Juan Carlos Díaz Lorenzo

Dos aviones Boeing B-747 “Jumbo” al servicio de la compañía rusa Transaero Airlines coincidieron hace unos días en el aeropuerto Tenerife Sur. No es frecuente y el hecho tiene su interés. El 24 de septiembre llegó el avión matrícula EI-XLK y unas horas después, al despuntar el día 25 lo hizo el avión matrícula VQ-BHX. Tave Myliu, en su buen y bien hacer como “spotter” estaba allí, esperándolos y nos brinda estas bonitas imágenes que publicamos con mucho gusto.

El avión matrícula EI-XLK está al servicio de Transaero Airlines desde julio de 2011. Tiene 13,6 años de vida aeronáutica, pues se estrenó el 30 de marzo de 2000 al servicio de Singapore Airlines (9V-SPM). Es un modelo -412, número de serie 29950 LN 1241 y está propulsado por cuatro motores P & W PW4056. La configuración es de 12 plazas en primera clase, 24 plazas en business y 313 plazas en clase turista.

Ha sido una grata coincidencia de dos “Jumbos” de una misma compañía

El momento del despegue de este gigante es realmente espectacular

El “Jumbo” sigue siendo el “Jumbo”. Un avión extraordinario

El segundo avión, matrícula VQ-BHX, es un poco más viejo y se estrenó en diciembre de 1998 con la compañía South African Airways (ZS-SBS). Tiene, por tanto, 15,2 años de vida aeronáutica. Es un modelo -4F6, número de serie 28960 LN 1167 y está propulsado por cuatro motores General Electric CF6-80C2B1F. La configuración es de 10 plazas en primera clase, 12 plazas en clase business y 439 plazas en clase turista.

No deben irle mal las cosas a Transaero Airlines, que a día de hoy tiene una flota de algo más de cien aviones, de los que 91 están en servicio. De ellos, 22 son Boeing B-747 de las series -200, -300 y -400; 14 Boeing B-767 de las series -200 y -300; y 13 Boeing B-777 de las series -200 y -300. El resto son aviones Boeing B-737 de varias series y 19 Boeing B-737 Next Gen. Y hubo un tiempo en el que también tuvo Airbus A-310, Boeing B-757 y Douglas DC-10. Es decir, aviones occidentales, americanos en su mayoría. Por algo será. 

Fotos: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hacía mucho tiempo que no estaba un avión Boeing B-747 Jumbo en el aeropuerto Tenerife Norte-Los Rodeos. Desde la época en la que Iberia volaba desde Madrid con aviones propios de la serie -256 en su última etapa y otros alquilados a Air Atlanta, de las series -300 y -400, hasta que se cerró ese ciclo. Y de eso hace ya unos años. El relevo lo tomó durante una temporada el vistoso Airbus A-340 y también esa etapa ya se acabó. Nos queda el consuelo de los aviones Airbus A-330 de Air Europa.

Ayer, sin embargo, saltó la sorpresa cuando la compañía Vueling alquiló uno de los gigantes de Pullmantur Air para cubrir excepcionalmente la línea Barcelona-Tenerife Norte-Barcelona, dando así respuesta a la alta demanda de plazas para viajar en estas fechas. En realidad se trata de una sustitución del vuelo de la mañana, que se averió y se decidió acoplarlo con el vuelo de la tarde, por lo que 360 plazas de la suma de dos aviones Airbus A-320 tienen cabida y sobran asientos a bordo de este Jumbo ocasional. En las fotos de nuestro estimado amigo y colaborador Tave Myliu vemos al avión matrícula EC-LNA en su visita al aeropuerto tinerfeño.

Hubo expectación entre los aficionados del mundo spotting ante la llegada de este veterano de 21,6 años, número de serie 26.346, que realizó su primer vuelo el 4 de enero de 1992 y se estrenó el 18 de febrero siguiente con la compañía Japan Air Lines, la emblemática JAL (JA 8087). En marzo de 2011 el avión pasó a la propiedad de Aersale (N346AS) y desde julio del citado año vuela para Pullmantur Air, una sociedad filial del grupo norteamericano Royal Caribbean International. Tiene capacidad para 499 pasajeros en clase única y está propulsado por cuatro motores General Electric CF6-80C2B1F.

