Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicio Aéreo (Conviasa) está llamada a asumir el protagonismo de la línea aérea bandera de Venezuela, como en el pasado lo fue Venezolana de Aviación (Viasa), que sucumbió inmersa en una grave crisis financiera cuando su gestión y propiedad era de la española Iberia. El levantamiento de la prohibición de volar a Europa da alas a la nueva compañía, que pretende proyectar la imagen de Venezuela en el exterior y convertirse en la aerolínea de referencia.

En su habitual lenguaje, el presidente de Venezuela ha dicho en estos días que “Viasa fue la línea aérea de Venezuela. De un día para otro la derecha neoliberal decidió sorprender al país, la vendió y la privatizó a Iberia (…) Vendieron Viasa a precios de gallina flaca. Iberia la compró para quebrarla, la quebró y entonces Iberia se agarró las rutas internacionales de Viasa. Botaron a los trabajadores y no les pagaron prestaciones sociales”.

Durante su existencia, Viasa fue un referente de Venezuela en el exterior

Viasa fue liquidada en 1997, después de haber sido privatizada por el Gobierno de Carlos Andrés Pérez, en 1989, como parte de las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI). Por esta razón quedaron muchos trabajadores en la calle y el país sin la destacada posición que entonces tenía en el mapa aeronáutico mundial. Años después, en tiempos del difunto presidente Hugo Chavez, surgió Conviasa para tratar de reubicar a Venezuela en una posición más destacada.

“Conviasa debe ser una línea poderosa nacional e internacionalmente. Tenemos que cumplir el plan que nos dejó el comandante Chávez de convertirla en la línea aérea bandera de Venezuela, de nuevo”, dijo Nicolás Maduro, quien encargó al ministro para el Transporte Acuático y Aéreo, Hebert García Plaza, que siga trabajando para que la compañía estatal Conviasa opere progresivamente con mejores resultados. En breve se abrirá una nueva línea Maiquetía-Panamá-Managua y otra desde Manaus, para atraer a los turistas del norte de Brasil, que optan por la isla de Margarita como destino de vacaciones.

Foto: Archivo Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de cinco años sin conexión aérea con la localidad de Santa Elena de Uairén, la compañía Conviasa ha retomado los vuelos tres veces por semana desde Puerto Ordaz (Estado Bolívar) a bordo de un avión CRJ-700. La propaganda nacional se refiere así a un nuevo logro de la acción del gobierno bolivariano, pues permite enlazar esta localidad fronteriza con Brasil localizada en el sureste de Venezuela, con el resto del país a través del aeropuerto de origen.  

Dadas las condiciones operativas del aeropuerto de Santa Elena de Uairén, la capacidad del avión está limitada a 30 pasajeros a la ida y 25 pasajeros a la vuelta. Los precios de los billetes varías entre 600 y 800 bolívares, frente a los dos mil bolívares de compañías privadas. Se abre una nueva posibilidad para el turismo que quiera llegar a la Gran Sabana, mientras Conviasa negocia con la autoridad aeronáutica de Brasil el establecimiento de una línea Manaos-Puerto Ordaz.

Conviada opera con aviones CRJ-700 en la línea Puerto Ordaz-Santa Elena de Uairén

Foto: Nick Michaud (jetphotos.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía aérea venezolana Conviasa ya tiene permiso para volar a Europa, después de que la Comisión Europa le haya levantado el veto que pesaba sobre ella desde abril del año pasado. Conviasa estaba en la “lista negra” de las aerolíneas que tenían prohibido volar a Europa y la autorización se produce después de que las autoridades aeronáuticas de la UE hayan supervisado las mejoras necesarias en materia de seguridad.

En la actualización de la “lista negra” también se ha levando el veto a Philippine Airlines y entran a formar parte Blue Wing Airlines, de Surinam y Meridiana Airways de Ghana. En total son 280 compañías de terceros países las que tienen prohibido volar a Europa debido a sus condiciones de seguridad. Otras ocho compañías están sujetas a restricciones -Gabon Airlines, Afrijet, SN2AG, Air Koryo, Airlift International, Air Service Comores, Iran Air y TAAG Angola Airlines-, así como limitaciones a las flotas de Air Madagascar y Air Astana.

La prohibición, ahora levantada, ha supuesto un serio toque de atención a Conviasa

Foto: Roberto Leiro

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía aérea venezolana Conviasa incrementará su oferta en la red nacional con un total de 20 destinos, frente a los 14 actuales y de los cuatro internacionales pasará a 10, informó el presidente de la aerolínea, César Martínez. Ello será posible gracias a la incorporación de los nuevos aviones Embraer E-190, con capacidad para 104 asientos cada uno, de los que en la actualidad posee seis unidades aunque parece que serán veinte en total.

