Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) se ha visto en la obligación de aclarar que sí se podrán portar los móviles, portátiles y tabletas en las maletas facturadas en las bodegas de los aviones, pues la prohibición se refiere únicamente a los cargamentos de baterías de litio y no a dispositivos individuales.

El asunto había generado una considerable confusión, después de que la OACI emitiera un comunicado en el que se prohibía transportar cualquier dispositivo electrónico que utilice batería en la bodega de los aviones, ya que los sistemas contraincendios automáticos de los aviones no son capaces de extinguir un fuego provocado por la explosión de baterías.

La norma de la OACI no afecta a la facturación de dispositivos móviles

Foto: Sony

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La avalancha de noticias referidas al derribo del avión Boeing B-777 de la compañía Malaysia cuando sobrevolaba el espacio aéreo de Ucrania, tiene todavía muchos interrogantes abiertos. Por lo que se ha informado en medios militares, el protagonista del derribo es un misil tierra-aire Buk, desarrollado en tiempos de la URSS y perfeccionado en los últimos años por Rusia y está en poder de ambos contendientes. Quienes lo activaron y dispararon tienen sobre sí la muerte de 295 personas, de ellos 283 pasajeros.

En las últimas horas circulan en las redes sociales y en los periódicos digitales imágenes y supuestos audios captados a los rebeldes, en los que reconocen la autoría, aunque en sus conversaciones se refieren a un avión Antonov AN-26. Fuentes rusas han dicho, además, que el destino del misil era el avión del presidente Putin, pues ambos, vistos a una distancia grande, tienen unas formas y unos colores similares y se habían cruzado sobre el cielo de Varsovia a nivel de vuelo 330 con una diferencia de poco más de treinta minutos.

Una de las ruedas del tren de aterrizaje, entre el amasijo de restos

Los contendientes de la zona de guerra se cruzan mutuas acusaciones

Entre tanto siguen las acusaciones entre unos y otros. El servicio de inteligencia de EE.UU. informó poco después de conocida la noticia que el avión había sido derribado por un misil, pues había sido captado en radar, aunque desconocía su autoría. El avión cayó envuelto en una bola de fuego en las proximidades de la localidad de Grabovo y los restos están esparcidos en un radio de unos 15 kilómetros. El presidente de Ucrania niega la autoría del disparo y se ha referido al suceso como “acto terrorista”. Mientras, el líder de la autoproclamada República Popular de Donetsk desmiente que sus fuerzas estén en posesión de misiles con ese alcance. Los insurgentes separatistas dicen que han localizado las dos “cajas negras” del avión derribado y una misión de la OSCE se dirige a la zona.

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) ha informado de que había advertido de la situación potencialmente peligrosa de la zona, por la presencia de más de un proveedor de tráfico aéreo en las regiones de Simferopol y Dnepropetrovsk. La compañía malaya afirma que la OACI le confirmó la seguridad de la ruta. Los contendientes han mostrado su disposición a un alto el fuego de tres días para la evacuación de los cadáveres de la catástrofe aérea, que se ha cebado en Malaysia Airlines. Hace cuatro meses desapareció misteriosamente otro avión del mismo modelo y compañía.

Fotos: twitter

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Atendiendo a problemas de seguridad en sus aeronaves, la Comisión Europea ha incluido a la compañía venezolana CONVIASA en la “lista negra” y le prohíbe volar a Madrid, su único destino en el viejo continente.  Un comunicado de la UE dice que ha tomado dicha decisión “con el fin de garantizar el control de los riesgos de seguridad, ha resultado necesario someter a una prohibición de explotación a CONVIASA debido a numerosos problemas de seguridad derivados de accidentes y de los resultados de los controles en pista en los aeropuertos de la UE”.

El gobierno venezolano ha respondido con “su más firme rechazo” a la decisión de la UE de prohibir los vuelos a Madrid del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (CONVIASA), sucesora de la extinta VIASA y agrega que “la medida contraviene las consideraciones hechas por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) sobre las condiciones de operación segura de la aeronáutica civil venezolana”, leemos en la prensa especializada.

CONVIASA opera los vuelos de largo recorrido con aviones A-340

“La seguridad es prioritaria”, afirma el comisario de Transportes, Siim Kallas. “No podemos transigir en este ámbito en absoluto. Si tenemos pruebas dentro o fuera de la Unión Europea de que las compañías aéreas no operan con seguridad, debemos actuar para garantizar que no exista ningún riesgo a este respecto”.

La decisión de incluir a CONVIASA en la “lista negra” parte del Comité de Seguridad Aérea, que está formado por representantes de los 27, Croacia, Noruega, Islandia, Suiza y la Agencia Europea de Seguridad Aérea. Asimismo se han detectado “problemas graves” de seguridad en las compañías aéreas de Libia, por lo que el gobierno provisional de dicho país ha ordenado de inmediato el cese de operaciones.

En total son 279 compañías de 21 países la que tienen prohibido operar en la UE y pertenecen a Afganistán, Angola, Benín, la República del Congo, la República Democrática del Congo, Filipinas, Gabón (salvo tres compañías que operan sujetas a restricciones y condiciones), Guinea Ecuatorial, Indonesia (salvo seis compañías aéreas), Kazajstán (salvo una compañía aérea que opera sujeta a restricciones y condiciones), Kirguistán, Liberia, Mauritania, Mozambique, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Suazilandia, Sudán, Yibuti y Zambia. La lista también incluye otras cinco compañías: Blue Wing Airlines, de Surinam; Meridian Airways, de Ghana; Rollins Air, de Honduras; y Silverback Cargo Freighters, de Ruanda.

La lista incluye 11 compañías aéreas objeto de restricciones operativas y autorizadas a explotar vuelos en la UE bajo condiciones estrictas: Air Astana, de Kazajstán; Air Koryo, de la República Popular Democrática de Corea; Airlift International, de Ghana; Air Service Comores, de Comoras; Gabon Airlines, Afrijet y SN2AG, de Gabón; Iran Air, de Irán; TAAG Angola Airlines, de Angola; Air Madagascar, de Madagascar, y Jordan Aviation, de Jordania.

Foto: Roberto Leiro