Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde mediados de enero, las compañías aéreas españolas pueden permitir el uso de dispositivos electrónicos durante el vuelo, incluso en las fases más críticas de la operación como son el aterrizaje y el despegue. La decisión, publicada en el Boletín Oficial del Estado el pasado 20 de diciembre, procede de una normativa europea publicada por la Agencia Europea de Seguridad Aérea, según la cual las compañías aéreas deben evaluar cuáles de sus aviones pueden admitir las interferencias provenientes de los dispositivos electrónicos.

Sin embargo, advierte el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA) que el uso de estos dispositivos “debe quedar siempre bajo discreción del comandante del avión, que decidirá en última instancia si las condiciones del vuelo son compatibles con las interferencias que provienen de este tipo de aparatos electrónicos”. El sindicato profesional “aprecia cualquier novedad que facilite y haga más cómodo el vuelo para los viajeros, siempre y cuando estas novedades no interfieran en modo alguno en la operación aérea. Para su utilización segura las compañías deberán aprobar previamente el uso de estos aparatos e informar a sus tripulaciones a través de sus manuales de procedimientos”.

La mayoría de los aviones permite el uso de los aparatos electrónicos en todo tiempo

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hemos leído en estos días la noticia de que la Administración Federal de Aviación de EE.UU. (FAA), presionada por los expertos en tecnología y viajeros cada vez más dependientes de sus dispositivos móviles, podría relajar las restricciones sobre el uso de estos aparatos electrónicos, que deben permanecer apagados durante la fase de despegue y aterrizaje de las aeronaves. Según una información publicada por el periódico “The New York Times”, la autoridad competente acabará admitiendo el cambio de la normativa.

Esta semana, un grupo asesor de la FAA integrado por representantes de aerolíneas, gobierno, pilotos, empresas de electrónica de consumo y los fabricantes de aviones, entre ellos Boeing y Airbus, se reúnen para ultimar sus recomendaciones acerca de dichas prohibiciones, que serán presentadas ante la autoridad en breve y, en caso de ser aprobadas, entrarán en vigor a comienzos del próximo año.

La decisión se conocerá en breve y caso de ser aceptada se implantará en 2014

Hasta ahora se permite encender los dispositivos electrónicos a una altura de 10.000 pies, donde se considera que la posible interferencia con los sistemas de vuelo es menos peligrosa. Con las nuevas directrices se espera que se permita la lectura de e-books y otras publicaciones, así como escuchar música y ver vídeos. El envío y la recepción de correos electrónicos y mensajes de texto o el uso de wi-fi durante el despegue o el aterrizaje seguirán estando prohibidos, así como la realización de llamadas durante todo el tiempo que dure el vuelo.

Prohibición relativa pues con frecuencia vemos en los aviones a pasajeros desesperados que no respetan las normas a pesar de los avisos de la tripulación y encienden sus móviles cuando todavía los aviones no han aterrizado. En otro tiempo, cuando la tecnología no estaba tan avanzada, en más de una ocasión escuchamos los toques de atención del comandante de la aeronave (caso del Airbus A-300 de Iberia) pidiendo a los pasajeros que desconectaran sus móviles, pues les producía interferencias en los aparatos de vuelo. 

Foto: Tave Myliu