Juan Carlos Díaz Lorenzo

La aerolínea Cóndor tendrá el próximo invierno seis vuelos semanales entre Alemania y La Palma. Es una buena noticia para una isla que, en lo que al turismo se refiere, figura entre las más deficitarias del archipiélago debido a las escasas conexiones con el exterior y la carencia de infraestructuras adecuadas, entre ellas un campo de golf o el aprovechamiento del turismo termal. Cuestión que ha mejorado en los últimos meses, pues la herencia recibida ha dejado una secuela sobre la que hay que seguir trabajando para tratar de recuperar el espacio perdido.

El sexto vuelo de Cóndor será en la línea Hannover-La Palma y ello supone un incremento del 20 % en el número de plazas de la aerolínea alemana, que figura entre las más prestigiadas del sector. El coeficiente de ocupación en los vuelos actuales es aceptable. Sólo en 2014 llegaron a La Palma unos 65.000 alemanes, confirmando así la posición del principal mercado emisor, aunque la conexión también es aprovechada por otros turistas europeos. La noticia se ha hecho pública durante la celebración de la feria ITB en Berlín, a la que asistieron representantes del Cabildo palmero y otras representaciones.

Cóndor tiene una presencia notable en el turismo alemán en La Palma

Foto: Christian Koester (airliners.net)

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Air Berlín ha programado cinco vuelos semanales entre Alemania y La Palma para la próxima temporada de invierno. Una apuesta importante para el turismo alemán, que tendrá mayor número de plazas disponibles respecto de la temporada pasada, en la que sólo operó dos vuelos semanales con origen en Berlín y Düsseldorf. A partir de noviembre, habrá dos vuelos desde Berlín, dos desde Düsseldorf y uno desde Nüremberg.  

Los empresarios del sector turístico en La Palma se muestran algo más optimistas ante la programación de la compañía alemana, aunque el número de vuelos totales todavía están por debajo de los que la isla necesita. “El esfuerzo está dando sus frutos pero hay que seguir trabajando porque los frutos que hay no llenan la cesta”, informa elapuron.com, Otros vuelos confirmados tienen como origen Inglaterra, Holanda y Bélgica.

Airbus A-330 de Air Berlín maniobrando en el aeropuerto de La Palma

Foto: Héctor Perestelo (airliners.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En febrero de 1967, Iberia constituyó una ponencia formada por tres consejeros de la compañía y otros tantos de AVIACO, para examinar con detenimiento si convenía remozar o renovar la totalidad o parte de la flota Convair 440. La ponencia se denominó la “comisión de los generales”, debido a que todos ellos eran generales del Ejército del Aire.

Su primera decisión fue desestimar la sustitución del motor del Convair por nuevos motores turbohélices, por considerar que ello paliaría, pero no resolvería, los problemas técnicos que habían aflorado en el verano anterior. Al final se impuso el criterio de renovar progresivamente la flota Convair 440 por aviones turbohélices nuevos, decidiéndose un número entre seis y diez aeronaves, frente a los 21 existentes.

Iberia solicitó ofertas a los fabricantes de aviones turbohélices disponibles para su entrega a corto plazo y recibió dos propuestas concretas: Fokker F-27, de Fokker y HS.748, de Hawker Siddeley. Desde el punto de vista técnico, los dos modelos eran equiparables, por lo que los fabricantes afinaron sus ofertas económicas con la finalidad de lograr el contrato

La balanza, finalmente, se inclinó a favor del fabricante holandés, como consecuencia de los informes técnicos y de las apetencias de los pilotos, así como del óptimo rendimiento de este modelo que operaba la compañía Spantax, que había recibido su primer avión en noviembre de 1966, bautizado con el nombre de Islas Canarias, siendo dedicado a vuelos chárter interinsulares y a la vecina costa africana.

El 15 de marzo, Iberia firmó un contrato con Fokker para la fabricación de ocho aviones de la serie -400, de 44 plazas cada uno, dotados de portón lateral para su posterior conversión en cargueros. El precio unitario era de 74 millones de pesetas, fijándose los plazos de entrega entre septiembre de 1967 y mayo de 1968.

La base de operaciones y mantenimiento se estableció en el aeropuerto de Gran Canaria. En poco tiempo la operación interinsular alcanzó unas altas cotas de puntualidad y regularidad y los turbohélices F-27 se convirtieron durante años en los aviones más entrañables de las Islas. Con ellos, Iberia inauguró los nuevos aeropuertos de Fuerteventura, en septiembre de 1969; La Palma, en abril de 1970 y El Hierro, en diciembre de 1972.

Iberia había previsto, asimismo, la incorporación del Fokker F-27 a la línea Málaga-Melilla, aunque desistió después de realizar varios vuelos de prueba, renovando el contrato que mantenía con la compañía Spantax, que operaba con aviones canadienses Twin Otter y Dash-7.

