Juan Carlos Díaz Lorenzo

A excepción de la compañía estatal Conviasa y Aeropostal, que han renovado sus flotas o están en proceso de ello, el resto de las compañías aéreas venezolanas lo tienen más complicado, pues la escasez de dólares preferenciales a 6,30 bolívares pone en duda ese proceso e incluso condiciona su continuidad. En ese sentido, la posibilidad de competir dentro o fuera del país está sujeta a que mane la financiación y los dólares para las compañías privadas caen a cuentagotas.

De todos modos, el escenario es optimista para el sector aeronáutico oficial, pues en el plazo de un año, de junio de 2012 a junio de 2013, la ocupación de los aviones ha subido un 12 % tanto en vuelos nacionales como internacionales, según datos apuntados por la Asociación de Líneas Aéreas Venezolanas (ALAV). Conviasa ha incorporado nuevos aviones Embraer y Bombardier y en un reciente viaje del presidente de la República a Francia, se ha firmado una carta de intenciones para tres aviones Airbus A-330.  

En el largo recorrido, Conviasa vuela con aviones de segunda mano o alquilados

Foto: Roberto Leiro