Juan Carlos Díaz Lorenzo

El presidente de Ryanair ha anunciado que su compañía podría rebajar sus precios en un cuatro por ciento en el primer trimestre del próximo año, si mantiene las expectativas de reservas y teniendo en cuenta que el precio del crudo está en estos momentos por debajo de 50 dólares por barril. Allí donde exista competencia se augura una guerra de precios a comienzos de 2016. Porque si Ryanair lo hace, las demás tendrán que seguirle la estela.

El precio en la caída del petróleo no se ha traducido en tarifas más baratas, pues las aerolíneas han aprovechado la coyuntura favorable para apuntalar sus márgenes y reforzar los balances, señala el digital preferente.com. La guerra de precios se hará especialmente notable en las aerolíneas del sur de Europa y, sobre todo, en las “low cost”, mientras que en el largo radio es probable que no se produzcan descuentos llamativos.

Ryanair amenaza con bajar los precios en un cuatro por ciento

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las autoridades aeronáuticas de Venezuela y las compañías aéreas extranjeras que operan en el país están revisando por separado las tarifas de los billetes, aunque será el Instituto de Aeronáutica Civil (INAC), quien decidirá si las aprueba o no y en función de ello otorgará los permisos para que puedan viajar a los aeropuertos de rango internacional, leemos en la edición digital de El Universal.

Los precios de los billetes para salir del país están desorbitados. Ayer, a Portugal con TAP se cotizaba a 50.000 bolívares y a Canadá, con la compañía Air Canadá, a 37.000 bolívares. Air Europa, United y Delta han desbloqueado sus páginas web y ya se puede comprar a través de ella. Avior Airlines, que vuela desde Barcelona a Miami, Panamá, Aruba y Corazao, ofrece billetes desde 23.000 bolívares.

Avior opera cuatro líneas internacionales con base en Barcelona

Foto: Ward Callens

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De un reciente encuentro entre políticos de El Hierro y directivos de Binter, en el que se acordó unir el destino “El Hierro” al acuerdo que la compañía aérea tiene con Air Berlín y que permitirá la llegada de turistas alemanes a la isla, se insistió en la necesidad de contar con vuelos “punto a punto”, es decir, mediante un único billete, una sola facturación y evitando transbordos en lo posible, lo cual no deja de ser una utopía, al menos en estos momentos.

Otro de los aspectos abordados fue el abaratamiento de las tarifas. En la página web de Binter, mañana, 14 de enero, la tarifa más barata Tenerife Norte-El Hierro-Tenerife Norte es de 81,06 euros precio final ida y vuelta. De esa cantidad, 11,06 euros son tasas, comisiones y la propia gestión del pasajero por tramitar su billete. Corresponde a la denominada tarifa “turista”, pues las tarifas “promoción” y “básica” no aparecen. Todavía está disponible la “tarifa más”, que se pone en 92,06 euros.

En Canarias estamos pagando los billetes más caros en mucho tiempo

Los usuarios estamos pagando con estos precios abusivos el desmantelamiento de Binter (A), a la que le queda un solo avión hasta que la guadaña del último ERE termine por ponerlos a todos en la calle, eso sí, con jugosas indemnizaciones de por medio, aunque será menor cuantía a razón de veinte días por año trabajado. Pero no ha sido así con la mayoría de los otros pilotos de Binter que ya no están en la compañía, de los cuales algunos próximos a la jubilación se han ido con indemnizaciones millonarias, lícitas sin duda.

Y hay algo más. Binter B (Naysa) y Binter C (Canair) aseguran el cumplimiento de la programación con unos costes laborales mucho más bajos que los de Binter A. A las tripulaciones se les acaba de aplicar una nueva reducción salarial. Pero eso no repercute en el precio de los billetes, sino todo lo contrario. De algún sitio hay que sacar el millonario desembolso que ha supuesto el desmantelamiento de la compañía matriz y la mejor forma y más rápida de conseguirlo es aplicando tarifas máximas a los clientes, a los que en estos momentos no les queda otra opción para volar entre islas.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los números no cuadran, por ahora, en la compañía alemana Air Berlín. Por lo que leemos en la prensa especializada nacional e internacional, en el primer semestre del año ha registrado unas pérdidas de 169,2 millones de euros, es decir, un 2,8 % más que en igual periodo del año anterior, en que registró unos resultados negativos de 164,5 millones de euros.

Lo ha informado la propia compañía que, sin embargo, señala que el Ebitdar (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones, amortizaciones y alquileres) es de 155,3 millones de euros. Ello supone un 33,2 % más que en igual periodo del ejercicio anterior, en que fue de 116,6 millones de euros.

Boeing B-737 serie -800 de Air Berlín

Otros datos económicos relevantes señalan que el resultado de explotación (Ebit, antes de impuestos e intereses) registró unas pérdidas de 178,7 millones de euros (-19 %) y, por el contrario, la cifra de negocio alcanzó los 1.948 millones de euros (+ 2,7 %). El precio del combustible, las tasas aéreas y el cambio del dólar son factores que han influido negativamente.

A la vista de los números, los gestores de Air Berlín han acometido una reducción del aumento de los costes externos, para lo cual han implementado una disminución selectiva de la flota y en un futuro se procederá a ampliar la red de larga distancia, lo que permitirá aumentar el rendimiento y volver a números negros. Será cuestión de tiempo.

Foto: Félix Gottwald