Juan Carlos Díaz Lorenzo

Air Europa Express se ha reestrenado hoy con una programación de tres frecuencias diarias en la línea Valencia-Palma-Madrid, en la que inicialmente opera con cinco aviones ATR-72 que tiene alquilados. Decimos se ha reestrenado, porque Air Europa Express existe desde 1996, cuando irrumpió en el escenario aeronáutico nacional con aviones ATP, en una experiencia que duró cinco años y que tuvo una extensión en la aerolínea Canarias Regional Air, que operaba el mismo modelo de avión.

La flota ATR al servicio de Air Europa Express cederá su paso a partir de marzo a los once aviones Embraer E-195, que pasarán a ser operados por Aeronova, con sede en Valencia. Desde Air Europa dicen que la nueva etapa “es una apuesta personal” de Juan José Hidalgo y agrega aquello de “una estructura lo más eficiente posible para reducir los costes en las rutas y mejorar la situación conjunta de Globalia”, dice Álvaro Middelman, adjunto a la presidencia de Air Europa. ¿Eso incluye también a las tarifas?

Entre 1996 y 2001 Air Europa Express voló con aviones ATP

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Binter ha presentado hoy un hangar anexo al principal que tiene en el aeropuerto de Gran Canaria destinado a labores de mantenimiento de aeronaves. Esta instalación, de 1.750 metros cuadrados de superficie, estuvo anteriormente al servicio de Islas Airways. En los últimos años, una empresa del grupo denominada Binter Servicios Aerotécnicos Insulares (SATI) ha incrementado su actividad prestando servicios a otras aerolíneas u operadores de aviones ATR y otros para los que la mencionada empresa está certificada.

El servicio de mantenimiento de Binter está garantizado. Es uno de sus emblemas, heredado de los tiempos de Iberia, en los que el ingeniero aeronáutico Rafael López fue su director técnico. Ahora, uno de sus discípulos, Eduardo Serradilla, se ocupa de la gerencia de SATI, una de las tres empresas de mantenimiento del Grupo que suman 249 especialistas (TMA’s). El fabricante aeronáutico franco-italiano ATR es muy estricto en todos sus parámetros. Razón por la cual, acreditada su competencia, Binter trabaja con ATR para consolidar su posición como base de mantenimiento en esta zona del Atlántico.

El servicio de mantenimiento de aeronaves de Binter es absolutamente fiable

Foto: Alberto Pérez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Cinco fallos de motor en aviones ATR de la aerolínea TransAsia registrados en los últimos tiempos, ha determinado la decisión de las autoridades de Taiwán de ordenar un entrenamiento adicional de los pilotos con licencia para este tipo de aeronave. La decisión viene determinada por la tragedia de la semana pasada, que ha conmovido al país y que ha sobrepasado todos los límites. Por lo pronto, el fin de semana se han cancelado 90 vuelos y es previsible que el número aumente, si antes no se tienen plenas garantías. En los últimos siete meses se han producido dos accidentes mortales.

La prensa de Taiwán informa de que la autoridad de Aviación Civil ha ordenado que los 71 pilotos con licencia para volar aviones ATR que existen en el país hiciesen una formación adicional y el examen correspondiente. Se considera, incluso, la posibilidad de que le sea retirada la licencia de vuelo a TransAsia. Del análisis de las cajas negras, se deduce que en el avión accidentado, uno de los motores sufrió un fallo mecánico y el otro fue abanderado por decisión de los pilotos. Ahora habrá que determinar si fue fallo mecánico o humano o la suma de los dos.  Otras fuentes apuntan a un deficiente mantenimiento y gestión de seguridad.

El avión accidentado cayó en un lecho poco profundo del río Keelung

Foto: Sam Yeh / AFP / Getty Images

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El fabricante aeronáutico franco-italiano ATR ha informado hoy de que la compañía Binter Canarias ha contratado seis aviones ATR-72 de la serie –600 para la renovación parcial de su flota. Las entregas comenzarán a partir de 2015 y el contrato, aunque se trata de un leasing, está valorado en 205 millones de euros. El nuevo modelo es la apuesta más avanzada por el momento del líder absoluto en este tipo de aviones regionales. Air Nostrum es la primera compañía española que opera esta versión. 

