Juan Carlos Díaz Lorenzo

Apreciamos el esfuerzo que hace Canaryfly por hacer posible cada día las líneas que enlazan las islas de Tenerife, La Palma, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura. En su flota tiene cuatro aviones aviones ATR-72, tres de ellos ex Naysa, ex Binter, matrículas EC-GRP, EC-GQF y EC-GRU, que han reforzado su programación. Tienen sus años, aunque están bien mantenidos, pues de ello se ocupa el servicio de mantenimiento de Binter, lo cual es una garantía.

Bien es verdad que apreciamos algunos detalles mínimos a bordo que deberían ser subsanados, como nuestros lectores pueden ver en la foto adjunta. La imagen es importante, pese a la falta de civismo de los pasajeros que lo han causado. Y entendemos que no cuesta tanto reponerlo. Seguro que Régulo Andrade, que se ha estrenado hace poco en la dirección de la aerolínea, supervisará muchos detalles que habrán de fortalecer la imagen y el servicio de Canaryfly.

Pequeños detalles a cuidar en Canaryfly

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En los once primeros meses del año, las aerolíneas “low cost” han transportado a Canarias 4,03 millones de pasajeros, lo que supone un 4,3% más con respecto a igual periodo del año anterior, informa el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. La mejoría de los mercados emisores, principalmente en el centro y norte de Europa, ha favorecido este incremento.

En el mismo periodo de tiempo, las aerolíneas convencionales han transportado 6,6 millones de pasajeros, lo que representa un aumento del 0,4% con respecto a igual periodo de 2014. En suma, entre las “low cost” y éstas han movido en once meses de 2015 a 10,7 millones de pasajeros, es decir, un 1,8% más que en 2014.

El mercado nórdico es uno de los principales emisores de invierno en Canarias

Conviasa, de mal en peor

11 septiembre 2015

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La aerolínea venezolana Conviasa vuelve a ser noticia por el incumplimiento con sus pasajeros en la línea Madrid-Caracas. Desde el martes pasado hay unos seiscientos pasajeros tirados en el aeropuerto de la capital española, esperando la salida de su vuelo hacia Venezuela, sin que la compañía les de una respuesta convincente, leemos en la edición digital de El País. Se barajaba la posibilidad de algunos pudieran salir hoy en el avión de Iberia.

Conviasa no tiene avión para cubrir la línea de acuerdo con la programación establecida. El alquiler más reciente corresponde a un avión A-340 de la aerolínea española Plus Ultra Air Lines. Lo cierto es que hay problemas que no han tenido la solución adecuada y mientras tanto dan largas y mienten a los pasajeros con supuestas salidas que no se cumplen. Les alojan en hoteles cercanos con lo puesto, pues sus equipajes están facturados.

Conviasa no cumple con los pasajeros de la línea Madrid-Caracas

Foto: facebook

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No le van mal las cosas a Ryanair. Sólo en el pasado mes de julio transportó a diez  millones de pasajeros, 10,14 millones para ser exactos, lo que supone un incremento del once por ciento con respecto a igual mes del año 2014. El coeficiente de ocupación también ha sido muy considerable, del 95%. En los siete primeros meses del año, la aerolínea irlandesa ha transportado 95,3 millones de pasajeros, lo que representa un incremento del 15% con respecto a igual periodo del año anterior.

Es la primera vez que Ryanair alcanza ese listón en toda su historia y según lo dicho por directivos de la aerolínea, también la primera vez que cualquier compañía aérea ha transportado tal cantidad de viajeros en un solo mes. La dinámica del mercado y la modificación de algunas exigencias por parte de la “low cost” para el viaje de los pasajeros han contribuido a ese éxito.

Ryanair sigue imparable. Diez millones de pasajeros en un mes

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

No le van mal las cosas a Ryanair. En el primer trimestre fiscal de 2015, cerrado el pasado 30 de junio, la aerolínea irlandesa ha informado de un beneficio neto de 245 millones de euros, es decir, un 25% más en relación a igual periodo del año anterior, en que fue de 197 millones. La política de tarifas bajas sigue siendo la clave de su éxito, así como una mejora en los parámetros de puntualidad y los beneficios del programa “Always Getting Better”, dirigido a alcanzar una mejor experiencia de los clientes.