Los seis aviones suponen un contrato de 271,2 millones de dólares y fue suscrito en julio de 2012 en un viaje a Brasil por el fallecido presidente Hugo Chavez, mediante un crédito del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social y el Banco de Fomento del país carioca. De materializarse el acuerdo para los 14 aviones restantes –el actual presidente así lo confirmó en la recepción de los tres últimos del primer lote–, el monto de la inversión ascendería a 904 millones de dólares. 

Conviasa tiene en la actualidad una flota de seis aviones Embraer E-190

Foto: Conviasa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Tres aviones Embraer E-190 aterrizaron ayer en el aeropuerto internacional “Simón Bolívar” de Maiquetía (Venezuela) para incorporarse a la flota de la compañía Conviasa (Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicio Aéreo), fundada en 2004 en tiempos del fallecido presidente Hugo Chavez. La llegada de las nuevas aeronaves revistió carácter oficial, pues a su recibimiento acudió el actual mandatario venezolano.

El ministro del Poder Popular de Transporte Acuático y Aéreo, Hebert García, dijo que el plan es contar con trece aviones de este modelo, si bien todo parece indicar que serán 20 unidades, según lo comentado por el presidente de la República, Nicolás Maduro, quien ha dado instrucciones para que se negocie el contrato de otras siete unidades del modelo fabricado en Brasil.

En la actualidad, Conviasa opera 16 destinos de América del Sur, América Central y el Caribe. La compañía trabaja en colaboración con Aeropostal para tener veinte destinos nacionales a finales de este año, lo que supondrá el 40 % de las rutas domésticas. Otros destinos a cubrir en los próximos meses serán Panamá y Nicaragua y respecto de Europa todo está supeditado a disponer de aviones de capacidad trasatlántica y los correspondientes permisos.

Conviasa ya tiene seis aviones E-190 y la intención es llegar a veinte

Foto: Embraer

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un avión Boeing B-767 de la compañía norteamericana Vision Airlines ha volado esta semana entre los aeropuertos de Caracas y Madrid al servicio de la compañía venezolana Conviasa que, por lo visto, aún no ha resuelto la prohibición de la UE para volar a territorio europeo. Este avión se suma a otros alquilados para cubrir la línea, como B-767 y B-777 de Euroatlantic, B-767 de SBA, A-340 de Air Tahiti Nui y B-747 de Atlas, informan Sergio Pérez Aguado y Alberto González Díaz.

En la foto de este último, precisamente, vemos el avión B-767 de Vision Airlines, alquilado a ILFC, en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Número de serie 24.448 y LN 272, realizó su primer vuelo el 3 de julio de 1989. Tiene, por tanto, 23,1 años de vida aeronáutica y una larga ejecutoria. El 19 de julio del citado año se estrenó con Air Seychelles (S7-ASS). Desde mayo de 2001 es propiedad de ILFC y ha volado para las siguientes compañías: Aerocontinente (N264MT), Aero Continente Chile (CC-CJR), Aero Continente (OB-1765), Nuevo Continente (OB-1765), Polet Aviokompania (N300LF), Kras Air (EI-DMP) y Vision Airlines (N766VA).

Boeing B-767 de Vision Airlines al servicio de Conviasa

Foto: Alberto González Díaz

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un avión Airbus A-340 de la compañía Air Tahiti Nui está volando al servicio de CONVIASA en la línea Caracas-Madrid dos veces por semana. Por los colores de su librea azul intenso y turquesa, realzado con una flor de tiara y los títulos pintados en el fuselaje, llama poderosamente la atención y así lo ha captado Alberto González Díaz, “spotter” activo en Madrid.

Número de serie 385, es un modelo -313X y realizó su primer vuelo el 1 de febrero de 2001. Casi un año permaneció estacionado, hasta que el 28 de diciembre del citado año se estrenó con la citada Air Tahiti Nui (F-OJGF), bautizado con el nombre de “Mangavera”, isla del archipiélago Gambier.

Creada en 1996 por el Gobierno de Polinesia Francesa en colaboración con inversores privados locales, Air Tahiti Nui tiene la misión de garantizar un adecuado desarrollo turístico de las islas que son su territorio. En la actualidad dispone de cinco aviones Airbus A-340 todos del mismo modelo, propulsados por cuatro motores CFM-56.

El avión tiene una librea muy llamativa

Foto: Alberto González Díaz

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Gobierno de Hugo Chávez está dispuesto a potenciar el Consorcio Venezolano de Industria Aeronáutica y Servicios Aéreos, S. A. (CONVIASA) y para ello se propone ampliar sus destinos nacionales e internacionales con la incorporación de nuevos aviones.

