Juan Carlos Díaz Lorenzo

Malaysia Airlines ha sustituido el espacio aéreo de Ucrania por el de Siria para volar en la línea Ámsterdam-Kuala Lumpur, informan los medios especializados internacionales, después de que la web Flighradar24 detectara el paso de uno de los aviones Boeing B-777 de esta compañía por la zona. Desde 2013, la FAA desaconseja sobrevolar el espacio aéreo de Siria, país que también está en guerra.

En las últimas horas, el primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexandr Borodái, entregó las “cajas negras” del aparato a los técnicos malasios que han llegado a la ciudad. En realidad, aunque se les da este nombre, son de color naranja para una mejor localización y según se ha informado se encuentran en buen estado. La entrega se hizo en presencia de periodistas y se espera que puedan arrojar información clarificadora del derribo del avión el pasado jueves.

En las últimas horas se han difundido nuevas imágenes del avión siniestrado

Foto: Getty Images

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La avalancha de noticias referidas al derribo del avión Boeing B-777 de la compañía Malaysia cuando sobrevolaba el espacio aéreo de Ucrania, tiene todavía muchos interrogantes abiertos. Por lo que se ha informado en medios militares, el protagonista del derribo es un misil tierra-aire Buk, desarrollado en tiempos de la URSS y perfeccionado en los últimos años por Rusia y está en poder de ambos contendientes. Quienes lo activaron y dispararon tienen sobre sí la muerte de 295 personas, de ellos 283 pasajeros.

En las últimas horas circulan en las redes sociales y en los periódicos digitales imágenes y supuestos audios captados a los rebeldes, en los que reconocen la autoría, aunque en sus conversaciones se refieren a un avión Antonov AN-26. Fuentes rusas han dicho, además, que el destino del misil era el avión del presidente Putin, pues ambos, vistos a una distancia grande, tienen unas formas y unos colores similares y se habían cruzado sobre el cielo de Varsovia a nivel de vuelo 330 con una diferencia de poco más de treinta minutos.

Una de las ruedas del tren de aterrizaje, entre el amasijo de restos

Los contendientes de la zona de guerra se cruzan mutuas acusaciones

Entre tanto siguen las acusaciones entre unos y otros. El servicio de inteligencia de EE.UU. informó poco después de conocida la noticia que el avión había sido derribado por un misil, pues había sido captado en radar, aunque desconocía su autoría. El avión cayó envuelto en una bola de fuego en las proximidades de la localidad de Grabovo y los restos están esparcidos en un radio de unos 15 kilómetros. El presidente de Ucrania niega la autoría del disparo y se ha referido al suceso como “acto terrorista”. Mientras, el líder de la autoproclamada República Popular de Donetsk desmiente que sus fuerzas estén en posesión de misiles con ese alcance. Los insurgentes separatistas dicen que han localizado las dos “cajas negras” del avión derribado y una misión de la OSCE se dirige a la zona.

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) ha informado de que había advertido de la situación potencialmente peligrosa de la zona, por la presencia de más de un proveedor de tráfico aéreo en las regiones de Simferopol y Dnepropetrovsk. La compañía malaya afirma que la OACI le confirmó la seguridad de la ruta. Los contendientes han mostrado su disposición a un alto el fuego de tres días para la evacuación de los cadáveres de la catástrofe aérea, que se ha cebado en Malaysia Airlines. Hace cuatro meses desapareció misteriosamente otro avión del mismo modelo y compañía.

Fotos: twitter

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compleja situación en la que vive el conflicto militar entre Ucrania y Rusia se ha agravado en las últimas horas con la trágica noticia del derribo con un misil de un avión Boeing B-777 de la compañía Malaysia Airlines, cuando sobrevolaba el espacio aéreo en el este de Ucrania. No hay supervivientes entre las 295 personas que viajaban a bordo. La caída se ha producido a unos ochenta kilómetros de la ciudad de Donetsk.

El avión derribado cubría la línea Ámsterdam-Kuala Lumpur y era del mismo modelo desaparecido misteriosamente hace unos meses. Volaba a una altura de 33.000 pies (10 kilómetros) y aunque debía sobrevolar espacio aéreo de Rusia, se perdió el contacto con la aeronave cuando sobrevolaba Ucrania. El asunto es de extrema gravedad. Las fuerzas militares ucranianas y los prorrusos de Donetsk se han apresurado a desmentir que hayan efectuado disparos capaces de alcanzar blancos en el aire.

