Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un desgraciado accidente acabó anoche en un vuelo nocturno con la vida de los tres ocupantes de una avioneta de la empresa Canavia, que despegó del aeropuerto de Gran Canaria y sobre las 20,30 h se perdió la comunicación con la aeronave, informa la edición digital de La Provincia. Los cadáveres de los infortunados han sido localizados esta mañana por el SAR en el pinar de Tamadaba y de su rescate se ocupan fuerzas de la Guardia Civil, bomberos y policía local, informa el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 1-1-2 del Gobierno de Canarias. La trágica noticia ha causado una profunda consternación y tristeza.

Las víctimas son dos pilotos y un alumno. Los primeros son Adonai Orihuela Brownbill y Geraxane Urruticoechea y el tercero, Jerameel Mejías. El primero era natural de Santa Cruz de Tenerife e hijo de un ex comandante de Binter Canarias; la segunda, jefa de instrucción de vuelo y el alumno era de origen venezolano y trabajaba en una pizzeria para pagarse sus estudios. A los tres les unía su espíritu juvenil y su pasión por volar. El aparato siniestrado, matrícula EC-KPC, era una avioneta Piper PA-28RT Turbo Arrow IV. Canavia es una escuela de pilotos con tres años de experiencia que tiene su sede en el aeropuerto de Gran Canaria. Desde el 9 de mayo de 2013 es la primera y única ATO aprobada en España bajo la normativa EASA FCL.

Descansen en paz. Nuestras sentidas condolencias a sus familiares, amigos y compañeros en estas horas amargas. 

Logotipo de la escuela de pilotos Canavia, con sede en Gran Canaria