Juan Carlos Díaz Lorenzo

Se cumplen hoy siete años del trágico accidente del avión de MD-82 de Spanair en el aeropuerto Madrid-Barajas, en el que fallecieron 154 personas y otras 18 quedaron heridas de diversa consideración. Al igual que en aniversarios anteriores, la Asociación de Afectados del Vuelo JK-5022 han celebrado actos conmemorativos en Las Palmas de Gran Canaria y en Madrid, en recuerdo de sus seres queridos y, lejos de tratarse de un caso cerrado, existen varios procesos judiciales abiertos.

El avión McDonnell Douglas MD-82, matrícula EC-HFP “Sunbreeze”, sufrió un accidente fatal a las 14,45 h local (12,45 h UTC) poco después del despegue por la pista 36L del aeropuerto de Madrid, en vuelo a Gran Canaria. Ha sido la tragedia más importante de la historia de la aviación comercial española en los últimos 25 años y el único accidente que sufrió la desaparecida aerolínea, entonces muy arraigada en el mercado de Canarias. Según sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, que archivó la causa penal, el accidente se debió a una actuación errónea de los pilotos.

Este era el avión MD-82 de Spanair accidentado en Madrid

Foto: J. Miguel Rodríguez

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En su segunda etapa, la compañía venezolana Santa Bárbara Airlines (SBA) sustituyó los aviones Douglas DC-10 por aviones Boeing B-767 serie -300 modificados alquilados a la compañía islandesa Air Atlanta. Con ellos cubre los servicios trasatlánticos, caso de la línea semanal Caracas-Tenerife Norte, que es una de las de mayor demanda, dados los estrechos vínculos existentes entre Canarias y Venezuela y viceversa. En la foto de Tave Myliu vemos un magnifico encuadre del morro del avión matrícula TF-LLB, a punto de despegar de la pista 30 del aeropuerto Tenerife Norte. 

Este avión, que tiene 22,5 años de vida aeronáutica, se estrenó el 21 de agosto de 1991 con la compañía española Spanair (EC-548 y EC-FHA). En mayo de 2002 tuvo un breve paréntesis con WFBN (N-250AP) y veinte días después pasó a manos de Air Canadá (C-GHPA). Entre junio de 2006 y junio de 2009 voló para Virgin Nigeria, operado por LAT y Smart Lynx (YL-LCZ). A partir de entonces está al servicio de Santa Bárbara Airlines y desde octubre de 2012 es propiedad de la mencionada compañía islandesa (TF-LLB), especializada en alquilar aviones a terceros. Número de serie 25.000 LN 386, tiene capacidad para 244 pasajeros en clase turista y 18 en clase business y está propulsado por dos motores Pratt & Whitney PW4060. 

Magnífico encuadre del avión B-767 de SBA, a punto de despegar de Tenerife Norte

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En línea con el malestar que existe en Canarias con el precio de los billetes para viajar a la Península, que se han encarecido considerablemente en los últimos tiempos, sobre todo después de la desaparición de Spanair, ahora leemos en la prensa mallorquina idéntico titular. Las tarifas entre Baleares y ciudades como Madrid y Barcelona han subido un 30 % desde 2012, aunque en fuentes oficiales sólo se reconoce un 12 %.  

Las compañías aéreas, muy hábiles a la hora de encontrar excusas, confirman que eso es así y que se debe al aumento de costes y la reestructuración de frecuencias para adaptarse a la demanda del mercado doméstico. Claro que en el tema de los costes no dicen nada del sustancioso recorte salarial de las tripulaciones, por ejemplo y de la repercusión que ello tiene en el precio final. Y en el Ministerio de Fomento son poco dados a comentar este tipo de cosas.

Iberia Express es un sucedáneo infumable de la calidad que ofrece Iberia

El escenario ha cambiado en poco tiempo y tiene una repercusión importante en Canarias y en Baleares, dos archipiélagos sometidos a los criterios de las compañías aéreas. Los insulares nunca valoraremos lo suficiente el impacto que ha tenido la desaparición de Spanair. Ahora no queda otra opción que elegir entre Air Europa –la mejor de las existentes, a nuestro entender–, Iberia Express y Vueling. También existe Ryanair, que es irlandesa para lo que le conviene, como conocen nuestros lectores.

