Juan Carlos Díaz Lorenzo

En 2015 la Décima Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves (FLOAN) ha alcanzando sus 50.000 horas de vuelo, que se han realizado principalmente desde buques de la Flota, como las fragatas clase “Santa María” y “Álvaro de Bazán” y patrulleros de la clase “Meteoro”, informa la Armada española.

La mayor parte se han cumplido en operaciones tales como la primera Guerra del Golfo, “Sharp Guard” de embargo a las antiguas repúblicas de Yugoslavia, “Active Endeavour”, “Atalanta”, “Libertad Duradera”, “SO-SAN”, “Alakrana”, despliegue del Líbano, “Unified Protector” y “Ocean Shield”, además de numerosas participaciones en ejercicios y Agrupaciones Permanentes de la OTAN.

Las aeronaves han participado en condiciones meteorológicas duras

En la actualidad, la Décima Escuadrilla tiene dos Unidades Aéreas Embarcadas (UNAEMB) desplegadas en operaciones reales: la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el Océano Índico a bordo de la fragata “Victoria” y en la agrupación permanente de la OTAN SNMG-1, que se encuentra participando en la operación “Active Endeavour” de lucha contra el terrorismo y tráfico de armas en el Mediterráneo a bordo de la fragata “Blas de Lezo”.

Recientemente ha regresado a su base en Rota una tercera UNAEMB, que ha participado en la operación “Sophia” de la Unión Europea, de lucha contra las mafias de inmigración ilegal en el Mediterráneo, a bordo de la fragata “Canarias”. 

La Décima Escuadrilla tiene su base en la Base Naval de Rota, Cádiz, integrada en la Flotilla de Aeronaves. Se encuentra, además, casi permanentemente desplegada a bordo de los buques con capacidad aérea de la Armada. Además de realizar estas comisiones por mar, la Escuadrilla despliega también por tierra para diferentes ejercicios y colaboraciones con la Infantería de Marina y resto de Ejércitos.

Foto: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Unidades de la Armada han concluido las tareas de recuperación de los restos del helicóptero SAR del Ejército del Aire siniestrado el pasado 22 de octubre a unas 40 millas al suroeste de Dakhla (Marruecos), informa la Armada española. En el accidente perdieron la vida el capitán José Morales Rodríguez, el teniente Saúl López Quesada y el sargento Jhonander Ojeda Alemán.

Tras el rescate de los tres cuerpos sin vida el pasado 31 de octubre y después de abastecerse en Las Palmas, el BAM “Rayo” y los buques cazaminas “Segura” y “Turia” regresaron el 4 de noviembre a la zona del siniestro para recuperar los restos del helicóptero.

Durante la estancia en Canarias, el comandante de la Primera Escuadrilla de Medidas Contra Minas, que asumió las funciones de jefe de acción en el escenario, había elaborado un plan de reflotamiento en colaboración con la Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares y el buque “Olympic Zeus”. La idea consistía en recuperar el helicóptero íntegro, tras la observación realizada durante la recuperación de los cadáveres.

Se intentó recuperar el helicóptero entero, pero no fue posible

No obstante, tras las primeras inmersiones del 4 de noviembre se apreció que las adversas condiciones meteorológicas de los días precedentes habían afectado a la integridad del helicóptero y los buques cazaminas tuvieron que realizar una nueva búsqueda para dibujar un nuevo mapa de los restos de la aeronave.

Puesto que el panorama había cambiado, el comandante de la Primera Escuadrilla de Medidas Contra Minas, en coordinación con la Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares y el mando del buque “Olympic Zeus” idearon un nuevo programa de reflotamiento.

El día 4 se dedicó a la preparación con buceadores del reflotamiento de las distintas partes en las que se había dividido el helicóptero. Los buceadores realizaron múltiples inmersiones a unos 40 metros de profundidad. Al día siguiente se procedió al reflotamiento. El buque “Olympic Zeus” izó las partes principales del helicóptero, mientras que los buceadores recobraron material de menor entidad que se encontraba disperso por el fondo. Finalizada la operación, los buques procedieron a Las Palmas de Gran Canaria.

