Juan Carlos Díaz Lorenzo

Según datos de la Asociación de Líneas Aéreas en Venezuela (ALAV), las aerolíneas internacionales que operan en Venezuela han reducido su oferta en casi el 55 % en menos de un año. El fondo de la cuestión ya es conocido: el Gobierno bolivariano no paga las liquidaciones de los billetes vendidos y según datos de la IATA, la deuda con 24 compañías aéreas asciende a 4.100 millones de dólares.

El Gobierno de Venezuela amenaza abiertamente a las compañías aéreas que han abandonado el país (Alitalia y Air Canadá) con no dejarles volver. Las restantes han reducido su oferta, para no engordar la deuda, que a día de hoy parece que tiene difícil cobro. En el caso de American Airlines, que es la aerolínea preferida por los venezolanos para viajar a EE.UU., la reducción de frecuencias ha sido brutal, de casi el 80 %.

Iberia y Air Europa también han reducido oferta en la línea de Venezuela

Foto: Curimedia

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde hace casi dos semanas, las agencias de viajes de Venezuela no pueden emitir billetes aéreos, situación que complica aún más la delicada situación de estos intermediarios cuyo principal volumen de ventas –estimado en el 80 %– consiste, precisamente, en la reserva y venta, informó Sandra González, vicepresidenta de  la Asociación Venezolana de Agencias de Viajes y Turismo (AVAVIT). El panorama se ha complicado, además, ante el impago de las divisas a las compañías aéreas.  

La asociación patronal pidió al Gobierno bolivariano la publicación en la Gaceta Oficial de la disposición prevista para el próximo primero de julio, que oficializa la venta de los billetes a la tasa Sicad II. “Siempre que funcione, es posible que el mercado se normalice y podamos acceder a reserva y venta de boletos, pero hasta que esto no ocurra no se normalizará. No sabemos si los pasajes subirán o bajarán de precio, sólo que las tarifas se equipararán a lo que cuestan en mercados internacionales”, dijo.

Las dificultades para vender billetes, nuevo episodio del transporte aéreo en Venezuela

Foto: Kalen40

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Volvemos a ocuparnos de la situación del transporte aéreo internacional en Venezuela, porque hay nuevas noticias en relación a la deuda que el Gobierno bolivariano mantiene con las aerolíneas que prestan servicio en el país. La edición digital del periódico El Nacional informa, según lo dicho por la Asociación Venezolana de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV), de la propuesta oficial para pagar en seis cuotas semestrales la deuda pendiente, calculada en 3.900 millones de dólares.

De cumplirse esta propuesta, los pagos se prolongarán hasta 2016. Las liquidaciones incluyen lo acumulado en el transcurso de este año. No obstante, quedan por aclarar otras cuestiones no menos importante, como es el mecanismo de pago de los billetes vendidos a partir del próximo primero de julio, en que entrará en vigor de 50 bolívares por dólar –frente a los 10 bolívares actuales– contemplada en el Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, conocido como Sicad II. Si retorna la normalidad, todo hace pensar que las compañías afectadas harán lo mismo.

Air Europa e Iberia figuran entre las compañías afectadas por el impago de Venezuela

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La aerolínea colombiana Avianca ha logrado un acuerdo con el Gobierno de Venezuela, para la liquidación de los billetes aéreos correspondientes a diciembre de 2012, por casi 12 millones de dólares, informa la edición digital del periódico colombiano El Tiempo. El resto, en lo referido a las operaciones correspondientes a 2013, asciende a unos 300 millones de dólares y habrá que discutirlo “en las próximas semanas”, según las autoridades venezolanas.

Avianca, al igual que otras compañías aéreas que operan en Venezuela, ha reducido drásticamente el número de vuelos al país vecino. Fuentes de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV), citado por el periódico El Nacional, cifran en un 66 % la reducción de plazas en los cinco primeros meses de este año, en relación a igual periodo del año anterior. La deuda total con las aerolíneas supera los 4.000 millones de dólares. Sólo con American Airlines, el monto asciende a unos 700 millones de dólares.

Avianca ha conseguido cobrar un mes. La deuda de 2013 habrá que discutirla

Foto: Konstantin von Wedelstaed (airliners.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) calcula que la deuda que el Gobierno de Venezuela mantiene a través de Cadivi con las compañías aéreas que operan en el país y aquellas otras que han dejado de hacerlo en las últimas semanas, asciende a unos 3.700 millones de dólares. La preocupación, en estos momentos, se agrava por la incertidumbre del tipo al que se ha de producir la liquidación, pues el último anuncio oficial dice que el dólar para billetes aéreos pasa de 6,30 a 11,30 bolívares.