Binter Canarias –que  es la marca comercial de dos compañías operadoras “low cost” salariales llamadas Naysa y Canair–, tiene una flota de 18 aviones, por lo que los seis nuevos supondrán la renovación de un tercio. La nueva serie –600 puede llevar un máximo de 74 pasajeros y tiene una autonomía de 900 millas náuticas.  Se trata de aviones más eficientes, equipados con una nueva generación de motores, menor consumo de combustible y menos ruidosos, ideales para las etapas que realizan en Canarias, donde han acreditado un rendimiento magnífico.

Binter renovará un tercio de su flota con la nueva serie -600

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hemos leído que la compañía CanaryFly pretende ocupar el espacio que ha dejado libre el cese de operaciones de Islas Airways y para ello ha encargado un estudio de viabilidad a una consultora de Las Palmas. Se dice que su intención es incrementar su flota con dos aviones ATR y comenzar su nueva etapa antes de que acabe este año.

Caso de que tal empeño llegue a buen fin, las rutas definitivas se conocerán cuando hayan sido comunicadas a la Dirección General de Aviación Civil y estarán ajustadas a los requisitos del decreto de obligación de servicio público en las comunicaciones aéreas de Canarias.

No conocemos a los propietarios y directivos de la compañía, de la que sabemos que en la línea Gran Canaria-La Gomera-Gran Canaria está cumpliendo. Desconocemos, asimismo, si dispone de músculo financiero suficiente como para emprender este nuevo desafío. En todo caso estaremos atentos al desarrollo de este proyecto, en el que sabemos que también hay otros interesados y no es Ryanair.

ATR-42 de Canarfly, en el aeropuerto de Tenerife Norte

Foto: Héctor Perestelo (aviationcorner.net).

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Air Nostrum es la primera compañía española y europea que incorpora a su flota el nuevo modelo de la serie -600 de ATR. Se trata del avión más eficiente de la aviación regional, condición acreditada a lo largo de la existencia del famoso turbohélice, que es líder indiscutible en el mercado internacional. Se trata, además, del avión número 1.000 de la producción del citado consorcio franco-italiano y lleva la matrícula EC-LRH.

Air Nostrum, que actúa como franquiciada de Iberia, ha contratado cinco aviones de la nueva serie, que sustituirán entre mayo y agosto a otros tantos de la serie -500 que tiene en la actualidad, dedicado preferentemente a las operaciones en Baleares y Melilla.

La financiación de los nuevos aviones está a cargo de Nordic Aviation Capital, que es el mayor propietario de aviones ATR en el mundo. La operación está estructurada con el respaldo del Deutsche Bank y KfW IPEX-Bank. El interior de los aviones de Air Nostrum incorpora iluminación led y el diseño pertenece a la firma Giugiaro Design.

Directivos de ATR y Air Nostrum, en la entrega del primer ATR 72 -serie 600

Foto: Air Nostrum

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Catorce accidentes graves, incluido el de ayer en Siberia, ha sufrido el consorcio franco-italiano ATR desde que comenzó a volar sus aviones turbohélices, según datos que aporta airsafe.com.  El último accidente se ha saldado con 31 fallecidos y una decena de heridos graves de los 43 pasajeros y tripulantes que iban a bordo.

Uno de los accidentes más graves lo protagonizó el 4 de noviembre de 2010 un avión ATR-72 de la compañía cubana Aerocaribbean (CU-T1549), que se precipitó contra el suelo debido al mal tiempo, cuando sobrevolaba la ciudad de Sancti Spiritus y provocó la muerte de sus 68 ocupantes. La investigación posterior demostró que los pilotos no habían activado el sistema anti-hielo.

