Juan Carlos Díaz Lorenzo

El anuncio de Globalia, propietaria de Air Europa, de la previsible creación de otra aerolínea que pudiera llamarse Air Europa Express, vaticina una etapa conflictiva en la compañía. Los sindicatos y una parte de los trabajadores han reaccionado contrariados y es posible que haya huelgas y otras acciones en las próximas semanas, ante lo que parece un incumplimiento del convenio colectivo.

Los sindicatos vislumbran la externalización de la producción de Air Europa, siguiendo los pasos de Iberia con la creación de Iberia Express. Existe un clima caldeado desde hace tiempo y de hecho en verano se ha llevado a cabo una huelga encubierta que no ha hecho más que añadir complicaciones a la dirección de la empresa, publica el digital especializado preferente.com.

A todo esto, el sindicato de pilotos Sepla afirma que “conociendo el perfil histórico de los métodos empleados por nuestra empresa, sus inagotables deseos de conflictividad con todos los colectivos de la misma, su impasibilidad para incumplir sistemáticamente con los acuerdos plasmados en convenio o de palabra, la arrogancia y ceguera de muchos de sus directivos para menospreciar a los trabajadores que, a base de tesón y sacrificio, han propiciado que nuestra empresa haya sido modélica en el sector durante tantos años, no podemos sino sentir una profunda y seria preocupación. Nadie está a salvo en Air Europa de ser señalado y condenado por un dedo a la manera de Roma”.

Las aguas bajan revueltas en Air Europa. Habría lío

Foto: Daniel Santos

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Vuelven los controladores aéreos, en este caso los de Francia, a hacer de las suyas y ya van por el segundo día. Este jueves, la mitad de los vuelos programados en el país vecino, han tenido que ser cancelados. La situación afecta, además, a un número importante de vuelos desde España, especialmente los aeropuertos de Barcelona, Madrid, Valencia y Alicante con destino a París y las principales ciudades de destino, así como Ginebra y Bruselas.

Otro país muy afectado es Alemania, sobre todo el aeropuerto de Francfort. Sólo Lufthansa ha cancelado hoy 25 vuelos con destino a varias ciudades francesas. En el otro lado, los controladores dicen que están sobrecargados de trabajo y quieren más personal y mejores condiciones. El Sindicato Nacional de Controladores Aéreos (SNCTA) ha convocado nuevas huelgas para los días 16, 18 y 29 de abril y 2 de mayo.

La huelga en Francia también causa alteraciones en España

Foto: TVE / controladoresaereos.org

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El plan que tenía Finnair para echar mano de dos centenares de TCP’s españoles en caso de que se produjera una huelga en la compañía aérea finlandesa, se ha ido al traste. Era previsible por varias razones, entre otras la oposición frontal del Ministerio de Desarrollo Económico y Empleo de Finlandia y el acuerdo entre el sindicato IAU y LSG Skey Chefs, empresa proveedora de personal especializado. 

Como ya se ha informado, la selección se hizo con bastante sigilo a través de Adecco, hasta que las evidencias pusieron de manifiesto de qué se trataba: los querían para “rompehuelgas” con sueldos inferiores al convenio regulador finlandés. La dirección de Finnair preveía un otoño caliente con sus tripulaciones. Sin embargo, la firma del nuevo convenio ha devuelto la normalidad y los TCP’s españoles ya no son necesarios.

Tras la firma del convenio, no habrá huelga de tripulantes de cabina en Finnair

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El periódico “El Mundo” abre su edición en papel de hoy con una información en la que dice que Finnair ha contratado a 210 TCP’s españoles durante tres meses por 1.200 euros mensuales, para prevenir una posible huelga a partir de noviembre próximo ante las amenaza sindical del SLSY, cuando comiencen las negociaciones del convenio colectivo. Ello coincidirá con la celebración del 90º aniversario de la compañía nacional finlandesa, fundada en 1923.

Según lo publicado por este periódico, Finnair ha recurrido a una empresa de trabajo temporal, Adecco y aunque el proceso de selección se ha llevado con discreción, el plan de formación comenzó el 2 de septiembre y el nuevo personal de tripulantes de cabina de pasajeros deberá estar disponible para el primero de noviembre. Caso de no necesitarles, en febrero de 2014 les abonarían mil euros por su disponibilidad y otros 200 por su asistencia al curso de formación.