La columna de humo sitúa la posición donde cayó el avión malayo

Foto: twitter

Sigue el misterio

10 marzo 2014

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El misterio rodea la desaparición de un avión Boeing B-777 de Malaysia Airlines, del que no se tienen noticias desde la madrugada del pasado sábado. Hay todo tipo de conjeturas, pero en las últimas horas está cobrando fuerza la hipótesis de que pudiera haber sido objeto de un atentado terrorista. La policía de Malasia y el FBI están investigando a cuatro pasajeros sospechosos, aunque en otros medios se habla de sólo dos, que pudieron haber embarcado con pasaportes robados hace algún tiempo, Es el caso de un italiano y un austríaco. En el caso del primero su nombre figura en la lista de desaparecidos y el hombre está vivo y de vacaciones en Tailandia. En ambos casos, las pérdidas de los pasaportes fueron denunciadas, informa la prensa digital malaya.

Las autoridades de Malasia disponen de grabaciones de cámaras de seguridad de los pasajeros sospechosos desde la facturación hasta la puerta de embarque, según manifestaciones del director de Aviación Civil del país asiático. Interpol ha manifestado que la identidad de los pasaportes no fue contrastada durante la facturación de los pasajeros, pese a que figuraban como robados. Es pronto para relacionar una cosa con la otra, pero es muy grave a juicio de la policía que un pasajero pueda embarcar en un avión con un pasaporte robado, leemos en la edición digital de BBC. Sucede, además, que los destinos finales de los dos casos concretos eran los aeropuertos de Francfort y Copenhague vía Pekín y Ámsterdam.

Sigue el misterio y las especulaciones en torno a la desaparición del avión Boeing B-777 de la compañía Malaysia Airlines

Malaysia Airlines declina responsabilidades sobre el embarque de pasajeros con pasaportes robados o falsos. La compañía afirma que sólo necesita tener seguridad de que el visado esté en orden y el pasaporte no parezca sustraído o falsificado. Si un pasajero tiene el visado en regla y todo es legal, está autorizado a acceder a un avión. En el caso de viajar a China, por ejemplo, para la obtención del visado es preciso enviar el pasaporte a las autoridades, que se encargan de su comprobación, aunque para un tránsito de 72 horas con un pasaporte de la Comunidad Europea, desde hace unos meses ya no es necesario.

El vuelo MH370 despegó del aeropuerto de Kuala Lumpur en viaje a Pekin con 239 personas a bordo. Desde que se perdió el contacto, todo han sido especulaciones y lo cierto es que hasta el momento no han sido encontrados restos del avión, pese a que en algunos momentos así se ha informado. Las autoridades de Vietnam lo han desmentido. Se habla de otras hipótesis, pero habrá que esperar. Si hubiera sucedido una explosión se encontraría restos flotando en varios kilómetros a la redonda. No se recibió comunicación alguna de emergencia a bordo, a menos que intencionadamente hubiera sido desconectada la radio o sufriera una avería, algo poco probable en un avión de probada fiabilidad. Por el momento sólo hay misterio y una gran preocupación y nerviosismo entre los afectados y, especialmente, los desesperados familiares. 

Foto: Alan Lebeda (planes.cz)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nada se sabe, por el momento, de las causas de la desaparición de un avión Boeing B-777 de la compañía Malaysia Airlines, que cayó al mar en aguas del golfo de Tailandia. A bordo, 239 personas, entre pasajeros de 14 nacionalidades –en su mayoría chinos– y doce tripulantes. Según lo informado por las autoridades de Vietnam, el contacto en radar con la torre de Subang se perdió a las 02,40 hora local cuando la aeronave se encontraba a unos 300 kilómetros de la isla Tho Chu. Medios de rescate se han movilizado en coordinación con las autoridades de Vietnam y Malasia y al parecer han sido detectadas dos manchas en el mar.

El avión despegó a las 00,41 horas (16,41 h GMT) de ayer del aeropuerto de Kuala Lumpur en un vuelo a Pekin, de seis horas de duración. La información sale a cuentagotas y se sabe que los pasajeros son 154 chinos, 38 malasios, siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un italiano, un holandés y un austríaco. Hasta el momento no han facilitado la lista de nombres, lo que ha enfurecido a muchos de los familiares chinos que les esperaban en el aeropuerto de destino.

El avión desaparecido es un Boeing B-777 serie -200ER

Foto: Charaka Ranasinghe

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Airbus Industrie prepara la entrega del primer avión Airbus A-380 -841 para la compañía Malaysia Airlines. Número de serie 0078, matrícula de prueba F-WWSU y en breve 9M-MNA, realizó su primer vuelo el 20 de octubre de 2011. En la foto de José Ramón Valero lo vemos en el centro de configuración de interiores en Hamburgo.

Tiene capacidad para 508 pasajeros en diferentes categorías y está propulsado por cuatro motores Rolls Royce Trent 970. La previsión es que este avión se estrene el 2 de julio de 2012 en la línea Kuala Lumpur-London Heathrow. La compañía malaya tiene encargados otros cinco aviones del mismo modelo y a día de hoy, Airbus tiene 112 contratos en firme.

Aspecto del primer Airbus A-380 para Malaysia Airlines

Foto: José Ramón Valero (aviationcorner.net)