El avión F.27 EC-BOD, en las horas siguientes a su accidente en La Palma

De la flota Fokker F-27 de Iberia, sólo uno de ellos sufrió un accidente de importancia, aunque sin víctimas y ocurrió en el aeropuerto de Buenavista, en La Palma, en la víspera del día de Reyes de 1970. En el momento de tomar tierra, un fuerte viento racheado impidió el aterrizaje con normalidad y el avión –matrícula EC-BOD, “Río Guadina”– cayó por el talud de la cabecera norte de la pista. Aquella situación provocó la rápida apertura del nuevo aeropuerto de Mazo, entonces todavía en construcción y sin la carretera de acceso por Santa Cruz de La Palma. La foto de Tomás Ayut que acompaña nos hace revivir aquel suceso que sigue vigente en la memoria colectiva de la isla.

La profesionalidad de los pilotos del legendario Fokker F-27 –tanto en la etapa de Iberia, como después en Transeuropa y en AVIACO– se puso de manifiesto en numerosas ocasiones, especialmente en aeropuertos difíciles como El Hierro, que entonces sólo tenía una pista de 1.050 metros; Buenavista, en La Palma, considerado un auténtico portaaviones anclado en tierra y Los Estancos, en Fuerteventura.

Foto: Tomás Ayut / Archivo Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Binter trata de acallar las voces discrepantes que existen contra la compañía en La Palma y ha programado un incremento de vuelos en las conexiones que enlazan con aquella isla desde Tenerife y Gran Canaria. Los días en los que se han reforzado son 22, 23, 25 y 26 de diciembre. En total, poco unas dos mil plazas en dos anuncios, que aliviarán la demanda de los días de las fiestas de Navidad.

A comienzos de diciembre, el presidente de la delegación de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación en La Palma, Mauro Hernández Felipe, calificó de “insostenible” el aislamiento al que Binter somete a la isla, tanto por la supresión de vuelos como por la carestía de los billetes, lo cual “está perjudicando gravemente a la economía palmera, donde las empresas, azotadas por la crisis, además de estos inconvenientes, mantienen un pulso diario para garantizar la supervivencia de los negocios y los puestos de trabajo que de ellos dependen”.

Binter trata de acallar las quejas existentes en La Palma contra la compañía

El Gobierno de Canarias “no puede permitir las penalizaciones que en materia de conectividad está sufriendo La Palma por el simple hecho de ser una isla no capitalina, donde no sólo se suprimen frecuencias, sino que incrementa el precio de los desplazamientos”, dijo Mauro Hernández Felipe, de ahí su llamada a “la unidad de acción de las instituciones y agentes empresariales y sociales para reivindicar y exigir sin fisuras el reconocimiento del transporte como un servicio público, porque necesitamos conexiones de primera y no de tercera o cuarta generación”.

La supresión de conexiones ha provocado una disminución drástica en el número de pasajeros que transitan por el aeropuerto de La Palma del 8,35% con respecto a la media de enero a octubre de los cinco últimos años. De modo que, como ha señalado Mauro Hernández Felipe, “2012 es el peor año del último lustro. Hemos perdido más de 73.000 pasajeros y las últimas medidas de las compañías aéreas están agravando aún más la situación”.

En el entendimiento de que las compañías toman sus decisiones amparadas en criterios de rentabilidad, la decisión de Binter Canarias de suprimir de lunes a jueves el último vuelo diario que a las 21 horas que conectaba La Palma con Tenerife Norte supone “un paso atrás a la hora de garantizar la conectividad de La Palma con el exterior y la aleja de la senda del crecimiento y la competitividad empresarial. Llueve sobre mojado y los palmeros no podemos permitir que se lesionen aún más si cabe nuestros intereses socioeconómicos”.

La gran alternativa al abuso de las tarifas y la escasez de plazas es el transporte marítimo. No puede competir en tiempo, obviamente, pero sí en precios y en calidad de servicio a bordo. Fred. Olsen Express y Naviera Armas ofrecen, además, servicio de guagua desde Santa Cruz de Tenerife a Los Cristianos.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Es curioso ver cómo algunos políticos instalados en la poltrona pública desde hace muchos años, caso de la presidenta del Cabildo Insular de La Palma, critica generosamente a la compañía Iberia Express por la reducción de vuelos en la línea de Madrid para este invierno. Y se permite licencias tales como que Iberia “quebranta los intereses de los palmeros, atenta contra los intereses de los ciudadanos de la isla…” y pide una “reacción a todos los niveles políticos para llamar la atención ante esta situación”.