Un total de 210 TCP’s españoles han sido seleccionados para caso de necesidad

Los TCP’s contratados estarán de imaginaria, es decir, preparados para volar en caso de que sean requeridos para ello. Los seleccionados tienen de plazo una semana para firmar el contrato en Helsinki y realizar un curso de diez días con gastos pagados más una rotación en la flota para conocer los modelos de aviones e incluye volar en cualquiera de las líneas que actualmente opera la compañía. El salario ofrecido está fuera de convenio

Los medios digitales preferente.com y elconfindencial.com también se hacen eco de la información. Adecco consiguió reunir en unos pocos días más de 2.500 curriculum, pese a que la agencia de selección no dio pistas de quien sería el contratante ni otros detalles de las condiciones laborales, aunque para la selección se pidieron los papeles en regla y una prueba de inglés. Al parecer, cuando se presentó ante los seleccionados el representante de Finnair, les informó de que les necesitan caso de una posible huelga en noviembre, para garantizar su cobertura en caso de huelga. 

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Día muy tenso el vivido hoy en la terminal T-4 del aeropuerto de Madrid Barajas con las protestas de unos ocho mil trabajadores de Iberia contra el ERE anunciado que afecta a unos 3.800. Hay cinco detenidos por enfrentamientos con la policía en el primero de los cinco días de huelga convocados para esta semana. El lío ha estado en tierra, pues en lo que se refiere a vuelos, salvo los cancelados, el resto se han cumplido con relativa normalidad.

Por las imágenes que hemos visto en televisión, ha habido pasajeros que se han molestado mucho porque han perdido sus vuelos y otros que han aplaudido la acción de protesta. El caos circulatorio para acceder al aeropuerto ha sido mayúsculo. El lema coreado, muy claro: “Todos juntos podemos, Iberia no se desmantela”. El paro ha sido secundado, según fuentes sindicales, en un 95%. No se recuerda respaldo tan mayoritario por parte del personal de la compañía. Saben que en la calle hace frío y las cosas están muy complicadas.

El ERE en curso pretende adelgazar a Iberia de manera muy importante

Hasta el próximo viernes se extenderá la primera tanda de paros, que ha provocado la cancelación de algo más de 1.200 vuelos, de los que la mayoría corresponden a Iberia (39%), Vueling (29%) y Air Nostrum e Iberia Express (30%), pues Iberia presta servicio de “handling” a las compañías de su propio grupo y a otras que lo tienen contratado. Esfuerzos monumentales por parte del personal de servicio para tratar de recolocar a los pasajeros afectados, los que han podido y al resto se les ha devuelto o devolverá el dinero de sus billetes.

La convocatoria sindical es amplia (CC.OO.,UGT, USO, Asetma, Sitcpla y CTA-Vuelo) y representa al 93 % de la plantilla. Los señores del Sepla no tienen prisa y dicen que se sumarán en marzo. Y el sindicato de los TCP’s, llamado Stavla, dice que apoya con firmeza, pero al igual que el Sepla, no ha suscrito la convocatoria de sus compañeros de tierra, a pesar de que también les afecta. Mientras, desde el Gobierno llaman a encontrar una solución. No parece fácil con la que se les viene encima.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Vuelve a complicarse el panorama en Iberia. No hay acuerdo entre la dirección de la compañía y los sindicatos de tierra y de TCP’s, que han presentado un calendario de huelgas en tres tramos: del 18 al 22 de febrero, del 4 al 8 de marzo y del 18 al 22 de marzo, poco antes de Semana Santa. En total, quince días de paros después de que los responsables de Iberia llegaron a la reunión “sin intención de negociar nada”, leemos en la prensa digital nacional.

Lo contrario de lo que dice la dirección, que asevera que la reunión se produjo a pesar del rechazo sindical a su última propuesta que cumplía con los acuerdos de la reunión del pasado 17 de diciembre, en la que pareció vislumbrarse una salida más racional: reducción del 30 % del excedente de plantilla y menor rebaja salarial, así como un plan de prejubilaciones para evitar despidos.

Por lo que han dicho las fuentes sindicales, la presentación del ERE se producirá la próxima semana. Puesto que no hay acuerdo, la huelga está a la vuelta de la esquina, lo que pone en más aprietos a Iberia, cuya debilidad financiera es conocida. Lo que sí nos ha llamado la atención es la calificación sindical de que la huelga puede ser “incontrolable”, sobre todo en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Ojo al dato.