Este avión había volado para Binter Canarias, matrícula EC-HBU, y fue adquirido de segunda mano a la compañía Continental Express en abril de 1999. En marzo de 2006 fue vendido a ATR como parte del pago de los nuevos aviones y en octubre del citado año fue alquilado a la citada compañía cubana.

Recordamos muy bien el proceso seguido con este avión por nuestra pertenencia entonces a la dirección de Binter Canarias y el vuelo de posicionamiento desde Houston con escalas en Puerto Plata (República Dominicana), Georgetown (Guyana británica), Fortaleza (Brasil) y Sal (Cabo Verde), hasta aterrizar en el aeropuerto de Gran Canaria. Los pilotos de aquella expedición fueron José Antonio Carrillo, director de operaciones; Miguel Palacios y Argimiro Gallego.

Aero Caribbean ATR-72-212 CU-T1549, ex EC-HBU

Otro de los accidentes graves ocurrió en agosto de 2005 en Túnez, cuando un avión ATR-72 se estrelló contra el mar en las proximidades del aeropuerto de Yerba Melita. Se había quedado sin combustible y en el impacto fallecieron sus 16 ocupantes. Del mismo nivel del accidente ocurrido en Cuba fue el sucedido en Chicago, el 31 de octubre de 1994, teniendo como protagonista a un avión de American Eagle debido también a problemas derivados de la congelación en vuelo.

Dos accidentes ocurridos en Venezuela han tenido como protagonistas a aviones ATR. El 21 de febrero de 2008, un aparato ATR-42 de Santa Bárbara Airlines se estrelló cerca del aeropuerto de Mérida y resultó con sus 43 ocupantes fallecidos. El 13 de septiembre de 2010, un avión del mismo modelo de Conviasa se precipitó en una zona industrial próxima al aeropuerto de Puerto Ordaz, resultando con 17 fallecidos de sus 47 ocupantes.

El 5 de octubre de 1987, una avión ATR-42 de la compañía italiana ATI cayó al suelo 15 minutos después de su despegue del aeropuerto de Milán, debido a problemas de hielo, causando la muerte de sus 34 ocupantes. El 21 de agosto de 1994, un avión ATR-42 de Royal Air Maroc se precipitó contra el suelo cerca de Tizounine y provocó la muerte de sus 40 ocupantes.

Foto: Julius Baxter

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Alenia Aermacchi entregó el pasado 27 de enero el fuselaje número 1.000 del consorcio ATR. Un hito así mereció la celebración de una ceremonia especial que reunió a los directivos, ingenieros y trabajadores que han participado en el programa ATR desde su inicio. En los próximos días el fuselaje ATR 1000 será equipado con el tren de aterrizaje y será trasladado a Toulouse, donde se procederá al montaje de los estabilizadores, alas, motores y otros componentes.

ATR es una empresa conjunta entre Alenia Aermacchi (50%) y EADS (50%), que se ha convertido en el primer fabricante de aviones regionales turbohélices del mundo. En la actualidad, ATR tiene entregados 970 aviones y pedidos que suman 1.190 unidades. Sólo en 2011 firmó 157 nuevos contratos.

Cabina de mando del avión ATR serie -600

ATR-72 serie -600 de Royal Air Maroc

Interior de la cabina de pasajeros del avión ATR-600

En sus diferentes versiones está operado por 186 aerolíneas de 90 países. Cada 20 segundos un avión ATR despega de algún aeropuerto y desde sus inicios han volado más de 800 millones de pasajeros. El avión destaca por su flexibilidad operativa, costos reducidos y muy bajo impacto ambiental.

La nueva serie -600 representa la actualización tecnológica de ATR dotado de aviónica digital. Lanzado en 2007, realizó su primer vuelo en 2009 y fue certificado el 30 de mayo de 2011. La compañía Royal Air Maroc es su primer operador, desde julio de 2011. Se caracteriza por su mayor fuerza, mejor rendimiento, bajo mantenimiento y consumo de combustible, suite de aviónica de última generación, cabinas más cómodas y la reducción de las emisiones de CO2.

Fotos: ATR