La facturación entre abril y junio de 2015 ha sido de 1.653 millones de euros, un diez por ciento más que en igual periodo de 2014. La cifra de negocios se eleva a 1.496 millones de euros y transportó 28 millones de pasajeros, es decir, un 16% más. La tarifa promedio se situó en 45 euros y los costes unitarios bajaron un siete por ciento. Está previsto un ahorro en combustible de 250 millones de euros, con una reserva del 90% a un precio de 91 dólares el barril para 2016 y del 70% en 2017 a 66 dólares.

Ryanair crece de manera imparable. Y las previsiones es que siga a más

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al cierre del ejercicio fiscal en marzo pasado, Ryanair ha hecho público unos beneficios de 867 millones de euros, lo que representa nada menos que un 66 % de incremento en relación al año fiscal anterior. Todo parece indicar que la tónica seguirá en ascenso, pues las reservas crecen a un ritmo del cuatro por ciento, de modo que la previsión es que en marzo de 2016 el crecimiento será del diez por ciento.

La mejoría en los números de la aerolínea “low cost” irlandesa tiene su origen en el aumento de pasajeros, que han crecido bastante más de las previsiones iniciales, pues de un 4% se ha situado en un 11%. De modo que, según se ha publicado, de mantener esta línea ascendente las ganancias al cierre del próximo ejercicio fiscal, en marzo de 2016, rondarán entre 940 y 970 millones de euros.

Ryanair dispara sus beneficios. El aumento de pasajeros es la clave

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia Express, el sucedáneo de la gran Iberia venida a menos, celebra en estos días sus diez millones de pasajeros en tres años de existencia. Para celebrarlo se les ha ocurrido la idea de convertir el Domo Complutense en el “Express Experience”, en el que durante tres días se da acceso libre para viajar en un vuelo único a Tenerife. Y decimos lo de pasajeros enlatados porque Iberia Express es la aerolínea más incómoda en la que hemos viajado en nuestra vida, pues el espacio disponible para las piernas es el más estrecho que hemos conocido junto a Vueling, que es harina del mismo costal.

A Iberia Express nos la han impuesto en Canarias, sí o sí y muy poco o nada tiene que ver con la gran Iberia, aquella compañía de la que siempre nos hemos sentido orgullosos. Con un mercado en parte cautivo, traspasado desde la matriz, han bajado mucho los costes del personal de vuelo y de tierra y, sin embargo, las tarifas son, muchas veces, de aerolínea de primera clase. Y nada más lejos de la realidad. Nunca valoraremos lo suficiente la desaparición de Spanair, pues a la vista está como Iberia Express, Vueling y Air Europa se reparten un jugoso pastel. A pesar de la bajada del precio del petróleo, las tarifas –en el caso de Canarias– son muchas veces prohibitivas.

Iberia Express ahorra incluso en imagen externa. Pero las tarifas son otra cosa

Foto: Alberto Pérez

Finnair crece en Europa

10 febrero 2015

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Finnair ha estrenado 2015 con un incremento del 5,9 % en tráfico de pasajeros en las líneas europeas (411.900), un 2,5 % en las rutas atlánticas (22.200) y un 1.2 % en las rutas hacia Asia (144.300), todos ellos datos de ocupación referidos al mes de enero, con un “load factor” del 76,5 %. La demanda aumentó un 1,2 % y la oferta del 2,6 %, informa la aerolínea finlandesa y el total de pasajeros transportados, incluidas líneas domésticas, fue de 713.400 pasajeros.

