Juan Carlos Díaz Lorenzo

La aerolínea rusa Transaero Airlines se ha declarado en quiebra, informa el periódico Gazeta.ru. El primer ministro Dmitry Medvedev ha autorizado comenzar los procedimientos para la quiebra de acuerdo con la ley rusa, después de que las negociaciones para la adquisición de ésta por Aeroflot no hayan progresado. Según lo publicado, Aeroflot ha adoptado una línea dura en las negociaciones, que han impedido llegar a un acuerdo.

Se ha ordenado que Transaero Airlines paralice la flota y la venta de billetes hasta que se resuelva la situación. Quienes habían adquirido plazas no tienen claro que puedan viajar, al menos en los próximos días. Se desconoce cuál será el futuro de los acreedores minoritarios de la aerolínea, así como de los diez mil empleados de la empresa. Parece que la única salida posible ha sido la quiebra, pues los accionistas no han conseguido consolidar su permanencia en el mercado.

Transaero.b737-400.ei-czk.arp.1

Transaero Airlines ha presentado quiebra, la mejor fórmula posible


Juan Carlos Díaz Lorenzo

Spanair ha dejado unas deudas cifradas en 508,6 millones de euros, según los datos aportados por la administración concursal, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de acuerdo con la investigación de los administradores nombrados al efecto, Grupo Gispert Abogados y Economistas y PWC Asesores de Negocios. El Juzgado Mercantil nº 10 de Barcelona es el competente en el asunto.

Los activos de la sociedad están valorados en 53,8 millones de euros y los créditos generados desde el inicio del procedimiento se elevan a 78,8 millones de euros, de los cuales la partida más importante corresponde a las indemnizaciones por despido de personal, cuantificado en 76,20 millones de euros. A fecha 30 de enero de 2012, Spanair presentó un concurso voluntario de acreedores con un pasivo superior a 475 millones de euros.

Spanair ya forma parte de la historia aeronáutica de este país

Foto: Óscar Martínez

Quiebra Air Finland

29 junio 2012

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía Air Finland cesó en sus operaciones el pasado martes, casi diez años después del inicio de su actividad. Por lo que leemos en los medios especializados, al menos un millar de pasajeros se han visto afectados en diferentes destinos turísticos europeos y asiáticos, en los que la citada Air Finland tenía presencia. Su base de operaciones era el aeropuerto Helsinki-Vantaa.

La dirección de la empresa ha justificado la decisión debido a las dificultades financieras, los elevados precios del combustible y el exceso de oferta en el mercado nórdico. Air Finland inició sus operaciones con cuatro aviones Boeing B-757 serie -200, de los cuales desde 2010 sólo volaba con dos de ellos. Su presencia fue asidua en destinos turísticos de España (Andalucía y Canarias), Grecia, Turquía y Dubai.

Boeing B-757 de Air Finland, en el aeropuerto Helsinki-Vantaa

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

 

Cierra Mint Airways

22 mayo 2012

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Poco más de dos años ha durado la existencia de la compañía española Mint Airways. Desde hacía unos días venían sucediéndose los rumores sobre su cese de operaciones y, finalmente, la noticia se ha confirmado. La crisis que asola al sector aéreo ha sido determinante para su final, así como las dificultades para mantener sus aviones ocupados por medio de operaciones chárter y “brokers” aéreos.

La compañía había sido creada en 2009 por el “broker” Inter Flights y tomó el relevo de la desaparecida Girjet, volando a Egipto y Jordania, destinos en los que ocupó una parte importante de su actividad con dos aviones Boeing B-757-200 ER, matrículas EC-LBC y EC-LHL, con 232 y 229 asientos. El mantenimiento de las aeronaves ha estado a cargo de Iberia.

Mint Airways también prestaba vuelos tipo ACMI para otras compañías, tanto en sustituciones puntuales o contratos de más larga duración, tipo dry-lease y wet-lease. Por lo que se ha informado, el “broker” Inter Flights ha anunciado que en la junta de accionistas del próximo 19 de junio presentará concurso de acreedores.

Es la última compañía española que ha operado aviones B-757

Foto: Drew Caldwell (weby.ch)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía danesa Cimber Sterling presentó ayer la solicitud de quiebra ante el tribunal de Sønderborg (Dinamarca), donde tiene su sede y canceló todos sus vuelos, poniendo así fin a su presencia en el sector aeronáutico europeo. Los dueños de la empresa así lo decidieron después de registrar unas pérdidas millonarias, que habían lastrado su continuidad.

Fundada en agosto de 1950 como Cimber Air por el capitán Ingolf Nielsen, fue la primera compañía que operó el avión VFW-Fokker 614, caracterizado por la posición poco convencional de sus motores, montados en pilones sobre las alas, del que recordamos haber visto uno de ellos, perteneciente a la Fuerza Aérea Alemana, en el aeropuerto Tenerife Norte.

En mayo de 1998, SAS adquirió el 26 % de Cimber Air, que vendió en marzo de 2003 a Cimber Air Holding, propiedad de la familia Nielsen. En enero de 2009 cambió su nombre a Cimber Sterling, después de que hubiera adquirido los restos de la famosísima compañía Sterling, que también había quebrado en octubre de 2008. Hace menos de un año, Cimber Sterling fue comprada por un millonario ucraniano y su quiebra se produce poco después de que se decidiera una ampliación de capital por importe de 40 millones de euros.

El cese de operaciones de Cimber Sterling –que se había convertido en la principal promotora del balonmano danés- deja en tierra a 25 aviones y en la calle a casi seiscientos empleados. La compañía volaba a 33 destinos europeos –varios de ellos domésticos con siete aviones ATR y 12 CRJ-200 y seis Boeing B-737-, con base en los aeropuertos de Copenhague y Billund y entre ellos algunas ciudades españolas –Tenerife, Las Palmas, Alicante, Barcelona, Palma de Mallorca y Málaga-, uno de los destinos preferidos de los nórdicos.

Boeing B-737 serie -700 de Cimber Sterling

Foto: Scott Wright

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía húngara Málev pasa a engrosar la lista de las aerolíneas que van a la quiebra. La noticia de su inminente caída coincide con el colapso de Spanair, pues ese mismo día (viernes 27 de enero) ya se sabía que en breve dejaría de volar. Como causas de su cese, la propia Málev reconoce su insolvencia financiera.

A comienzos de este año, el 9 de enero, la Comisión Europea declaró ilegales las ayudas concedidas por el Gobierno de Hungría a su compañía de bandera, que se verá obligada a devolver nada menos que casi 203 millones de euros recibidos entre 2007 y 2010 en concepto de préstamos, inyecciones de capital y beneficios por prórroga de sus obligaciones fiscales, leemos en un despacho de la Agencia Efe.

Boeing B-737 de Málev, en corta final en Heathrow (Inglaterra)

Boeing B-767 ER de Málev en el aeropuerto de Budapest

La compañía estatal finaliza sus operaciones después de 66 años de existencia. En 1992 fue parcialmente privatizada, con la venta del 35 % de su capital a la compañía Alitalia y otro cinco por ciento a la sociedad de inversiones Simest, si bien en 1999 el Estado húngaro recompró dicho porcentaje.

Hasta 2003, Málev volaba con aviones de fabricación soviética –con un doloroso saldo de accidentes y víctimas- y a partir de entonces renovó su flota con una veintena de aviones occidentales, entre ellos Boeing B-737 y B-767 en diferentes versiones, Fokker F-70, CRJ-2000 y Bombardier Dash 8 Q-400, con los que volaba a 58 destinos de 35 países.

Fotos: Adrian PingstoneKristóf Csemniczky