Juan Carlos Díaz Lorenzo

Binter ha presentado hoy un hangar anexo al principal que tiene en el aeropuerto de Gran Canaria destinado a labores de mantenimiento de aeronaves. Esta instalación, de 1.750 metros cuadrados de superficie, estuvo anteriormente al servicio de Islas Airways. En los últimos años, una empresa del grupo denominada Binter Servicios Aerotécnicos Insulares (SATI) ha incrementado su actividad prestando servicios a otras aerolíneas u operadores de aviones ATR y otros para los que la mencionada empresa está certificada.

El servicio de mantenimiento de Binter está garantizado. Es uno de sus emblemas, heredado de los tiempos de Iberia, en los que el ingeniero aeronáutico Rafael López fue su director técnico. Ahora, uno de sus discípulos, Eduardo Serradilla, se ocupa de la gerencia de SATI, una de las tres empresas de mantenimiento del Grupo que suman 249 especialistas (TMA’s). El fabricante aeronáutico franco-italiano ATR es muy estricto en todos sus parámetros. Razón por la cual, acreditada su competencia, Binter trabaja con ATR para consolidar su posición como base de mantenimiento en esta zona del Atlántico.

El servicio de mantenimiento de aeronaves de Binter es absolutamente fiable

Foto: Alberto Pérez

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los problemas del transporte aéreo en Venezuela tienen su impacto, asimismo, en el territorio nacional. Son varias las razones que complican la situación, entre ellas el hecho constatado de que la mitad de la flota existente está fuera de servicio, debido a falta de repuestos, problemas de mantenimiento y autorizaciones pendientes. El retraso en la asignación de divisas impide cumplir en plazos con las inspecciones e importación de las piezas necesarias para garantizar la plena operatividad de los aviones.

Según datos oficiales publicados en el periódico “El Nacional”, en 2014 el Gobierno bolivariano sólo autorizó el 15 % de los 250 millones de dólares solicitados por las aerolíneas nacionales de Venezuela. Otras fuentes, caso de la Cámara de Empresa Venezolana de Transporte Aéreo, dicen que ha sido cancelado en torno al 75 % de la obligación. En todo caso, parece ser que no todos los dólares autorizados fueron destinados a la adquisición de piezas, pues hubo que atender otros compromisos operacionales.

Una parte de la flota aérea de Venezuela está entrada en años

Foto: Jewbask