Iberia Express es un sucedáneo infumable de la madre Iberia, con la que solo comparte el nombre principal de la que en otro tiempo fue compañía de bandera y desde hace tiempo se encuentra en franco declive, por mucho que sus directivos digan lo contrario. Para los canarios, un viaje a Madrid de dos horas y media y a Barcelona de tres horas mal sentados en un gallinero estrecho dice bien poco de la atención que estas compañías prestan a sus clientes. La usura les ha llevado a cobrar por asientos con un poco más de espacio, pues el afán recaudatorio se ha vuelto el primer objetivo. Como en AENA.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Son cada vez más numerosas y frecuentes las voces que se alzan contra la carestía del transporte aéreo entre Canarias y la Península y viceversa. Si ya de por sí es caro el precio de los billetes para los residentes en Canarias o Baleares, todavía lo es mucho más –el doble– para los no residentes. De modo que si se pone difícil para los insulares viajar a territorio peninsular, resulta prohibitivo para quienes quieren venir a conocer nuestras islas y disfrutar de unos días de vacaciones.

En más de una ocasión hemos dicho en esta misma sección que los canarios nunca valoraremos lo suficiente el impacto que ha supuesto la desaparición de Spanair. Una compañía extraordinaria, de la que tenemos muy gratos recuerdos. Con ella en actividad, la competencia –léase Iberia y Air Europa– contenían su política tarifaria, pero desaparecida ésta, la agresividad traducida en carestía se ha convertido en una queja hilarante y nota dominante.

Iberia Express. Nada del otro jueves. Asientos estrechos y billetes caros

Iberia hace tiempo que ha dejado de ser la preferida para viajar. Iberia Express o Vueling –ya da lo mismo– es una versión a la baja de la anterior en calidad de servicio y carestía de tarifas. La estrechez de la separación entre asientos es su nota dominante y hasta cobran por elegir asientos, entre otras cacicadas con tal de exprimir el bolsillo y sacar dinero por dónde sea. Air Europa todavía mantiene un nivel diferenciado y apreciable y la oferta de Ryanair no acaba de convencer.

Bien es verdad que en el precio final del billete intervienen otros factores, que pasamos a desglosar. Para un vuelo en Air Europa en la línea Tenerife Norte-Madrid-Tenerife Norte de comienzos de junio próximo, el precio base más barato encontrado en su página web es de 73 euros, al que se suma 29,50 euros por tasas de AENA –entidad recaudatoria donde las haya–, 24 euros de gastos –a saber– y tres euros de cargo de tarjeta. Todo ello haciéndose uno mismo la gestión, claro. De Binter Canarias y sus instrumentales Naysa y Canair, “low cost” salariales, mejor no hablar.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde la declaración del concurso de Spanair, la administración designada al efecto ha resuelto los contratos de arrendamiento financiero operativo de los 31 aviones de la compañía, lo que ha supuesto ahorrar más de 300.000 euros diarios en costes de alquiler y de aparcamiento de las aeronaves en los aeropuertos y la recuperación de alrededor de dos millones de euros en garantías.

Se ha informado, asimismo, que se está negociando la devolución del precio de los billetes vendidos por agencias de viajes y no utilizados por los usuarios. Se trata de impedir que Spanair pueda cobrar el importe por los vuelos no realizados para aumentar su liquidez y afrontar créditos pendientes. Dicho pago no podrá destinarse directamente a los pasajeros que compraron su billete y no pudieron volar, pues ha de seguir el orden marcado por la Ley Concursal.

Spanair ya forma parte de la historia de la aviación comercial española

Foto: Óscar Martínez

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Spanair ha dejado unas deudas cifradas en 508,6 millones de euros, según los datos aportados por la administración concursal, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de acuerdo con la investigación de los administradores nombrados al efecto, Grupo Gispert Abogados y Economistas y PWC Asesores de Negocios. El Juzgado Mercantil nº 10 de Barcelona es el competente en el asunto.

Los activos de la sociedad están valorados en 53,8 millones de euros y los créditos generados desde el inicio del procedimiento se elevan a 78,8 millones de euros, de los cuales la partida más importante corresponde a las indemnizaciones por despido de personal, cuantificado en 76,20 millones de euros. A fecha 30 de enero de 2012, Spanair presentó un concurso voluntario de acreedores con un pasivo superior a 475 millones de euros.

Spanair ya forma parte de la historia aeronáutica de este país

Foto: Óscar Martínez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Triste y sorpresivo final para un empresario que fue un referente del sector del transporte aéreo y del turismo en España. Gonzalo Pascual falleció ayer, en Madrid, a causa de un infarto, a la edad de 69 años. Tuvimos ocasión de conocerle cuando Spanair estaba recién fundada y su aventura se proyectaba como una alternativa que haría cambiar el mapa del transporte aéreo en España. En Canarias, desde luego, la llegada de esta compañía con sus aviones MD provocó cambios radicales.

