Redacción

La dirección de Iberia hace un llamamiento a los representantes del colectivo de pilotos en Iberia, y a los pilotos de la compañía en general, para que reflexionen sobre la falta de justificación de una huelga que, además, cuenta con el rechazo de al menos el 92 por ciento de trabajadores de la compañía, y que hace un daño intenso a los clientes, a las cuentas de la empresa, y  la reputación de la compañía y de los propios pilotos.

  • La creación de Iberia Express no lesiona los intereses de los actuales pilotos de Iberia ni del resto de empleados. Ningún piloto de Iberia verá en peligro su empleo por la creación de Iberia Express; es más, los pilotos de corto y medio radio podrán prolongar su desarrollo en Iberia en las rutas de largo radio, que es donde la compañía tiene previsto su mayor crecimiento en el futuro.
  • Iberia Express es una empresa cien por cien de Iberia, que vendrá a sumar al grupo, que será más grande, sólido y competitivo. La nueva compañía permitirá preservar las actuales rutas de Iberia y crecer en otros mercados de corto y medio radio donde ahora no está presente porque sus costes lo hacen inviable, y además hacerlo de forma rentable, creando 500 empleos el primer año y más de 1.000 cuando alcance su velocidad de crucero.
  • Iberia ha negociado con los representes sindicales las distintas alternativas para la producción de los vuelos de corto y medio radio hoy deficitarios, llegando a acuerdo con tierra y TCP, y no logrando ningún progreso con el Sepla tras dos años de negociaciones y más de 60 reuniones. En este sentido, los pilotos de Iberia no han ofrecido rebajarse el sueldo en ningún porcentaje, y menos aún en un 50 por ciento como ha afirmado el representante del Sepla en Iberia, ni la compañía les ha pedido nada parecido. La única oferta salarial por parte del Sepla-Iberia, acorde con la propuesta de la compañía, fue la de permitir dos nuevos niveles de entrada de pilotos de nueva contratación dentro del escalafón de la compañía. Esta rebaja supondría un ahorro máximo de 15 millones de euros anuales, muy lejos de lo que Iberia necesita para evitar las pérdidas y crecer, y de los más de 100 millones que supone Iberia Express. Se trataría, además, de un ahorro temporal, puesto que los niveles salariales de los nuevos pilotos se igualarían a los de Iberia a los pocos años.

La huelda de pilotos daña los intereses de Iberia y de sus pasajeros

  • En relación con otras acusaciones alegando que British Ariways se ha quedado la caja de Iberia o con la T4, o que se hará la dueña de nuestra compañía, se trata de acusaciones infundadas, no sustentadas ningún solo dato, con el único afán de desmoralizar a los pilotos de Iberia y acrecentar miedos injustificados entre estos y el resto de empleados.  Iberia es responsable de su plan de negocio y de sus recursos, incluyendo su caja, que está íntegra a disposición de la compañía. En cuanto a la T4, este aeropuerto es la base de Iberia, donde concentra el grueso de su operación, del orden de 700 vuelos diarios, frente a los siete de BA, los mismos que tenía antes de la fusión. Finalmente, no está previsto en ninguno de los acuerdos, ni en el espíritu ni en la letra, que ninguna compañía absorba o controle a la otra, sino todo lo contrario, el objetivo de IAG, sociedad española propietaria de Iberia y de British Airways,  que está presidida por Antonio Vázquez, también presidente de Iberia, es preservar las dos marcas, y a ser posible muchas más en el futuro. Todos los acuerdos de la fusión son públicos, y están disponibles tanto en la web de la CNMV como en la web de IAG.

Por último, Iberia insiste en su llamamiento al Sepla para que vuelva a la mesa de negociación del convenio, respetando a los clientes, al resto de empleados que han rechazado el conflicto y al conjunto de la empresa. La compañía ha reiterado al Sepla su oferta de negociación, la última vez por carta ayer día 5 de diciembre, y ha reiterado su propuesta de nombrar de común acuerdo un presidente de la mesa ajeno a las partes, que facilite la negociación. La Compañía ha llegado incluso a proponer dos nombres de reconocido prestigio para esa presidencia, Esteban Rodríguez Vara o Carolina Martínez Moreno, estando a la espera de que Sepla-Iberia haga su propuesta en este sentido.

En el caso de que finalmente se realizase la huelga, la compañía y todos sus empleados, pondrán todos los medios a su alcance para dar las mejores alternativas posibles a los clientes, pese a las muchas dificultades que supone reubicar a los clientes afectados en épocas de tanta demanda como las fiestas navideñas.