El transporte, sobre todo el aéreo, siempre ha sido uno de los argumentos preferidos de algunos políticos para salir en los medios de comunicación cada vez que les apetece. Y entonces surge el doble lenguaje que acaba confundiendo a la opinión pública. No hemos escuchado hasta ahora a la presidenta del Cabildo quejarse de los horarios del servicio marítimo, que sale de La Palma entre semana a las cuatro de la madrugada –bien se ve que ella no lo usa- y sin embargo arma un revuelo porque una compañía privada como es Iberia recorta sus vuelos con la isla, lo que tampoco es de nuestro agrado.

Sucede que algunos políticos están mal acostumbrados. No hemos visto la misma reacción reclamando actuación “a todos los niveles políticos” en la señora presidenta del Cabildo Insular cuando se trata de mantener la defensa legítima de los intereses de su isla, a la que se debe por encima de todo ¿acaso porque estaría poniendo en peligro otras cosas de las que ahora disfruta?

A ver si unos y otros son capaces de armonizar posturas y favorecer a La Palma

¿En qué medida la pasividad en la gestión del Cabildo Insular de La Palma quebranta los intereses de los palmeros y atenta contra los intereses de los ciudadanos, con un coeficiente de paro en sus cotas más altas, con unos índices de pobreza preocupantes, con una nefasta política en la sanidad insular, con unas carreteras en pésimo estado y obras inacabadas que han duplicado sus presupuestos, con el mayor embalse de la isla roto, con el cierre de algunos colegios caso de la ESO en Fuencaliente… seguimos?

Llama la atención, insistimos, cómo algunos políticos pretenden disponer sobre las empresas privadas, olvidándose de la situación en la que estamos y de la que ellos son en parte corresponsables. Iberia no tiene ninguna obligación de ponerse en contacto con el Cabildo Insular para decir qué es lo que va a hacer en su programación. Sería, en todo caso, un detalle por su parte, pero la compañía aérea es dueña y señora de sus actos. En las empresas rigen criterios en los que existe una estructura de costes de acuerdo con unas previsiones que son  números: programación, coeficientes de ocupación, criterios comerciales, previsión de ingresos…

Estamos de acuerdo en que se trata de una reducción preocupante y que afecta negativamente a la conectividad de la isla con Madrid y, en consecuencia, con el resto del mundo. Eso no lo ponemos en duda. Pero ese no es el lenguaje que deberían utilizar algunos políticos. No debe serlo. Hay que trabajar más y hacerlo a tiempo y pensar mejor las cosas para evitar, en la medida de lo posible, que puedan llegar a producirse situaciones así. Y tratar de aunar criterios y esfuerzos para que los intereses generales de La Palma y los de Iberia no sean motivo de distancia y discordia, sino todo lo contrario. Y más en la situación en la que nos encontramos.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía alemana Cóndor ha cancelado dos vuelos de pre-Navidad con La Palma, previstos para los días 7 y 14 de diciembre, procedentes de Dusseldorf, por falta de ocupación, según se ha informado. Cada avión transporta 180 plazas y parece que lo mismo sucede con otros vuelos programados para enero y febrero de 2012, por la misma razón.

Otra compañía alemana, Air Berlín, ha cancelado un vuelo que tenía programado para esta semana procedente de Paderborn y no hay vestigios de otros enlaces hasta marzo del próximo año.

Todo ello ha hecho saltar las alarmas a los empresarios del sector turístico en La Palma, como recoge la edición del periódico digital elapuron.com. Esta situación incurre en grave contradicción con lo anunciado hace unos meses desde el Cabildo Insular, de que se produciría un incremento “importante” de plazas de avión desde Alemania en este invierno. Los hechos, lamentablemente, se encargan de demostrar lo contrario.

Mala noticia para el turismo alemán de invierno en La Palma

Pero hay más. La patronal turística palmera, que lucha como puede contra viento y marea, teme que las cosas se compliquen y haya más cancelaciones, debido a la escasa ocupación. Se pone de manifiesto que La Palma no llega a Alemania como debiera y el destino no está lo suficientemente consolidado.

Otros errores de corte político han contribuido a esta desazón. El cese en el anterior mandato de la gerente del Patronato de Turismo, Ana Castañeda, se ha revelado manifiestamente perjudicial. Como recoge elapuron.com, “el sector se queja de la falta de información por parte del consejero de Turismo, Julio Cabrera, que se encarga ahora en solitario de la promoción turística de la Isla tras romper de forma unilateral el convenio de colaboración que existía con el CIT Tedote. También considera grave que no se haya constituido aún la permanente del Patronato de Turismo, para trabajar todos juntos y sacarle rentabilidad a este sector que está pasándolo muy mal, aseguran las fuentes consultadas”.

Foto: José Javier Pérez Martín