Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ahora sí es cierto –lo hemos comprobado– que Islas Airways tiene otra vez la autorización para volar (AOC), pero se ha encontrado con un nuevo escollo que pone más difícil su reaparición. Según hemos leído en el diario digital preferente.com, el Ministerio de Fomento, a través de la Dirección General de Aviación Civil, exige a la compañía un plan de viabilidad a tres años, cuando anteriormente sólo se le había pedido un año.

Islas Airways está en administración concursal bajo el control del bufete Dictum Abogados. La situación de la aerolínea, que tiene una deuda reconocida que oscila entre 40 y 60 millones de euros, fue denunciada en su día por Binter Canarias por presuntas irregularidades en el cobro de subvenciones estatales y cesó en sus operaciones en noviembre de 2012. Los sucesivos anuncios de vuelta al espacio aéreo regional se han desvanecido reiteradamente.  

Caso de que vuelva a volar, el escenario actual parece poco favorable para Islas

Foto: Juan Ángel García León

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Swiftair ha presentado una denuncia ante la Dirección General de Aviación Civil ante la existencia de vuelos de mercancías entre España y Mauritania “no autorizados por los tratados bilaterales”, informa la edición digital de Diario de Avisos. Este asunto ya lo habíamos conocido hace unos días, pero hoy se vuelve a insistir.

La denuncia apunta directamente a la compañía eslovena Solinair, que realiza cuatro vuelos mensuales entre Nouakchott, Las Palmas y Madrid, con carga de pescado fresco. Según se ha puesto de manifiesto, Solinair vuela para CACESA, sociedad de la que Iberia tiene capital mayoritario, pero como la citada no es compañía aérea, entiende Swiftair “que no puede solicitar derechos de tráfico con ningún país”.

Boeing B-737 carguero y ATR-72 de Swiftair en Tenerife Norte

Swiftair expone en su denuncia que “la concesión de derechos de tráfico con el país africano por parte de Aviación Civil a una aerolínea que no es española y que no ha sido designada en los acuerdos bilaterales firmados entre los gobiernos de España y Mauritania constituye un grave incumplimiento de la Ley y la normativa vigente recogida en el régimen de quinta libertad, que, además, perjudica los intereses de compañías aéreas españolas”.

Swiftair está autorizada para volar a Mauritania, Senegal y Guinea Bissau, teniendo al aeropuerto de Gran Canaria como base logística. Desde hace tres años mantiene vuelos de carga desde las dos capitales canarias a Madrid y tiene un acuerdo con Binter, a la que alquila con frecuencia un avión ATR-72 para sustituciones. En la actualidad, Swiftair tiene una flota de 40 aviones de pasajeros y de carga, que operan en España, Europa, países árabes, India, Sudán y América del Sur.

Foto: Swiftair