Juan Carlos Díaz Lorenzo

El estreno, ayer, de la línea Barcelona-La Palma-Barcelona de la compañía Vueling es una buena noticia para la isla, pues abre una nueva puerta a la comunicación con la península y a las posibilidades de que lleguen más turistas no sólo desde Cataluña, sino también desde otros puntos emisores nacionales y europeos. El avión, un modelo Airbus A-319 matrícula EC-LRZ alquilado a Air Berlín (ex D-ABGQ), fue recibido con los chorros de agua de los bomberos del aeropuerto palmero, como vemos en la fotografía de Alicia Fernández Concepción.

El vuelo tiene una frecuencia semanal, cada sábado y se mantendrá así hasta el próximo 13 de septiembre. Vueling ha previsto reforzar la programación con un vuelo adicional el 5 de agosto, festividad de Nuestra Señora de las Nieves y el 27 de agosto, casi a final de vacaciones. El consejero de Turismo del Cabildo Insular de La Palma, Raúl Camacho, ha tenido mucho que ver para que se haya logrado este vuelo con la Ciudad Condal y confiamos en que tenga la respuesta necesaria, de modo que logre proyección de futuro. Claro que para ello es necesario que las tarifas sean lo suficientemente atractivas. 

Recibimiento de honor a la llegada del primer vuelo de Vueling procedente de Barcelona

Foto: Alicia Fernández Concepción