Los buques cazaminas de la Armada detectaron la situación del helicóptero

El BAM “Rayo” ejerció de buque de mando de las operaciones de rescate

La Armada española ha participado en la búsqueda y rescate del helicóptero del 802 Escuadrón del Ejército del Aire desaparecido en el Atlántico el pasado día 22 de octubre desde el primer momento.

El 23 de octubre, un día después de perdido el contacto, diez buzos de la Unidad de Buceo de Canarias fueron alistados para tomar parte en el operativo. Cinco de ellos viajaron hasta Dakhla y después transportados hasta la zona del siniestro mediante un helicóptero marroquí, mientras que el buque de transporte ligero “El Camino Español” zarpó ese mismo día desde Las Palmas con otros cinco buzos a bordo, llegando a la zona de operaciones en la mañana del 24 de octubre. Este buque actuó como base para los diez buceadores y dirigió la búsqueda.

El 23 de octubre, los buques cazaminas “Sella” y “Turia”, que se encontraban en Huelva, y el BAM “Rayo”, que estaba en Málaga, se dirigieron a la zona del siniestro, a donde llegaron el día 27. Los cazaminas llevaban a bordo otros seis buceadores de la Armada, provenientes de la Unidad de Buceadores de Medidas contra Minas, con base en Cartagena.

Fotos: Tave Myliu y Armada Española

Localizado el helicóptero

28 octubre 2015

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El helicóptero Super Puma del 802 Escuadrón SAR ha sido localizado esta tarde y se procede a su izado a la superficie en condiciones meteorológicas adversas, informan fuentes de Defensa. El hallazgo se produce casi una semana después del accidente, cuando la aeronave sobrevolaba el Atlántico en viaje de regreso de Senegal a Gran Canaria e hizo una escala en Mauritania para repostar combustible. La caída al agua se produjo sobre las 15,05 h, a juzgar por la activación de la baliza.

La búsqueda del helicóptero ha estado a cargo de personal especializado de la Armada española, que se ha visto reforzada desde anoche con la incorporación de los buques cazaminas “Turia” y “Segura”, dotados de potentes sonares, que han barrido una zona de unos 400 kilómetros cuadrados a partir de las coordenadas conocidas del accidente de la aeronave. También ha participado el off-shore noruego “Olimpic Zeus”, dotado de dos unidades ROV o sonar de barrido lateral.

La aeronave accidentada ha sido localizada y se trata de izarlo a superficie

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el mismo día en que se confirmó el supuesto rescate de los tres tripulantes del helicóptero Super Puma del Ejército del Aire, caído al agua el pasado jueves a unas 40 millas del puerto de Dakhla, y el retraso en la llegada del pesquero marroquí cuyo nombre se desconocía y que resultó que no era tal, cobró fuerza la hipótesis de que hayan sido secuestrados. Ahora, el Ministerio de Defensa no descarta esa posibilidad. Pudiera ser que estén en poder de los tripulantes de una embarcación de pesca ilegal en aguas de Mauritania y pidan dinero a cambio de su liberación.   

De ser así se podría entender el equívoco surgido ese día, cuando el Ministerio de Defensa confirmó que los tripulantes habían sido rescatados por un pesquero supuestamente marroquí, del que luego más nada se supo y de las informaciones de un buque holandés que llegó a las proximidades del helicóptero cuando aún estaba a flote y dijo que no había encontrado rastro de sus ocupantes.

El rescate de los tripulantes del helicóptero Super Puma motiva un gran despliegue

En la zona del accidente se encuentran buzos de la Armada y medios navales, entre ellos el buque “Olympic Zeus”, dotado de robots submarinos y el buque “El Camino Español”, desde el que se coordinan los trabajos, en los que también participan medios aeronavales de Marruecos. Dos patrulleras del país vecino están rastreando e identificando pesqueros en un intento por verificar informaciones. Se ha informado de que un BAM y dos cazaminas españoles en tránsito hacia Canarias navegan hacia la zona.

