Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las compañías japonesas All Nippon Airways (ANA) y Japan Airlines (JAL), han ordenado suspender temporalmente las operaciones de sus aviones Boeing B-787 “Dreamliner” después del último aterrizaje de emergencia de uno de estos aviones por un problema en una batería en el caso de ANA y de un “incidente serio” en JAL, informan los medios internacionales. Ambas compañías son las mayores de Japón y las principales clientes del B-787.

Se ha ordenado una revisión a fondo de los aviones Boeing B-787 que vuelan en Japón, 17 aparatos en estos momentos. Una de las averías ha sido una fuga de combustible y en otro el incendio de una batería de litio cuando el avión se encontraba aparcado en el aeropuerto de Boston, sin nadie a bordo. Otro problema ha sido con los frenos, en otro se detectaron fisuras en una ventanilla de la cabina de pilotos y otro sufrió un escape de aceite.

El asunto es un serio revés para la imagen internacional del avión B-787

Foto: ANA