Juan Carlos Díaz Lorenzo

Europa asiste conmocionada a la tragedia del avión Airbus A-320 de Germanwings (D-AIPX), ocurrida en la mañana de ayer al sur de los Alpes franceses, cerca de la localidad de Barcelonette, cuando volaba procedente de Barcelona con destino a Dusseldorf. La aeronave se estrelló contra el macizo Trois Eveches, en una zona montañosa y de difícil acceso por tierra, a casi tres mil metros de altura, a donde sólo es posible llegar con la ayuda de helicópteros. 

Medio centenar de los pasajeros, 51 en total, eran españoles. En total, viajaban a bordo 144 pasajeros y seis tripulantes, entre ellos 55 alemanes y el resto de 14 nacionalidades. El rescate de los cuerpos está siendo muy complicado por las razones expuestas. Se han recuperado las dos cajas negras y parece ser que en una de ellas hay un archivo de audio utilizable, aunque llevará su tiempo descifrarlo. Se ha informado de que la caída del avión duró ocho minutos y no fue emitida señal de alarma alguna. 

Este era el avión siniestrado, en una imagen tomada en enero pasado en Barcelona

Las hipótesis que se barajan son de índole técnica y se refieren a los sensores de la aeronave que controlan la velocidad y la altura. Es probable que hubieran suministrado datos erróneos por congelación del sistema.  La prensa alemana informa de que se han detectado incidencias de este tipo al menos en otros diez aviones y que un avión de Lutfhansa estuvo a punto de precipitarse por esta causa en noviembre pasado. A 09,45 h GMT el avión volaba a 38.000 pies y ocho minutos después, cuando se perdió el contacto, estaba a 6.000 pies.  

Foto: Óscar Martínez

Anuncios

Juan Carlos Diaz Lorenzo

Un avión Airbus A-320 de la compañía Germanwings (D-AIPX), en vuelo entre Barcelona y Düsseldorf, se ha estrellado esta mañana en los Alpes franceses, informa la edición digital del periódico alemán Frankfurter Allgemeine. A las 11 horas gmt se perdió el contacto en el radar de la región de la Alta Provenza. Los restos de la aeronave han sido encontrados en las proximidades de la población de Barcelonnette, en la región de Digne.

A bordo viajaban 142 pasajeros y seis tripulantes. No hay supervivientes, según las informaciones disponibles. Tanto el ministro del Interior de Francia, Bernard Cazeneuve como la autoridad alemana de seguridad aérea han confirmado el accidente. El avión, número de serie 147, tenía 24,3 años de vida aeronáutica y siempre había volado para Lufthansa y su filial Germanwings.

Este es el avión de Germanwings siniestrado esta manaña

Foto: Stefan Siegenthaler (planesppoters.net)