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de calentar convenientemente el ambiente, con cruce de acusaciones de por medio como es habitual, Sepla-Iberia ha convocado dos jornadas de huelga para los días 18 y 29 de diciembre, unas fechas “poco significativas”, según ha dicho el presidente de la sección sindical, Justo Peral, pues, miren por dónde, los señores pilotos huelguistas “queremos hacer el menor daño posible a la compañía y a las vacaciones de los españoles”.

De por sí el anuncio de huelga de Sepla-Iberia ya ha provocado cancelaciones, de aquellos pasajeros que temen verse atrapados en sus desplazamientos, y ese efecto se nota de manera muy especial en Canarias. Diario de Avisos así lo refleja en su edición de hoy. Y desde la compañía, Luis Díaz Güell, director de comunicación, califica de “falaz” esta afirmación de los pilotos y dice que “en las huelgas aéreas, con la sola amenaza ya se resienten las reservas y se multiplican las cancelaciones, por lo que el daño ya está hecho”.

En esta ocasión, por lo que se ha publicado, el motivo principal para ir a la huelga por parte de los señores pilotos de Iberia es su oposición a la creación de una filial de bajo coste llamada Iberia Express, que iniciará su andadura antes del próximo verano. Dicen desde el Sepla que eso supone una ilegalidad y contraviene el anexo 10 del convenio en vigor. De ahí su voluntad al elegir esta modalidad de huelga “de baja intensidad”, a la espera de que los colectivos de TCP’s y trabajadores de tierra puedan avanzar en las negociaciones comprometidas por la dirección de Iberia y puedan comprobar “si las promesas que les han hecho son sólidas o son una cortina de humo” para que se alejen de las movilizaciones del colectivo de pilotos, informa Antonio Ruiz del Árbol en la edición digital de cincodias.com.

Preocupa, asimismo, que sea Iberia quien esté al servicio de British Airways, pues mientras la compañía inglesa crece y crece, la compañía española mengua y “sólo servirá para traer a España emigrantes desde América Latina y turismo barato desde Europa”. Cuestión ésta que inquieta, y mucho, pues aprecian un intento de la dirección de IAG para “quitar al colectivo de pilotos sus medios de trabajo”, pues los 40 aviones con los que Iberia Express iniciará su andadura saldrán de la flota de Iberia. Lo cual, además, tiene un efecto duro para los actuales copilotos, que no podrán lograr la categoría de comandantes.

La creación de Iberia Express y otros asuntos jalonan la huelga de Sepla-Iberia

Sepla-Iberia condiciona la creación de Iberia Express como una pieza clave de la negociación del convenio colectivo, y la compañía dice que se trata de una decisión de empresa que no afecta a los derechos laborales ni a los salarios de los actuales pilotos de la compañía.

Por lo que ha dicho Justo Peral, Sepla-Iberia se ha puesto en contacto con el PP –será la primera huelga que sufra el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy- para explicarles la situación y también con el sindicato de pilotos de British Airways, conocido por las siglas BALPA, con quienes ha constatado su preocupación por la actuación de Iberia e IAG.

Iberia realiza unos 600 vuelos diarios, de los cuales 200 son operados por Air Nostrum, que no se verá afectada por la huelga, como tampoco Vueling ni aquellos otros vuelos operados en código compartido por compañías asociadas. Es de advertir que la segunda jornada de huelga coincidirá con la que mantienen desde hace dos meses los pilotos de Air Europa, movilizados ante lo que consideran una “externalización ilegal de actividad” de los vuelos a Canarias.

Como procede en estos casos, el Ministerio de Fomento fijó ayer los servicios mínimos ante la convocatoria de huelga de los pilotos de Iberia para los días 18 y 29 de diciembre, consistente en el 50 % de los vuelos entre los aeropuertos de la Península y extranjeros cuyo tiempo de viaje sea inferior a seis horas y la totalidad de los vuelos programados entre la Península, Canarias y Baleares.

En rutas de largo recorrido se mantendrá un vuelo diario de ida y vuelta y entre los servicios esenciales se encuentran también los vuelos programados para el transporte de correo y productos perecederos, cuando éstos se realicen exclusivamente con aeronaves dedicadas a la carga. Asimismo se han establecido como servicios mínimos las operaciones técnicas de posicionamiento y otras como la situación de tripulaciones necesarias para la realización de los servicios de transporte aéreo considerados esenciales, y todos los del día siguiente.

La resolución ha sido firmada por el secretario de Estado de Transportes en funciones, Isaías Táboas, y tiene como objetivo “armonizar el interés general de la comunidad con el derecho de huelga de los trabajadores”, y garantizar trayectos similares a los que se dictaron en el marco de otros conflictos durante los últimos años.

Foto: Óscar Martínez