Juan Carlos Díaz Lorenzo

Funcionarios de la FAA y de la autoridad aeronáutica japonesa han visitado este lunes la sede del fabricante G S Yuasa, el fabricante de las baterías de litio instaladas a bordo del avión Boeing B-787 “Dreamliner”, en busca de pistas de los fallos técnicos que han provocado la parada obligada de este modelo de avión, recién estrenado. Los técnicos tratan de averiguar las causas, aunque se ha advertido que llevará su tiempo.

En principio se ha descartado exceso de voltaje como la causa del incendio en una de las baterías cuando el avión se encontraba en el aeropuerto de Boston. Otro incidente serio se refiere a un aterrizaje de emergencia de un avión de la compañía japonesa ANA, posiblemente por la misma causa. Una de las vertientes de la investigación trata de determinar si el proceso seguido desde el diseño hasta la fabricación ha sido el correcto.

No se discute la seguridad del avión, pero es preciso determinar y subsanar los fallos

Foto: Boeing

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Serio, muy serio varapalo de la Agencia Federal de Aviación de EE.UU. (FAA) y de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) a la compañía norteamericana Boeing y su recién estrenado modelo Boeing B-787 “Dreamliner”, al que entre ayer y hoy se le ha prohibido volar en EE.UU. y Europa hasta que se aclaren los problemas que se vienen registrando en este avión, según leemos en la prensa digital internacional.

En las últimas semanas se han producido una serie de fallos y entre ellos uno relativo al sobrecalentamiento de las baterías de litio instaladas en el morro del avión y que fabrica una compañía japonesa, GS Yuasa Corp., cuya investigación parece que se prolongará en el tiempo, de modo que la gran apuesta de Boeing para competir con Airbus se ha encontrado con un nuevo y muy complicado escollo.

Los incidentes del Boeing B-787 suponen un serio revés para Boeing

Hace unos días, Japón ordenó la paralización de la flota B-787 de ANA y JAL. Otras compañías operadoras del Boeing B-787 han seguido la misma medida de forma cautelar: United, Air India, Qatar Airlines, Ethiopian Airlines, LAN y LOT, que ayer precisamente lo estrenó con un vuelo en la línea Varsovia-Chicago. Las consecuencias han sido inmediatas: las acciones cayeron un 3,4 % y comienzan las demandas que piden indemnizaciones por daños y perjuicios.

El último incidente, ayer, obligó a un avión de ANA que cubría la línea Tokio-Ube a realizar un aterrizaje de emergencia, después de que la cabina fuera invadida por un olor extraño y humo. Las baterías, aunque fabricadas en Japón, han sido diseñadas por la firma francesa Thales, aunque todo está por determinar y tomará su tiempo. Lo que se discute, en estos momentos, es la externalización de una parte de la producción, con un retraso de tres años sobre la fecha inicialmente prevista.

Foto: Boeing