El director general de la IATA, Tony Tyler, espera que el Gobierno venezolano cumpla con su compromiso y liquide la deuda pendiente a un tipo de cambio justo. La situación se está prolongando más de la cuenta, desde que en octubre de 2013 comenzaron los problemas de escasez de divisas, informa la prensa especializada. En el último año, al menos once compañías aéreas han reducido sus operaciones entre un 15 % y un 78 % y algunas han dejado de volar al país, pese a las amenazas del presidente de Venezuela de impedirles que puedan regresar.

La liquidación de divisas está generando una situación complicada en el sector aéreo

Foto: Kalen40

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Volvemos a ocuparnos de Venezuela en esta sección, porque las noticias que nos llegan relacionadas con el sector aéreo evidencian momentos de dificultades, como consecuencia de la situación crítica que está generando la actuación de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi). Leemos en la edición digital de El Nacional que la compañía privada Venezolana de Aviación ha tenido que suspender los vuelos “por falta de divisas para el pago del seguro” de las aeronaves  y, por lo que ha manifestado su presidente, William Posada, se tardan ocho meses en obtener dólares preferenciales.

En principio, el cese de operaciones de Venezolana de Aviación se prolongará hasta el próximo 23 de marzo. Aunque parece que Cadivi tiene los días contados, hasta el momento no ha dado respuesta ni avalado la petición de la mencionada aerolínea. De modo que la póliza, por importe de 3,4 millones de dólares y que incluye a nueve aviones, no cubre las operaciones y ha obligado a la suspensión de las operaciones, con el lío monumental y extracoste de gastos que ello implica, pues la empresa calcula que tiene a unos 40.000 pasajeros afectados. 

Venezolana de Aviación tiene una flota compuesta por aviones B-737 y MD-80

Foto: José M. García (planepictures.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un informe de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV) afirma que los vuelos internacionales en el país se están llenando de “pasajeros fantasma”, es decir, personas que adquieren un billete con la supuesta intención de viajar al extranjero y no lo hacen, ya que su interés consiste en obtener las dividas al cambio oficial y luego negociar con ellas en el mercado negro de los dólares en Venezuela, leemos en la prensa digital venezolana en referencia a un despacho de la agencia AFP.

Esta situación de “pasajeros fantasmas” tiene su origen en el férreo control cambiario que rige en el país desde hace más de una década, pues la compra de dólares y otras divisas extranjeras sólo se autoriza a través de dos mecanismos oficiales adscritos al Banco Central de Venezuela: Cadivi (Comisión de Administración de Divisas), que permite un máximo anual de 3.000 dólares en tarjetas de crédito en función del destino y el Sicad (Sistema Complementario de Administración de Divisas, que subasta dólares y están permitidos a los pasajeros. En ambos casos es obligatorio que la persona que vaya a viajar presente el billete correspondiente.

La picaresca afecta a la ocupación de los vuelos que salen de Venezuela

La insuficiencia de los dólares oficiales ha dado origen a un mercado paralelo, en el que se paga seis y siete veces más la tasa de cambio oficial. De ahí que según el informe de ALAV se registre algo más de un 30 % de pasajeros no presentados (no show) a los vuelos y, paralelamente, la ley impide a las aerolíneas vender un porcentaje mayor de plazas para evitar “overbooking” y una mayoría pide la devolución del importe del billete, lo que origina pérdidas económicas a las compañías aéreas. 

De ahí que para atajar de algún modo la sangría que supone esta picaresca, ALAV y Cadivi han acordado que los pasajeros que soliciten la devolución de sus pasajes tienen que demostrar que no fueron utilizados para tramitar su cupo en dólares. Aún así, sin que los pasajeros pidan las devoluciones, las ocupaciones de los vuelos registran entre un 15 % y un 20 % de asientos vacíos.

Cadivi ha impuesto otros mecanismos de control, como limitar los dólares disponibles para ciertos vuelos y exigir informes detallados de los pasajeros a su regreso mediante declaraciones juradas, así como guardar las facturas por si un día les aparece una inspección. Al mismo tiempo, las compañías aéreas están pasando a Cadivi las listas de pasajeros que adquieren billetes para vuelos internacionales y no viajan, como una forma de controlar que las solicitudes de dólares para viajar sean legítimas.

Foto: Tave Myliu