Juan Carlos Díaz Lorenzo

En un nuevo episodio del descrédito cada día mayor que el Gobierno de Venezuela mantiene con las aerolíneas internacionales que operan en el país, nos llega la noticia de que Alitalia ha decidido suspender la línea Roma-Caracas hasta nuevo aviso. La causa, 250 millones de dólares pendientes de liquidación. Mucho dinero para mantener un servicio que afecta a los pasajeros, pero cuya viabilidad económica está en entredicho y supone un agujero considerable en las cuentas de la aerolínea italiana.

Los nuevos accionistas de Alitalia, la compañía árabe Etihad, no están por la labor de mantener una línea de tan incierto futuro. Sin embargo, pretende aumentar su presencia en Latinoamérica y gestiona tres posibles nuevas líneas desde la capital italiana a Méjico, Santiago de Chile y Bogotá. Desde que el nuevo accionista –que tiene el 49% del capital social– tomó las riendas, Alitalia vuela desde Roma a Seúl, Shanghai y Abu Dhabi y en los próximos meses abrirá otros destinos.

Alitalia deja de volar a Venezuela. El país queda algo más aislado

Foto: Tsung Tsen Tsan

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No hay peor ciego que el que no quiere ver y el que insiste en mantener su ceguera. Y parece que esa “enfermedad” afecta de lleno al ministro de Turismo de Venezuela, Andrés Izarra, que ha dicho, según leemos en la prensa venezolana, que la aerolínea Alitalia regresará a partir del 18 de agosto a Venezuela después de que hubiera “utilizado su vuelo para atender la demanda del Mundial”. ¿Qué pasa?, ¿quiere eso decir que las demás aerolíneas que han reducido oferta con Venezuela también se debe al Mundial, terminado hace ya unas semanas?.

Por las noticias que llegan, el peso de la colonia italiana en Venezuela es muy elevado y al Gobierno bolivariano no le ha quedado otro remedio que abrir negociaciones con la dirección de la aerolínea italiana para calmar el malestar existente con la pérdida de la conexión directa entre Italia y Venezuela. Cabe suponer que se han acordado los términos de liquidación de la deuda pendiente, que en su día motivó la decisión de retirada. No se puede volar a fondo perdido, como parece que pretende el Gobierno de Maduro.   

Alitalia, ahora bajo control de Etihad, retorna a la línea Roma-Caracas

La ceguera, sin embargo, no le impide reconocer al ministro Izarra que existe una deuda millonaria con 24 aerolíneas que operan en el país, a las que según la IATA debe la friolera de 4.100 millones de dólares. Dice que existen “mesas de trabajo” para resolver los retrasos en la liquidación de divisas. Entonces, ¿cómo es la cosa? ¿No tiene Alitalia flota suficiente para cubrir un vuelo diario Roma-Caracas?  ¿Cuál es el juego de la clase gobernante? Todo se arreglará, si es que llega a suceder, cuando el Gobierno cumpla con su palabra y pague lo que debe.

En mayo pasado, Alitalia interrumpió la línea Roma-Caracas, en principio hasta octubre próximo, habida cuenta de los reiterados incumplimientos del Gobierno bolivariano a través de Cadivi. Hace tiempo que la conectividad aérea del país sigue resintiéndose y todo parece indicar que va a más, pese a las amenazas de los dirigentes nacionales. Air Canadá también se retiró y las restantes compañías han recortado su oferta en un 55 %, como medida de presión ante una situación a la que el Gobierno venezolano no ha respuesta fiable.

Foto:  Daniele D’Orazi (planespotters.net)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía Alitalia ha interrumpido la línea Roma-Caracas, en principio hasta el próximo 25 de octubre, informa la prensa no gubernamental de Venezuela, habida cuenta de los reiterados incumplimientos del Gobierno bolivariano a través de Cadivi. La conectividad aérea del país sigue resintiéndose y todo parece indicar que va a más, pese a las amenazas de los dirigentes nacionales. Lufthansa ha interrumpido la venta de billetes, lo que parece antesala del cierre de la línea Frankfurt-Caracas y corren insistentes rumores de que Iberia y Air France podrían anunciar medidas similares en breve.

La compañía española mueve alrededor del 24 % de la cuota de mercado de Venezuela y le siguen Alitalia y Air France con un 20 % cada una. Las aerolíneas tratan de protegerse en lo posible de la sangría económica que propicia la actitud del gobierno venezolano y han reducido drásticamente su oferta de vuelos y asientos para viajar hacia y desde Venezuela. Mientras tanto la deuda sigue creciendo y en estos momentos se estima en cuatro millardos de dólares. Y no hay, por ahora, atisbos de encontrar soluciones factibles.

Alitalia ha suspendidos hasta octubre los vuelos a Venezuela

Foto: Daniele D’Orazi (planespotters.net)