Tres bloques de huelgas a lo largo de los meses de febrero y marzo

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

Paz transitoria en Iberia

10 diciembre 2012

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Aunque no hay acuerdo con la dirección de la compañía en la reunión que han celebrado hoy, los sindicatos con representación en Iberia han anunciado la desconvocatoria de las seis jornadas de huelga previstas para el presente mes de diciembre, y lo han hecho “pensando en los usuarios”, dicen, aunque el daño ya está hecho, pues miles de ellos han cancelado sus viajes o buscado otras alternativas.

No obstante, el comité de huelga tiene previsto reunirse de nuevo mañana para estudiar un nuevo calendario de paros después de las fiestas de Navidad y Año Nuevo. En el toma y daca de cada posición, los sindicatos dicen presentaron a la dirección una propuesta de acuerdo que ha sido rechazada y desde la otra parte dicen lo mismo en lo que a la suya se refiere.

Iberia pasa por horas difíciles. Ahora, un alivio hasta que pasen las fiestas

Los paros convocados por los sindicatos UGT, CCOO, USO, Asetma, Sictpla y CTA Vuelo estaban previstos para los días 14, 17, 18, 19, 20 y 21 de diciembre. El sindicato elitista Sepla no se ha sumado a la convocatoria, aunque respalda la misma. En los últimos días, las presiones han llegado de todos lados, tanto a unos como a otros, con mensajes muy claros de que el camino debe ser otro.

El plan de reestructuración de Iberia, como han dado en denominarlo, contempla el despido de 4.500 empleos –una cuarta parte de la plantilla actual- y una reducción salarial que oscila entre el 25 y el 35 %, así como una disminución de rutas del 15 % y del número de aviones (25, cinco de ellos de largo recorrido) y la segregación de actividades de mantenimiento y servicios en tierra.

Foto: Tave Myliu

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No tenemos a pie de calle la impresión de que Iberia vaya a desaparecer, como tampoco tenemos la impresión de que la fusión con British Airways haya sido beneficiosa para la parte española. En todo caso, si Iberia desaparece tendrá culpables con nombres y apellidos y esos son los gestores que actualmente tiene la compañía, incapaces de reconducir la situación pese a los millonarios salarios que cobran a costa del esfuerzo de sus trabajadores a los que ahora quieren liquidar y de los atribulados pasajeros, que pagamos por adelantado.

El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, ha cometido a nuestro juicio un grave error de estrategia de comunicación, al enviar un correo electrónico a los clientes de la compañía –entre los que nos encontramos- en el que nos explica sus argumentos para defender lo indefendible, como es echar a la calle a 4.500 trabajadores y lamentar la huelga que los sindicatos han montado para diciembre. No dudamos que sea preciso adelgazar la estructura de Iberia, pero una cosa es eso y otra bien distinta semejante despropósito.

El futuro de Iberia pinta difícil y algunos lo complican más

Si su deseo es poner a la opinión pública en contra de los trabajadores de Iberia, ha dado en hueso duro. ¿Qué es lo que quiere?, ¿qué los trabajadores, los que van a echar y los que se quedan les aplaudan su decisión? ¿cómo se atreve a decir que la huelga es injustificada cuando la guadaña cortará las cabezas de 4.500 trabajadores?, ¿cuántos directivos ineficaces se van a ir a la calle?, ¿dónde están los sacrificios de los directivos con salarios millonarios y resultados desastrosos?

En el bla, bla, bla del correo del presidente de Iberia dice que es un deseo llegar a una solución negociada con los sindicatos para “salvar el máximo número posible de puestos de trabajo” y garantizar el futuro de la compañía. La misma que ellos han llevado con su dudosa gestión a esta situación. Los clientes estamos hartos de todo esto. Si los actuales gestores de Iberia han sido incapaces de hacer frente a los desafíos externos y a la competencia, no puede ser culpa de los trabajadores. Y quede patente que del mismo modo que casi siempre somos críticos con los procedimientos del sindicato elitista Sepla, no podemos ser complacientes con esta decisión empresarial que traerá mayor desencanto y desesperación a la clase trabajadora de este país.

Foto: Óscar Martínez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Era una cuestión cantada y ya conocemos las fechas de las seis fechas de huelga convocados por los sindicatos de Iberia para los días 14, 17, 18, 19, 20 y 21 de diciembre.  La convocatoria está firmada por UGT, CC.OO., USO, Asetma, Sitcpla y CTA-Vuelo. ¿Y el Sepla? Pues no, los señores pilotos dicen que la apoyan pero no secundan la convocatoria. En realidad, no les hace falta. Estrategia astuta, que pone en evidencia el poco aprecio que sienten por los demás colectivos.

