Juan Carlos Díaz Lorenzo

La emisión de billetes aéreos internacionales ha descendido un 55% en Venezuela en los ocho primeros meses de este año, pues sigue sin resolverse la deuda millonaria que mantiene con las aerolíneas que operan en el país desde comienzos de 2013. El monto total asciende a unos 3,7 millardos de dólares, informa la edición digital del periódico venezolano El Nacional. Los cálculos establecen que la reducción de plazas ronda el 50%y los precios han subido considerablemente.

A pesar de las muchas promesas incumplidas, el gobierno de Venezuela sigue sin resolver la situación, por lo que es previsible que, con la oferta actual, el descenso en la emisión de billetes supere dicho porcentaje al cierre de 2015. La situación se ha complicado bastante. La oferta de plazas en bolívares es mínima y sólo en dólares pueden conseguirse los billetes, a unos precios muy superiores a los vigentes hace tres años. Y lo más preocupante es que no se vislumbra solución a corto plazo.

Iberia y Air Europa han recortado su oferta. Venezuela no paga

Foto: Curimedia

Anuncios

Un rublo por Transaero

8 septiembre 2015

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La que en tiempos de la URSS fue la mayor aerolínea del mundo, Aeroflot y en la actualidad lo es de Rusia, ha asumido el control de Transaero, su mayor competidora, en el simbólico precio de un rublo, informa la prensa moscovita. Ha sido una operación orientada a evitar la quiebra de la compañía aérea, que atraviesa por momentos financieros muy complicados debido al desplome del rublo. Aeroflot controla el 75% del capital social y ha anunciado una reestructuración de calado para que se mantenga operativa.

En los últimos tiempos, Transaero acumula muchas quejas de sus clientes, pues cambia los itinerarios sin previo aviso ni ofrece explicaciones y el mal servicio es la tónica dominante de su trabajo diario. La aerolínea, fundada el 28 de diciembre de 1990, inició sus operaciones dedicada al chárter con aviones alquilados a Aeroflot. Ha ido evolucionando de manera notable hasta alcanzar un tamaño que la sitúa entre las 35 mayores aerolíneas de Europa y su presencia en España ha sido notable, especialmente en Canarias.  

Despegue de un avión Boeing B-747 “Jumbo” de Transaero

Foto: Inal Khaev / RuSpottersTeam (aviationcorner.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En un nuevo episodio del descrédito cada día mayor que el Gobierno de Venezuela mantiene con las aerolíneas internacionales que operan en el país, nos llega la noticia de que Alitalia ha decidido suspender la línea Roma-Caracas hasta nuevo aviso. La causa, 250 millones de dólares pendientes de liquidación. Mucho dinero para mantener un servicio que afecta a los pasajeros, pero cuya viabilidad económica está en entredicho y supone un agujero considerable en las cuentas de la aerolínea italiana.

Los nuevos accionistas de Alitalia, la compañía árabe Etihad, no están por la labor de mantener una línea de tan incierto futuro. Sin embargo, pretende aumentar su presencia en Latinoamérica y gestiona tres posibles nuevas líneas desde la capital italiana a Méjico, Santiago de Chile y Bogotá. Desde que el nuevo accionista –que tiene el 49% del capital social– tomó las riendas, Alitalia vuela desde Roma a Seúl, Shanghai y Abu Dhabi y en los próximos meses abrirá otros destinos.

Alitalia deja de volar a Venezuela. El país queda algo más aislado

Foto: Tsung Tsen Tsan

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Decíamos en esta misma sección, ayer, que el gobierno bolivariano de Venezuela debe 265 millones de dólares a la aerolínea española Iberia. Estamos seguros de que si eso sucediera en cualquier otro país, hace tiempo que la otrora compañía de bandera española hubiera desaparecido del mapa. Pero sigue volando a sabiendas de que no cobra y parece que lo hace a fondo perdido. Pero no es la única. A Avianca, de la vecina Colombia, la deuda es de 300 millones de dólares y vende sus billetes en dólares, lo mismo que hacen las demás, excepto a los funcionarios del régimen, a los que les permite que paguen en bolívares.

