Juan Carlos Díaz Lorenzo

Pintan mal las relaciones entre la dirección de Air Europa y USO, después de que se haya producido una ruptura total en las negociaciones para concretar las propuestas que devuelvan la “paz laboral” con el colectivo de TCP’s. Dice el sindicato que “no es posible” ningún tipo de acuerdo habida cuenta de las desconfianza que se ha generado entre las partes y, mientras tanto, las denuncias en vigor seguirán su cauce, pues considera que vulneran aspectos del convenio.

Según leemos en el digital especializado preferente.com, hubo momentos de especial tensión en los que la dirección abandonó la reunión. Hay profesionales que no ven clara la actuación del sindicato y dicen que “juega a la desinformación”. USO, mientras tanto, afirma que “tanta incertidumbre y medidas impuestas sin el consenso entre ambas partes, es sumamente perjudicial tanto para el colectivo de TCPs como para los propios intereses de la empresa”.

Hay tensión en las relaciones laborales entre Air Europa y sus TCP’s

Foto: Daniel Santos

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Corren malos tiempos en las relaciones entre la dirección de Air France y su personal. La intención de suprimir nada menos que 2.900 puestos de trabajo provocó una airada respuesta ayer, en la que cientos de trabajadores hicieron acto de presencia de malas maneras en una reunión extraordinaria del comité de empresa y la dirección de la compañía, que acabó en tumulto y siete heridos, uno de ellos de gravedad, informa la prensa francesa. En televisión hemos visto las imágenes de los directivos tratando de escapar con sus camisas roas y escoltados por seguritas, que también cayeron al suelo. El primer ministro, Manuel Valls, se ha aliado con la empresa y califica los hechos de intolerables.

Los peor parados han sido el director de Recursos Humanos y el director de Air France en el aeropuerto de Orly, a los que hemos visto huir e incluso saltar una valla para evitar males mayores. La existencia de imágenes permitirá a Air France presentar una demanda contra los protagonistas de los actos violentos y pese a la contundencia de su actuación, la dirección de la aerolínea ha dejado claro que el plan de ajuste se llevará a efecto y deberá estar liquidado antes de que acabe 2017. Los sindicatos, para curarse en salud, han condenado la acción violenta de los exaltados, que han conseguido uno de sus objetivos: notoriedad en los medios de comunicación.

De los 2.900 puestos de trabajo a liquidar, 300 son pilotos

Foto: Philippe Noret