Los paros están fijados después del puente de la Constitución y antes de Navidad, para evitar echarse en contra a la opinión pública, lo cual no obstante tendrá su incidencia en los miles de pasajeros que en esas fechas precisan del transporte aéreo para sus desplazamientos. El argumento está claro: contra el despido de 4.500 trabajadores en números redondos, en el que se proyecta como el mayor despido colectivo de la historia de España.

El futuro de Iberia se presenta complicado y no ha hecho más que empezar

Se quejan los trabajadores de que la compañía no tiene un plan de crecimiento que salvaguarde los puestos de trabajo, sino todo lo contrario. Y dicen que “la arrogancia y la prepotencia no son planteamientos para sentarse a negociar con los trabajadores”. Sin embargo, algo está cambiando en la mentalidad sindical, cuando uno de sus dirigentes, Francisco Rodríguez, portavoz del sector aéreo de UGT, ha dicho que “esperábamos del gestor un plan de crecimiento. Iberia cambia radicalmente sin que nada haya pasado y pasa a decrecer. Tiene que haber un plan alternativo, estamos dispuestos a negociar. Sabemos que tenemos que asumir un incremento de productividad, contención de salarios, nos movemos en un marco de competencia grande, pero no queremos asistir al desmantelamiento ordenado de la compañía”.

Hay otras perlas que no tienen desperdicio, tales como “los actuales gestores actuales no son eficaces, han tirado la toalla y están regalando la empresa” (…) “a los trabajadores les interesa más que a nadie que su empresa funcione” (…) “IAG tiene voluntad de destruir, y nosotros pedimos que construyan, no que destruyan. Nos sentaremos a hablar, pero se pierde dinero cuando el gestor no hace su papel. Iberia ganó 1.400 millones de euros entre 2001 y 2008, de manera que hay que preguntar al gestor en qué parte no está gestionando” (…) “detener el plan de desmantelamiento, que Iberia se siente a hablar de un verdadero plan de viabilidad y crecimiento de compañía”.

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La primavera se antoja revuelta en Iberia. La dirección de la compañía y la sección sindical del Sepla no han alcanzado acuerdo posible, y eso pese a la medicación del ex ministro Manuel Pimentel, aceptado de buen grado por las partes. Sus esfuerzos no han encontrado el resultado que se esperaba y todo apunta a que no ha habido acuerdo porque no es posible.

El quid de la cuestión se llama Iberia Express y los recelos y miedos que su creación suscita entre el personal de la compañía, sobre todo entre los pilotos, que sienten amenazada sus posición de dominio. Iberia Express existe, es una realidad y vuela desde ayer, domingo. E irá a más y a más, porque ese es el objetivo fijado por quienes asumen su responsabilidad.

Los nuevos tiempos así lo demandan y contra la realidad social y económica que se vive en este país, parece claro que otras posiciones divergentes, por muy legítimas que sean, tienen los días contados. Que se lo pregunten, si no, a sus colegas de Binter Canarias, la antigua filial de Iberia, que fue utilizada muchas veces como escudo de sus pretensiones y estrategias sindicales.

No hay acuerdo entre Iberia y sus pilotos. Habrá jaleo

A pesar de las garantías dadas por la dirección de Iberia, los pilotos protagonizaron paros en los meses de diciembre, enero y febrero, que han supuesto unas pérdidas de unos 36 millones de euros, según fuentes de la compañía, a la módica cantidad de tres millones de euros diarios. Un desgaste económico de esa naturaleza, más el daño a la imagen de la compañía y las continuas molestias a los sufridos pasajeros –que pagan sus billetes por adelantado- tiene límites.

Y sin menospreciar las razones legítimas que puedan aducir los pilotos y los otros colectivos profesionales de Iberia en defensa de sus posiciones e intereses, no deja de ser menos cierto que es recomendable sopesar cuanto acontece alrededor y tratar de encontrar posiciones de consenso, en las que sin menoscabar sus derechos, sean consecuentes con la realidad que nos rodea. Realidad cada día más complicada y más dura para este sufrido país, aunque confiados en un nuevo amanecer con una realidad sin duda distinta de la que conocemos ahora.

Foto: Luciano de la Rosa