Desde agosto de 2013, Avianca ha reducido su capacidad de plazas y vende en bolívares el mínimo posible, pues sabe que tiene complicado cobrar la deuda. De manera que las aerolíneas, temerosas de que si dejan de volar a Venezuela les nieguen el permiso para hacerlo en el futuro, entran por el aro de los despropósitos del gobierno, que les retiene cantidades millonarias de billetes vendidos y no cancelados. IATA ha pedido por activa y por pasiva que Venezuela cumpla sus compromisos, pero poco o ningún caso le hacen a la asociación internacional de aviación civil.

Avianca tampoco cobra la deuda que mantiene Venezuela

Foto: AVIANCA

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia no ha conseguido, y lo más probable es que no lo consiga, que el Gobierno de Venezuela le liquide unos 200 millones de dólares que están pendientes en concepto de billetes vendidos en el país. Las autoridades bolivarianas tienen bloqueado esa importante cantidad, que cada día se va engrosando más, pues Iberia sigue volando a Venezuela y sigue vendiendo billetes, a sabiendas de su dudoso cobro. Así lo ha reconocido el presidente de la aerolínea española, Luis Gallego, en unas declaraciones a TVE.

Lo curioso del caso es que mientras en su día Iberia suprimió líneas históricas, como Madrid-La Habana, Madrid-Santo Domingo y Madrid-Montevideo, mantiene sin embargo sus vuelos a Venezuela a fondo perdido, engrosando una deuda que tiene su impacto en la cuenta de resultados. Dice Luis Gallego, de boca para fuera, que espera llegar a un acuerdo con el gobierno de Venezuela, cuando todos los indicadores apuntan a que no hay cobro. Lo mismo le sucede a Air Europa y a otras aerolíneas internacionales que operan en el país

Iberia mantiene su presencia en Venezuela, aunque sin cobrar los billetes

Foto: Curimedia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Gobierno de Venezuela no ceja en su empeño de regular el precio de los billetes aéreos internacionales, hasta el punto de que en las últimas reuniones mantenidas con el sector, los responsables políticos insisten más en intervenir en este asunto que en resolver la astronómica deuda que mantiene con las aerolíneas, informa “El Nacional”. Lo curioso del caso es que la Ley de Aviación Civil no establece que el Instituto Nacional de Aviación Civil sea quien deba regular las tarifas.

La norma ha sido que las aerolíneas presenten periódicamente ante este organismo los precios de los billetes, lo cual se cumple en tiempo y forma. Según datos de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV), el 50 % de la deuda que mantiene el Gobierno bolivariano está concentrado con las compañías American Airlines, Avianca y Copa Airlines. La deuda con Iberia y Air Europa también es considerable, de algo más de 500 millones de dólares.

Aeropuerto-Maiquetia

El transporte aéreo en Venezuela está sumido en una grave crisis

Foto: prodavinci.com

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Los venezolanos seguirán cazando boletos aéreos este año”, titula el periódico “El Nacional” una información de la periodista Carmen Sofía Alfonzo, sobre las dificultades que, salgo un milagro de la política, espera a los venezolanos que quieran viajar al exterior.  Hartas de los incumplimientos del gobierno bolivariano, y para evitar que la deuda aumente –cifrada en unos 3.600 millones de dólares por la IATA–, las aerolíneas internacionales que operan en el país ofrecen el mayor porcentaje de sus plazas en dólares.   

IATA lo tiene claro. “Mientras el Estado no honre el compromiso y manifieste una voluntad de que los pagos volverán a ser oportunos, la conectividad no mejorará. Hasta ahora no ha dado señal de que eso vaya a ocurrir”, precisan fuentes del sector, en el que se aglutinan aerolíneas, agencias de viajes y mayoristas. El presidente Nicolás Maduro habla de “cortar de raíz” el problema y sus acólitos siguen dando largas y de vez en cuando incluso sueltan amenazas. Pero la realidad es que la reducción de plazas ronda el 50 %.