Gonzalo Pascual, madrileño de nacimiento, fue también presidente de Air Comet, Viajes Marsans y Trapsatur, entre otras empresas. Le vimos aliado en diversas ocasiones en proyectos empresariales con Gerardo Díaz Ferrán desde finales de los años sesenta. Sus últimos tiempos están envueltos en dificultades de orden empresarial, que han llegado a los juzgados. Pero hubo antes unos cuantos años de éxito y muchos puestos de trabajo, cuando la bonanza económica favorecía a nuestro país.

Dicen desde su entorno que ha fallecido de “un brutal infarto porque su corazón no ha podido soportar tanta injusta y terrible presión”, leemos en una despacho de la Agencia Efe, que publica la edición digital de El Mundo. Por lo publicado, la semana pasada Gonzalo Pascual compareció ante un Juzgado de lo Mercantil en la vista de calificación del concurso de acreedores de Marsans, donde su defensa acusó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de retirar su apoyo a la empresa en varios litigios.

Gonzalo Pascual (1942-2012)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El precio del combustible se ha convertido en el talón de Aquiles de las compañías de transporte, sea cual sea su naturaleza. En los últimos tiempos el keroseno de aviación se ha encarecido un 35 % y el fuel-oil para los barcos ha subido un 25 %. En el caso de Vueling, según los datos que leemos en la prensa especializada, la escalada del combustible amenaza los costes unitarios y en 2011 destinó 70 millones de euros más en este concepto.

Visto así, las ganancias están lejos de lo que se esperaba. La compañía en la que tratan de tú a los pasajeros y se vuela igual o más incómodo y estrecho entre asientos, prevé elevar su coeficiente de ocupación en un 18 % gracias al pastel que dejó Spanair tras su quiebra. Aún así, los números no le acompañan como quisieran. El precio del combustible preocupa y mucho, por lo que por ahora se impone la contención.

El precio del combustible es fuente de preocupación en el sector

Foto: Óscar Martínez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por lo que ha informado el sindicato Sepla, más de la mitad de los 390 pilotos que tenía la extinta Spanair ya han encontrado trabajo, tanto en compañías españolas como extranjeras. Cincuenta han sido contratados Qatar Airways y otros 25 por Vueling, para sustituir a los que formarán la plantilla inicial de Iberia Express. Otros 150 han sido preseleccionados por Hong Kong Airlines, previéndose su total incorporación entre marzo y agosto próximo.

Otros 35 pilotos han decidido jubilarse y el resto pueden tener colocación en compañías sudamericanas, pues se van a abrir procesos de selección en Copa, Pluna y Lan Chile para su filial peruana. Es previsible que haya más demanda en China, pues según cálculos de Boeing para finales de 2020 se necesitarán más de 460.000 pilotos, a un régimen de 23.300 nuevos pilotos al año, de ellos un 40 % para las compañías chinas.

Por lo que dice el Sepla, mientras que las compañías españolas contratan a pilotos con poca experiencia e inferiores condiciones salariales, en el extranjero prima la veteranía y los sueldos se mueven, libres de impuestos, entre 120.000 euros para los segundos y 200.000 euros para los comandantes.

Spanair ya forma parte de la historia aeronáutica de España

Foto: Óscar Martínez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Leemos en la edición digital de hoy de Diario de Avisos, decano de la prensa de Canarias, que el Cabildo Insular de Tenerife ha pedido a la compañía Iberia que potencie las rutas aéreas con la isla desde aeropuertos nacionales para contrarrestar el efecto negativo que ha supuesto la desaparición de Spanair, compañía muy apreciada en esta isla.

El vicepresidente primero del Cabildo y consejero de Turismo, Carlos Alonso, se reunió recientemente en Madrid con directivos de Iberia, con el objetivo de analizar posibles enlaces, sobre todo en el próximo verano, con los aeropuertos de Sevilla, Málaga, Galicia y Bilbao, operados tanto por Iberia como por Vueling.

Iberia potencia su presencia en Canarias tras la quiebra de Spanair

Iberia tiene una iniciativa denominada “Madrid conecta” para mejorar las conexiones con Tenerife vía Madrid, en aquellas rutas en las que no se pueda garantizar una conectividad directa a corto plazo, lo que parece poco probable.

Iberia hará también un estudio sobre el potencial del mercado francés para generar rutas directas con Tenerife, sobre todo desde la costa atlántica, así como mejorar la conectividad con Rusia con un vuelo directo a San Petersburgo.

Y, como ha hemos dicho en alguna ocasión anterior, a río revuelto, ganancias de pescadores. Iberia, que se había distanciado considerablemente de Canarias en los últimos tiempos, tras la quiebra de Spanair ha incrementado su oferta con Tenerife con 14 vuelos a la Península para estos Carnavales.

Foto: Luciano de la Rosa (jetphotos.net)