Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las previsiones más pesimistas se han cumplido. El avión ATR-42 de la aerolínea Trigana se estrelló en la zona montañosa de Oktabe, en la región de Papúa y no hay supervivientes entre sus 54 ocupantes, informa la edición digital del periódico indonesio The Jakarta Post. El vuelo doméstico entre los aeropuertos de Jayapura y Oksibil nunca llegó a su destino, cuando le faltaban nueve minutos para el aterrizaje. Residentes en la zona presenciaron la caída del avión y acudieron en ayuda de los infortunados ocupantes, uniéndose a éstos grupos de policías y militares. Se ha informado de que transportaba 6,5 millones de rupias (468.000 dólares) para su reparto a personas de bajos recursos.

Este accidente es otro golpe para la trágica historia de la seguridad aérea en el país. Trigana ha tenido 14 episodios graves desde que comenzó a operar en 1991. Desde 2007 figura en la lista de las aerolíneas que tienen prohibido volar a Europa y otros destinos internacionales, debido a su pésimo historial. La flota de Trigana está formada por nueve aviones ATR y cuatro Boeing B-737, con un promedio de edad de 26,6 años. El avión siniestrado, matrícula PK-YRN, estaba en servicio desde mayo de 1988. Indonesia tiene una población de 250 millones de habitantes repartidos en unas 17.000 islas, lo que hace del transporte aéreo un factor esencial.

Este es el avión ATR-42 de Trigana Air Service, que ya ha sido localizado

Foto: YSSYguy

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al menos 141 cadáveres es el saldo provisional del accidente de un avión C-130 Hércules de la Fuerza Aérea de Indonesia, accidentado ayer poco después de su despegue del aeropuerto de la ciudad de Medan, situada al norte de la isla de Sumatra. De ellos, 122 corresponden a ocupantes del avión, entre ellos doce tripulantes y el resto militares y familiares, mientras que una veintena de muertos corresponden a habitantes de la zona donde se estrelló la aeronave.

En su impacto contra el suelo tocó contra un hotel y viviendas de un barrio residencial. Por lo que informa la prensa indonesia, es habitual que los familiares de los militares aprovechen los vuelos de estos aviones para llegar a sus destinos en zonas remotas del país, en este caso a las islas Natuna. No se conoce con exactitud el número de ocupantes de la aeronave, cuyo destrozo ha sido impresionante, según muestran imágenes de televisión. Es la segunda vez que un avión de este tipo se estrella en el mismo barrio.

Restos de la aeronave siniestrada, en el lugar de su caída

Foto: Tyler Rogoway

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al menos treinta personas han muerto después de que un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea de Indonesia se estrellara contra el suelo envuelto en una bola de fuego en una zona residencial de la ciudad de Medan, en el norte de la isla de Sumatra, informa la prensa del país insular asiático. No se descarta que el número de víctimas pueda incrementarse, pues los equipos de rescate continúan trabajando en la zona del siniestro.

El avión despegó del aeropuerto militar de la mencionada ciudad y se estrelló dos minutos después del despegue. En su caída golpeó contra un hotel y varias casas. Entre los restos del avión incendiado y columnas de humo, la población se aprestó a tratar de ayudar a las víctimas, entre tripulantes y residentes de la zona. Es el tercer C-130 Hércules indonesio accidentado. El segundo de ellos, ocurrido en 2009, provocó 97 muertos.  

El avión cayó envuelto en una bola de fuego, según testigos presenciales

Foto: Gerry Soejatman (twitter)