible han incrementado considerablemente la deuda de AMR. Sólo en el tercer trimestre de este año las pérdidas ascendieron a 162 millones de dólares. Las acciones de la compañía cayeron ayer más de un 60 % en la apertura de Wall Street.

El nuevo consejero delegado de AMR, Thomas Horton, asimismo presidente del grupo, aseguró en un comunicado oficial hecho público que la compañía resurgirá con más fortaleza y energía, adaptada a los nuevos tiempos. Los activos están valorados en 24.720 millones de dólares y el pasivo en 29.550 millones de dólares.

Boeing B-767 -300 ER de American Airlines

Foto: Arpingstone