El gigante Boeing B-747 de Pullmantur, a punto de aterrizar en Tenerife Norte

Se trata de un Boeing B-747 serie -400, con capacidad para 499 pasajeros

De nuevo vemos a un Jumbo en Tenerife Norte, después de años de ausencia

La niebla veraniega de Los Rodeos recibió la visita del Jumbo de Pullmantur Air

Visto de morro del Jumbo en la terminal de Los Rodeos. Una estampa renovada

Fotos: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La borrasca que estos días ha descargado abundante agua sobre Cataluña, Levante y Baleares ha dejado imágenes como ésta del “spotter” Rubén Cabrera Jiménez, en la que vemos a un avión Boeing B-747 carguero en plena carrera de despegue por una de las pistas del aeropuerto de Barcelona. El avión, en su avance, deja una estela de agua tras el recorrido de su tren de aterrizaje y las toberas de los motores propulsores.

Este “Jumbo” de la compañía norteamericana Atlas Air –fundada en 1992– pertenece a la versión -47UF, variante de la serie -400. Realizó su primer vuelo el 10 de julio de 1998 y 19 días después se estrenó con la citada Atlas Air (N491MC). En enero de 2003 y por espacio de ocho años voló para Global Supply Systems (G-GSSB) y desde diciembre de 2011 lo hace de nuevo para Atlas Air (N475MC).

El “Jumbo” de Atlas Air levanta una estela mientras gana velocidad

El avión rueda por las pistas hasta alcanzar el punto de despegue

Visto de morro, imponente, como corresponde a un avión de su envergadura

Fotos: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un avión Boeing B-747 carguero serie -400 de la compañía National Air Cargo se ha estrellado hoy, poco después del despegue del aeropuerto de Bagram (Afganistan), leemos en la prensa digital internacional. El avión, con ocho tripulantes a bordo que han muerto, estaba al servicio del U.S. Mobility Command y se precipitó casi al final de la pista en el perímetro con la base.

El avión, matrícula N949CA, había levantado el vuelo e instantes después el morro se levantó bruscamente, “parece haberse estancado y cayó en medio de una explosión y un gran incendio”, según relataron testigos presenciales. Las autoridades afganas se apresuraron a desmentir las informaciones que se refieren a una acción de los insurgentes talibanes.

El avión siniestrado tenía 20,2 años de vida aeronáutica. Número de serie 25.630 LN 960, realizó su primer vuelo el 29 de enero de 1993. El 10 de febrero del citado año se estrenó con la compañía Air France (F-GISE). En noviembre de 2007 se transformó en carguero. En octubre de 2010 volvió a volar para National Air Cargo (TF-NAD), alquilado a Air Atlanta Icelandic y desde julio de 2011 volaba con matrícula norteamericana.

Una densa columna de humo negro señala el lugar de la tragedia

Foto: AIP Afganisthan

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Para los admiradores de este coloso de la aviación comercial, “Jumbo” es “Jumbo”. En cualquiera de sus modelos y series. Siempre nos ha impactado este avión, convertido en otro tiempo el desafío tecnológico más grande de Boeing. En otra época, durante nuestra pertenencia al Grupo Iberia, tuvimos ocasión de viajar en muchas ocasiones tanto en los aviones propios como en los alquilados en régimen de “wet lease”.

Rubén Cabrera Jiménez, un tinerfeño de corazón nacido en Barcelona, ciudad de su residencia, también siente una especial atracción por este avión, como es el caso del que ilustra estas líneas. Se trata de un carguero de la serie -412, matrícula 9V-SFM, puesto en servicio el 21 de agosto de 2003 para Singapore Airlines. Número de serie 32.898 LN 1333, tiene 9,2 años de vida aeronáutica y está propulsado por cuatro motores PW4056.

Es un avión imponente y grandioso, se mire por dónde se mire

Preparado para tomar contacto con la pista del aeropuerto, en corta final

Detalle de los flaps en su ángulo máximo de ataque

Fotos: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nos hemos referido en ocasiones anteriores al protagonismo que el veterano “Jumbo”, sea cual sea su versión, tiene en todas las compañías aéreas que lo operan y, de modo llamativo, en la compañía rusa Transaero, al que vemos con mucha frecuencia en los aeropuertos españoles trayendo y llevando turistas de aquella nacionalidad.

Parece que este avión, que es espectacular ya de por sí y para nosotros el “top 10” entre los comerciales, llama especialmente la atención a los amigos “spotters”, caso del joven Narcís Sardo García, que captó a este avión de Transaero en el momento del despegue en una reciente estancia en el aeropuerto de Barcelona.

Foto espectacular, como todas las del Boeing B-747 –y de todos los aviones, para qué negarlo-, en el momento de comenzar un nuevo vuelo, haciendo posible la magia de la aviación que este gigante levante del suelo a unas 400 toneladas de peso con la potencia de sus cuatro motores. Una imagen de impacto.

El gigantesco “Jumbo” ha despegado. Un momento grandioso

 Foto: Narcís Sardo García