Juan Carlos Díaz Lorenzo

La noticia ha sorprendido en el sector de la aviación comercial, aunque se conocía el buen posicionamiento de Alex Cruz dentro del holding IAG, a la vista de su exitosa trayectoria en Vueling. Por primera vez un español será presidente de British Airways, según ha anunciado hoy la propia aerolínea. Sucederá a partir de abril de 2016, cuando relevará a Keith Williams, que entonces se jubilará después de 18 años al frente de la compañía británica.

Alex Cruz inició su andadura profesional en American Airlines, donde trabajó por espacio de una década. Trabajó también en servicios de consultoría de índole aeronáutica y de viajes. En 2006 cofundó la aerolínea Clickair, que en 2009 se fusionó con Vueling. Desde abril de 2013 es el presidente y consejero delegado de esta aerolínea, que ha crecido bastante en los últimos años, en una de las experiencias más positivas que se han registrado en el sector.

Alex Cruz, presidente de Vueling, será presidente de British Airways

Anuncios

Un vuelo pestilente

16 marzo 2015

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El periódico británico “Daily Mail” informa de que un avión Boeing B-747 de British Airways –la aerolínea estrella del holding IAG–  en viaje de Londres-Heathrow a Dubai, dio la vuelta media hora después de iniciado el vuelo debido a la insoportable pestilencia que desprendía uno de los inodoros de la aeronave. El comandante optó por regresar al aeropuerto de partida ante el hedor a excremento que invadía la cabina, alegando motivos de salud y seguridad, pues quedaban siete horas de vuelo por delante.

La noticia se supo con bastante rapidez, gracias a las redes sociales. Entre los pasajeros se encontraba Abhishek Sachdev, concejal conservador de Hertfordshire, que dio cuenta de lo que sucedía en su cuenta de twitter y se refirió claramente al nauseabundo olor a bordo de la aeronave. British Airways tardó lo suyo en reaccionar y el vuelo acumuló un retraso de quince horas. La aerolínea pidió disculpas y ofreció comida y alojamiento a los afectados. “Se podía esperar de una compañía al azar, pero no de British Airways”, dijo el afectado.

Un inodoro taponado obligó al regreso del avión al aeropuerto de partida

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Vueling, la última incorporación del holding IAG, que controla además las compañías British Airways e Iberia, obtuvo un beneficio neto de 147 millones de euros en 2013, con lo que el grupo vuelve a números negros. En el ejercicio anterior, las pérdidas fueron de 696 millones de euros. La evolución favorable de Vueling ha tenido mucho que ver en estos datos, así como la reducción de costes de Iberia y los mayores ingresos de la compañía británica.

Vueling facturó 1.333 millones de euros –es decir, el 6,1 % de los ingresos totales del grupo– y aportó el 7,2 % de la capacidad de oferta del grupo. Iberia registró unas pérdidas de operaciones de 166 millones de euros, si bien ello supone una mejora de 185 millones con respecto a 2012. Y ello pese a la debilidad económica de España, que sigue afectando a los ingresos unitarios. La compañía redujo su flota en 23 aviones y la oferta en un 14 %. 

Vueling ha devuelto al holding IAG a los números negros

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia sigue perdiendo pasajeros. La caída en 2013 ha sido del 16,5 %, si bien es de advertir que recortó su oferta en un 14 %, con lo cual menos vuelos y menos asientos, como corresponde a una estrategia sensata en tiempos de crisis, hasta que se aclare el panorama. Si es que llega ese día, algo que deseamos con toda sinceridad –nos importan las personas, el prestigio y la capacidad operativa de la histórica aerolínea–, pese a que el capital social de la otrora compañía de bandera esté controlado por los británicos que ahora son dueños y señores del holding IAG. Otro dato negativo para Iberia: -15,3 % en las toneladas de mercancías transportadas.