El transporte aéreo en Venezuela atraviesa serias dificultades

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De una deuda estimada por la IATA en 3.600 millones de dólares, el gobierno de Venezuela sólo ha pagado este mes cinco millones de dólares a las aerolíneas, por lo que poco se ha avanzado en la solución del serio problema que afecta al transporte aéreo internacional. Se mantiene la reducción de frecuencias y, en consecuencia, de asientos y suma y sigue a una actuación que, lejos de que encuentre una salida, vaticina un año 2015 más complicado.

En la actualidad se ha planteado entre las autoridades competentes y los representantes de las aerolíneas un debate sobre la regulación del precio de los billetes aéreos en Venezuela, dejando en segunda posición el asunto de la deuda, informa El Nacional. Al parecer, según las leyes venezolanas, el Instituto Nacional de Aviación Civil (INAC) no tiene competencias en la materia, pues sería preciso reformar la ley, lo cual, de ocurrir, la reacción de las aerolíneas sería imprevisible.

La deuda con las aerolíneas es de 3.600 millones de dólares. El pago, a cuentagotas

Foto: Curimedia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El problema, lejos de solucionarse, se ha agravado y por lo que ha reconocido el presidente del Grupo Globalia, la deuda del Gobierno de Venezuela con la aerolínea Air Europa ronda los 200 millones de dólares, es decir, unos 160 millones de euros. Lo dijo Juan José Hidalgo –que ha viajado recientemente a Caracas– en la inauguración del hotel Santo Domingo, en Madrid, informa preferente.com. Esa cifra corresponde sólo a la liquidación de los billetes vendidos en 2013.

Recordamos que, según datos de la IATA, la deuda de Venezuela con las aerolíneas asciende a unos 3.600 millones de dólares, lo que la provocado un recorte considerable (57%) en el número de plazas que se oferta Air Europa. Algunas compañías se han retirado, otras mantienen su presencia aunque sea a costa de engordar la deuda y entre ellas también está Iberia. Parece ser que Argentina está siguiendo el mismo camino, mientras Cuba cumple sin problemas.

Air Europa ha recortado un 57 % la oferta de plazas en la línea de Venezuela

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por mucho que el presidente de Venezuela haya dicho que había que solucionar “de raíz” la deuda que el país mantiene con las compañías aéreas, parece ser que la realidad demuestra que tal supuesta voluntad no se cumple. Y viene esto al caso porque ha salido el director ejecutivo de la IATA, Tony Tyler, para pedirle al gobierno bolivariano que pague algo así como 3.600 millones de dólares que adeuda a 24 aerolíneas, entre ellas las españolas Iberia y Air Europa.

Desde hace algo más de una década, en Venezuela rige un sistema de control de cambios que bascula en tres valores distintos: 6,30 bolívares/dólar preferencial, casi 11 bolívares del Sicad I y casi 50 bolívares del Sicad II, de ahí que el pago de las divisas está sujeto a la intencionalidad que el Gobierno quiera aplicar, sea cual sea el mecanismo que le interese, aunque vulnere los acuerdos suscritos en su día con las compañías aéreas. Es decir, la liquidación en dólares de las ventas efectuadas en bolívares.

Iberia es una de las 24 compañías a las que Venezuele debe dinero

En estos momentos no hay peor relación en el mundo que la existente entre la Venezuela gobernante y las compañías aéreas, según ha dicho el ejecutivo de IATA, pues no sólo paga a cuentagotas, sino que exige grandes descuentos, aplica altos impuestos, regulaciones fuera de contexto y es poco fiable en el cumplimiento de sus promesas. Lo cierto es que aunque en las últimas semanas algunas compañías han incrementado sus vuelos, otras han reducido su oferta y algunas incluso se han marchado, a costa de perder antes que seguir engrosando la formidable deuda.

Foto: Curimedia