Juan Carlos Díaz Lorenzo

Daniel Ferro es un estimado amigo y colaborador que vive en Gibraltar. Le interesan sobre todo los barcos, pero también los aviones y el aeropuerto de El Peñón suele registrar con frecuencia visitas de interés. Es el caso de este avión Boeing C-17A Globemaster III, matrícula ZZ-177. La foto es espectacular, como lo es también el avión, cuya producción, según ha anunciado el fabricante aeronáutico norteamericano, cesará definitivamente en 2015. En la actualidad existen algo más de doscientas unidades.

Se trata de un avión de transporte militar pesado y de largo alcance, pues tiene una autonomía de 5.200 kilómetros con una carga de 72,6 toneladas. Fue desarrollado por McDonnell Douglas en la década de los años ochenta y fabricado por Boeing tras la fusión de ambas compañías. El primero de ellos fue entregado en 1993. Su principal operador es la USAF, pero también está presente en la fuerza aérea de Gran Bretaña, Australia, Canadá, Qatar, Emiratos Árabes, India y la OTAN.

El espectacular avión de transporte operado por la RAF, en régimen de ascenso

Foto: Daniel Ferro

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El cinismo y el desprecio del presidente de Ryanair ha llegado hoy a una posición intolerable. Michael O’ Leary  ha tenido la ocurrencia de soliviantar a los trabajadores de Spanair, después de que éstos, que han perdido sus puestos de trabajo y llevan encerrados nueve días en el aeropuerto de Bilbao, pretendieran boicotear la presentación de nuevas conexiones de la compañía irlandesa desde Bilbao a Barcelona o Madrid.

Por lo que leemos en los medios informativos, el irlandés de marras, al terminar su rueda de prensa, se fotografió junto a los trabajadores de Spanair haciendo el signo de la victoria, lo que provocó la ira de los presentes y para evitar males mayores la policía vasca tuvo que escoltarlo hasta la puerta de embarque en la que iba a volar a Madrid.

Por mucha UE a la que pertenezcamos, las autoridades españolas harían bien en observar las condiciones de Ryanair, que obliga a sus trabajadores a cotizar en Irlanda y abrir una cuenta en Gibraltar para cobrar la nómina. No conocemos –ni queremos- los servicios de Ryanair y ojalá que no esté lejano el día en que este sujeto tenga que tragarse sus palabras y su arrogancia. Echamos mucho de menos a Spanair y lamentamos muy sinceramente su desaparición.

¡Vaya con el irlandés y su desprecio a los trabajadores de Spanair!