Las otras compañías que forman parte del grupo británico –British Airways, Vueling e Iberia Express– tienen viento en cola. No en vano las dos compañías españolas mencionadas han ganado cuota de mercado a costa de Iberia y Vueling es la que mejores resultados aporta, con 13,4 millones de pasajeros (+ 27,9 %) y un incremento de su capacidad del 23,8 %. British Airways aumentó la demanda en un 3,6 % y retrocedió un cinco por ciento en carga, En total, el holding AIG transportó 67,2 millones de pasajeros en 2013, es decir, un incremento del 23,1 % con respecto a 2012. 

Estamos pendientes del acuerdo entre Iberia y sus pilotos. Es importante

Foto: Louis

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un avión Boeing B-747 serie -400 “Jumbo” de la compañía British Airways clavó el ala derecha en un edificio de oficinas del aeropuerto de Johannesburgo (Sudáfrica), cuando circulaba hacia la pista de despegue para volar a Londres. El suceso se ha saldado con cuatro personas heridas que se encontraban en las proximidades, leemos en la prensa sudafricana. A bordo, 202 pasajeros y la tripulación ilesos, aunque con un enorme susto, pues el golpe provocó el vertido del combustible alojado en dicha ala, que no llegó a inflamarse.

Por lo que se informa, el comandante de la aeronave se equivocó en la utilización de la calle de rodadura. Tenía que haber utilizado la calle B, pero siguió otra más estrecha, denominada calle M, con lo cual en un momento dado de la maniobra el ala derecha se empotró en el edificio. Los bomberos del aeropuerto intervinieron de inmediato para contener el derrame de combustible, procediendo después a la retirada del avión y se ha abierto una investigación oficial al respecto. El percance no es un caso aislado, pues cada cierto tiempo se suele repetir algo parecido.

La imagen evidencia el alcance del error, que acabó en gran susto

Foto: twitter.com/HarrietTolputt

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Era previsible que así sucediera y ahora se ha hecho público. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), heredera del antiguo Instituto Nacional de Industria (INI), venderá su participación en el grupo IAG, que controla Iberia, antaño exitosa compañía de bandera. Así lo ha comunicado el ente público a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, según leemos en la prensa económica nacional.

Cuando salga la SEPI –no hay prisa, pero no tardará mucho en hacerlo– no habrá socio español en la sociedad que controla Iberia, Vueling y British Airways. Serán cuatro sociedades británicas, que tienen entre el 5 % y 3,2 %, las que tomen las decisiones. En el pasado mes de junio, El Corte Inglés vendió su participación del 1,8 % en cien millones de euros. Bankia, que tenía un 12,6 %, también salió hace tiempo. 

IAG ha decidido un notorio crecimiento de Vueling, mientras Iberia espera

Foto: Óscar Martínez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

International Airlines Group (IAG), el holding que agrupa a Iberia y British Airways, ha firmado un contrato para 18 aviones Airbus A-350 de largo radio y otras 18 opciones, informa la compañía aérea británica. Los nuevos aviones, así como los derivados de un contrato para el novísimo Boeing B-787, están llamados a sustituir a treinta Boeing B-747 serie -400 entre 2017 y 2023.

Los aviones Airbus A-350 estarán equipados con motores Rolls Royce Trent XWB, que consumen un 20 % menos de combustible. Los costes unitarios serán menores y su rentabilidad superior. Los motores son de factura británica y el estabilizador horizontal y la superficie de encastre de las alas se fabrica en España. Es posible que Iberia cuente con este modelo de avión, cuando los números sean los que tienen que ser.

El nuevo modelo de Airbus Industrie se va abriendo camino

Foto: Airbus Industrie

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No es nada nuevo. Los números vuelven a ratificar lo que sabemos desde hace tiempo. Hoy hemos sabido que IAG, nombre del holding resultante de la fusión de Iberia y British Airways, transportó casi 7,5 millones de pasajeros en los dos primeros meses de 2013, con un incremento del 3,4 % en relación a igual periodo del año anterior.

