Juan Carlos Díaz Lorenzo

Air Canadá, la mayor compañía del país, tomó la decisión la semana pasada de no volar más a Venezuela y ha informado que reembolsará el importe de los billetes emitidos y ofrecerá otras opciones a los pasajeros interesados en volar al país sudamericano. Debido a “los continuos disturbios en Venezuela, Air Canadá no puede asegurar la seguridad de sus operaciones y ha suspendido los vuelos a Caracas hasta nuevo aviso”.

“Air Canada seguirá vigilando la situación y evaluará la reintroducción de vuelos con el fin de reanudar las operaciones en la ruta una vez que Air Canada esté convencido de que la situación en Venezuela se ha estabilizado”, ha dicho la compañía que mantenía tres vuelos semanales entre Toronto y Caracas. El presidente venezolano, en su habitual tono desafiante, advirtió que “aerolínea que reduzca, tomaré medidas severas. Aerolínea que se vaya del país, no vuelve mientras nosotros seamos Gobierno, tendrán que derrocarnos”.

Air Canadá ofrece alternativas a los pasajeros con origen en Venezuela, para que puedan volar al país de Norteamérica a través de conexiones intermedias, como puede ser Bogotá (Colombia), Miami o Houston (EE.UU.), donde podrán enlazar con otros vuelos que les lleven a su destino final. Como el resto de las compañías que vuelan a Venezuela, el Gobierno venezolano también tiene una deuda con esta aerolínea, aunque en la decisión de retirarse ha pesado más el clima de incertidumbre que vive el país.

Air Canadá ha suspendido los vuelos a Venezuela. No le ha intimidado las amenazas

Foto: Makaristos

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Air Europa ha suspendido temporalmente la venta de billetes en Venezuela, debido a las dificultades que impone el control del sistema monetario, lo que hace difícil cambiar bolívares por dólares, algo que también afecta al resto de compañías aéreas que operan en el país. Se estima, según fuentes de la IATA, que el Gobierno bolivariano tiene bloqueados 2.600 millones de dólares correspondientes a la facturación de las aerolíneas, afectadas, además, por una devaluación del 30 %. La noticia ha corrido como la pólvora, pues la aerolínea española es una de las mejor afianzadas entre los pasajeros que vuelan a Venezuela desde España y Europa. 

Venezuela vive una hiperinflación que ha provocado la decisión gubernativa de incrementar la tasa de control de cambio de 4,30 a 6,30 bolívares por dólar estadounidense. Del estricto control se ocupa la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) y entre los sectores afectados por tales medidas figura la aviación comercial. American Airlines dejó de vender billetes por la misma razón hace varias semanas y ahora lo hace la compañía española –se estima que tiene retenidos unos cien millones de dólares–, que mantiene una programación de seis vuelos semanales entre Madrid y Caracas. 

Air Europa emplea su magnífico avión A-330 en los vuelos a Venezuela

Foto: Tave Myliu