Sin embargo, los números en las líneas interiores han sido malos, pues acusa un descenso del 9,5 % y además aplicó un recorte del 18 % en su oferta. Ello incrementó el coeficiente de ocupación, que se situó en el 71,3 %, casi diez puntos más en relación al primer mes de 2014. La carga también se ha visto afectada negativamente, del 9,7 % en el tráfico europeo y una ocupación de casi el 47 %.

Finnair ha estrenado 2015 con un crecimiento de pasajeros fuera de fronteras

Foto: Finnair

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Bienvenidos a Venezuela. Advertencia: no hay luz, no hay papel higiénico, ni huevos, ni presidente ni un coño”, es el primer mensaje que lee un turista al bajar del avión. Este es el texto de una pancarta que ha sido estratégicamente situada para llamar la atención de quienes llegan al primer aeropuerto del país y que hemos visto publicada en la edición digital de El Nacional.

A través de twitter, la fotografía de la pancarta se ha convertido en viral en cuestión de horas. Es posible que se trate de una nueva forma de protesta ciudadana. Conocemos casos de pasajeros que viajan entre España y Venezuela y llevan en maletas cargadas de productos básicos, caso de papel higiénico, café, azúcar e incluso harina pan, a pesar de que es Venezuela el productor originario.  

Esta es la pancarta de “bienvenida” a los pasajeros que llegan a Venezuela

Foto: vía elnacional.com

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dado la razón a Vueling para que cobre un recargo por las maletas facturadas adicional al precio del billete. Viene a cuento el asunto cuando en 2010 una ciudadana gallega presentó una denuncia contra la aerolínea en la que argumentaba que le había cobrado una cláusula abusiva al aplicarle un suplemento por equipaje facturado en un vuelo entre A Coruña y Ámsterdam, informa Europapress. El Instituto Galego de Consumo le dio la razón e impuso una multa de 3.000 euros a la aerolínea, que fue recurrida.

Entendía el Instituto Galego de Consumo que la legislación española reconoce el derecho de los pasajeros a facturar una maleta sin sobrecoste sobre el precio base del billete de avión. Vueling argumentó a su favor que la legislación de la UE establece un principio de libre fijación de precios, según el cual las compañías pueden fijar un precio base de los billetes que no incluya la facturación del equipaje e incrementar posteriormente dicho precio si el cliente desea facturar.

Las aerolíneas, entre ellas Vueling, han encontrado un filón para exprimir al pasajero

El tribunal gallego preguntó al europeo sobre si la normativa española se ajustaba al derecho comunitario. El Gobierno español alegó que el tribunal remitente había interpretado de forma incorrecta la legislación nacional, lo que a su juicio no obliga a las compañías aéreas a transportar gratuitamente el equipaje facturado. De modo que dictamina que “el precio que debe pagarse por el transporte del equipaje facturado de los pasajeros aéreos puede constituir un suplemento opcional”, pues dicho servicio “no puede considerarse obligatorio o indispensable para el transporte de dichos pasajeros”.

Dice la sentencia que “no cabe excluir que determinados pasajeros aéreos prefieran viajar sin equipaje facturado, a condición de que eso reduzca el precio de su título de transporte”. Sin embargo,  el equipaje de mano sí es un “elemento indispensable” y por tanto “no puede ser objeto de un suplemento de precio”. De ahí que el fallo concluye que una norma nacional que prohíba a las aerolíneas aplicar un recargo por el equipaje facturado vulneraría la normativa europea porque no permite “fijar libremente un precio por el transporte de los pasajeros”.

En los últimos años, las aerolíneas de supuesto “bajo coste” –en la mayoría sólo lo es a efectos de tripulantes baratos-, vienen aplicando una política tarifaria sencillamente abusiva. Se ha impuesto la moda de exprimir el bolsillo del pasajero con la anuencia de las autoridades competentes y además de cobrar por la primera maleta, también cobran por la elección de asiento, pues a bordo el “pitch” es reducido, lo que contribuye a la incomodidad del vuelo y el catering es caro y de mala calidad. En la mayoría de los casos, a los maltratados pasajeros no les queda otra opción, pues no suele existir alternativa.   

Foto: Tave Myliu