Parece que el Ministerio de Defensa de Marruecos se ha disculpado ante el error en no contrastar debidamente las informaciones. Y el Ministerio de Defensa español ha agradecido la cooperación del vecino, según leemos en la prensa nacional. En todo caso, a nuestro juicio, la gestión informativa de la crisis deja mucho que desear y algunos protocolos y procedimientos deberían ser revisados. Del mismo modo que determinados medios de comunicación audiovisuales han minimizado la importancia del suceso pese a que hay vidas de por medio y en alguna televisión, ayer, se habló de la situación en el minuto 32 de su informativo.  

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En la mañana del pasado 18 de junio, en aguas del golfo de Cádiz, un avión MV-22 Osprey de los Marines de EE.UU. desplegado en la base aérea de Morón de la Frontera, realizó su primera toma en la cubierta del buque LHD “Juan Carlos I”. Ha sido la primera operación de este tipo en el buque español, en la que se realizaron operaciones de trincado, parada, pliegue y remolque hasta el ascensor, relleno en caliente y despegue, realizando otras dos tomas.  

Durante las operaciones se comprobó la interoperabilidad del buque con este tipo de aeronaves y durante un descanso se realizó un intercambio de metopas entre el comandante del “Juan Carlos I”, capitán de navío Antonio Piñeiro Sánchez, y el comandante piloto del avión V-22 Osprey, R. J. Scott. Todas las pruebas realizadas resultaron exitosas y acreditan la capacidad del buque LHD español. 

El avión MV-22 Osprey realizó tres tomas y despegues en la cubierta del buque

Se trata de un modelo de avión militar de rotores basculantes, llamado también convertiplano, con capacidad de despegue y aterrizaje verticales (VTOL) y despegue y aterrizaje corto (STOL) y ha sido diseñado para combinar la funcionalidad de un helicóptero convencional y la capacidad de velocidad y alcance de un avión turbohélice. El proyecto, con un coste de 27.000 millones de dólares hasta 2008, ha sido desarrollado por Bell Helicopter y Boeing Rotorcraft Systems. 

El V-22 Osprey realizó su primer vuelo en 1989 y en su fase de pruebas sufrió diversas modificaciones en el diseño. Se trata de una aeronave muy compleja, que ha presentado numerosas dificultades por tratarse del primer convertiplano destinado al servicio militar en el mundo. El Cuerpo de Marines de EE.UU. lo incorporó en 2007, siete años después de que los tripulantes comenzaran su entrenamiento. Desde 2009 está al servicio de la USAF y ha sido desplegado en operaciones de combate en Irak y Afganistán.

Foto: Armada española

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El robot submarino instalado a bordo del buque “EDT Ares” ha recuperado la pasada madrugada restos que podrían pertenecer a los dos tripulantes del helicóptero del 802 Escuadrón SAR accidentado en la noche del pasado 19 de marzo, informa el Ministerio de Defensa. El hecho de que ayer se partiera parte de la estructura de la aeronave siniestrada durante la maniobra de izado, nos da una idea de la tremenda complejidad de los trabajos de recuperación, pues el aparato fue localizado a una profundidad de 2.362 metros.

Defensa ha informado, asimismo, que los restos humanos encontrados han sido trasladados desde el BAM “Meteoro” por un helicóptero del citado 802 Escuadrón SAR hasta el arsenal militar de Las Palmas de Gran Canaria, y después al Instituto Anatómico Forense, para su identificación. Paralelamente, y ante la posibilidad de que los cadáveres pudieran flotar, un avión de patrulla marítima y un helicóptero rastrean la zona, mientras el personal del buque “EDT Ares” trata de recuperar bajo la superficie.

Los restos han sido trasladados a Las Palmas por un helicóptero del SAR

Foto: Tave Myliu