Por lo que se ha publicado en los medios aeronáuticos, se ha firmado un contrato con la el fabricante brasileño Embraer para 20 aviones por importe de 814 millones de dólares y otros 240 millones de dólares para cuatro aviones Airbus A-340 serie -500 comprados de segunda mano a la compañía Etihad Airways (EUA).

Con la nueva flota, CONVIASA logrará una mejor posición comercial

La financiación de los aviones brasileños vendrá a través del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil, mientras que los cuatro aviones Airbus A-340 tienen un coste de 60 millones de dólares cada uno y cinco años de uso, con capacidad para 325 pasajeros.

“Eso está aprobado”, dijo el mandatario venezolano, cuando detalló el plan de expansión de CONVIASA que le fue presentado por el vicepresidente Elías Jaua, la ministra de Transporte Aéreo y Acuático, Elsa Gutiérrez, y el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez.

Foto: Bruno Muthelet (planespotters.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía venezolana Santa Bárbara Airlines (SBA) asume provisionalmente la ruta Caracas-Madrid-Caracas de la compañía CONVIASA, después de la prohibición que le ha impuesto la Unión Europea aduciendo “razones de seguridad” de sus aeronaves.

Ello obliga a una reestructuración, también provisional, de la línea Caracas-Tenerife Norte-Caracas de SBA, que vuela al citado aeropuerto tinerfeño todos los viernes. Hacía poco tiempo que Santa Bárbara Airlines había dejado de volar a Madrid.

SBA cubrirá la citada ruta hasta que se solventen los problemas surgidos con la UE. El Gobierno venezolano, en un comunicado hecho público, garantiza los desplazamientos de los pasajeros que habían adquirido sus billetes para volar en la ruta Caracas-Madrid-Caracas.

SBA opera las rutas de largo recorrido con aviones B-767

Foto: Antonio D. Badaracco

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Atendiendo a problemas de seguridad en sus aeronaves, la Comisión Europea ha incluido a la compañía venezolana CONVIASA en la “lista negra” y le prohíbe volar a Madrid, su único destino en el viejo continente.  Un comunicado de la UE dice que ha tomado dicha decisión “con el fin de garantizar el control de los riesgos de seguridad, ha resultado necesario someter a una prohibición de explotación a CONVIASA debido a numerosos problemas de seguridad derivados de accidentes y de los resultados de los controles en pista en los aeropuertos de la UE”.

El gobierno venezolano ha respondido con “su más firme rechazo” a la decisión de la UE de prohibir los vuelos a Madrid del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (CONVIASA), sucesora de la extinta VIASA y agrega que “la medida contraviene las consideraciones hechas por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) sobre las condiciones de operación segura de la aeronáutica civil venezolana”, leemos en la prensa especializada.

CONVIASA opera los vuelos de largo recorrido con aviones A-340

“La seguridad es prioritaria”, afirma el comisario de Transportes, Siim Kallas. “No podemos transigir en este ámbito en absoluto. Si tenemos pruebas dentro o fuera de la Unión Europea de que las compañías aéreas no operan con seguridad, debemos actuar para garantizar que no exista ningún riesgo a este respecto”.

La decisión de incluir a CONVIASA en la “lista negra” parte del Comité de Seguridad Aérea, que está formado por representantes de los 27, Croacia, Noruega, Islandia, Suiza y la Agencia Europea de Seguridad Aérea. Asimismo se han detectado “problemas graves” de seguridad en las compañías aéreas de Libia, por lo que el gobierno provisional de dicho país ha ordenado de inmediato el cese de operaciones.

En total son 279 compañías de 21 países la que tienen prohibido operar en la UE y pertenecen a Afganistán, Angola, Benín, la República del Congo, la República Democrática del Congo, Filipinas, Gabón (salvo tres compañías que operan sujetas a restricciones y condiciones), Guinea Ecuatorial, Indonesia (salvo seis compañías aéreas), Kazajstán (salvo una compañía aérea que opera sujeta a restricciones y condiciones), Kirguistán, Liberia, Mauritania, Mozambique, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Suazilandia, Sudán, Yibuti y Zambia. La lista también incluye otras cinco compañías: Blue Wing Airlines, de Surinam; Meridian Airways, de Ghana; Rollins Air, de Honduras; y Silverback Cargo Freighters, de Ruanda.

La lista incluye 11 compañías aéreas objeto de restricciones operativas y autorizadas a explotar vuelos en la UE bajo condiciones estrictas: Air Astana, de Kazajstán; Air Koryo, de la República Popular Democrática de Corea; Airlift International, de Ghana; Air Service Comores, de Comoras; Gabon Airlines, Afrijet y SN2AG, de Gabón; Iran Air, de Irán; TAAG Angola Airlines, de Angola; Air Madagascar, de Madagascar, y Jordan Aviation, de Jordania.

Foto: Roberto Leiro