Lo que nos interesa son los números de Iberia y vemos cómo sigue perdiendo tráfico. La compañía redujo su capacidad un 11,8 % y el tráfico medio cayó un 15,3 %, mientras que su hermana mayor creció un 0,7 % y mejoró su tráfico un 5,2 %, leemos en la publicación especializada Hosteltur, que se hace eco de la comunicación enviada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

British gana e Iberia pierde. Nada nuevo en los cielos de la aeronáutica comercial

IAG insiste en que el ERE que afecta a 3.807 personas de la compañía española, forma parte del transformación de la compañía, cuyo objetivo es introducir cambios estructurales permanentes para detener las pérdidas y crecer de forma rentable en el futuro”. El personal no lo ve así y siguen las huelgas y las manifestaciones. Y, ahora, pendientes, hasta cierto punto, de lo que diga el mediador. Pero la situación pinta mal.

La maldición parece haberse cernido sobre la compañía española. Algo que lamentamos profundamente. Un conflicto que, como ha reconocido la ministra Ana Pastor, la falta de acuerdo es malo para todos. Empresa y trabajadores “están obligados a entenderse y, por lo tanto, tienen que avanzar en ese entendimiento”, insistió. No es empeño fácil y menos cuando 3.807 personas tienen un pie en la calle, por no decir los dos.

Foto: Altair 78

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En la prensa económica de hoy hemos leído la noticia de que International Airlines Group (IAG), la sociedad resultante de la fusión de British Airways e Iberia, ha tenido unas pérdidas de unos 923 millones de euros en 2012, en parte debido a los costes de reestructuración de la compañía española. Nada que ver con los beneficios de 582 millones de euros del año anterior, y eso que los ingresos totales del grupo subieron un 12,5 % (18.118 millones de euros).

Los resultados en el grupo IAG son dispares, pues British Airways va viento en popa con unos beneficios de 347 millones de euros, incluidas las pérdidas de BMI –compañía comprada e integrada en BA– e Iberia tiene un saldo negativo de 351 millones de euros. Razón por la cual la compañía española, que es la que lleva la peor parte, tiene que adaptarse a los nuevos tiempos si quiere sobrevivir.

A-320 de Iberia despegando del aeropuerto de La Palma

IAG sabe que no se lo van a poner fácil. Los riesgos de ejecución “son altos e incluyen conflictos laborales generalizados, interrupciones de servicio, interferencias políticas, riesgos legales en relación con la implementación provisional de las nuevas reformas laborales y la falta de enfoque de los empleados”. De éstos, 3.807 se irán a la calle mediante un ERE que lo convierte en el mayor despido colectivo de la historia de España.

Otras cifras económicas de interés dicen que la deuda neta consolidada a 31 de diciembre de 2012 es de 1.889 millones de euros (+ 64,5 %) y los costes de combustible aumentaron un 20,4 %, o lo que es lo mismo una factura de 6.101 millones de euros, mientras que los costes, excepto el combustible subieron un 11,6 % hasta situarse en poco más de doce mil millones de euros.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las cabezas pensantes de IAG, sociedad resultante de la fusión de Iberia y British Airways, pretenden que “el plan de transformación de Iberia incluye cambios estructurales permanentes en todas las áreas de negocio de la compañía, con el objetivo de que deje de tener pérdidas y recupere la senda de los beneficios”. Tales cambios harán que Iberia se centre solo en las rutas rentables, caso de las líneas de largo recorrido y abandone el resto.

Con ello trata de poner freno a mediados de 2013 al deterioro de la caja de Iberia, que ha pasado de 2.270 millones al cierre de 2008 a 1.054 millones en septiembre de 2012 y mejorar sus resultados en unos 600 millones de euros en tres ejercicios. Iberia trata, además, de poner freno a la dura competencia de Ryanair, que le ha destrozado en algunas de sus líneas más rentables.

Por lo que se ha publicado, Iberia ofrecerá una indemnización máxima de un año de sueldo a los 4.500 trabajadores –de ellos 537 pilotos y 932 TCP’s- que saldrán forzosamente de la compañía y al resto planteará rebajas salariales del 35 %, con la excusa de “salvar alrededor de 15.500 puestos de trabajo”. Suponemos que en esa rebaja salarial también están incluidos los directivos de IAG e Iberia.

Iberia se centrará en el largo recorrido donde es rentable y abandonará el resto

Foto: Rubén Cabrera Jiménez